Los Genes

Cuando era chica, recuerdo que mi papá se sorprendía cada tanto con alguna actitud mía o pose o manera de mirar o contestar o quedarme pensando o yo que sé porque le hacía acordar a su hermana mayor, mi tía.

Se sorprendía porque yo nunca conviví con ella como para “copiarle” todo eso , hubiera sido más lógico parecerme en actitudes a él o a mi mamá, sin embargo parece ser que yo era una mini versión de mi tía Chola.

Pues se está repitiendo la historia. Hablando por teléfono con mi hermana ayer, me contaba que su nieta, o sea mi sobrina-nieta es una mini versión mía. La otra vez que estuve en Argentina comprobé que esa niña es muy pero muy parecida a mí físicamente cuando yo tenía esa edad pero ahora parece que tiene muchas actitudes mías.

Mucha gente que la ha visto y conoce alos hijos de mi hermana le preguntan: “Pero… es tan distinta a tus chicos, a la madre, con esas actitudes… A quién se parece?” “A mi hermana!” exclama ella que al llevarme 15 años se acuerda perfectamente de cómo era yo de pequeñita.

Me contaba que se mete entre los adultos a hacer las cosas que ellos hacen como si fuera uno más; se sube a todos lados o enfrenta a quien sea sin miedos y (esto me volteó, no lo podía creer!) a todas las personas les aprieta las mejillas. Yo-ha-cía-é-so!

Si tuviera una hija no sería tan parecida!

En vivo y en directo el parecido se nota más!

Aunque mi caso no debe ser el único. En el tuyo cómo es? Te parecés a algún familiar con el cual no hayas convivido o algún niño que no sea tu hijo se parece a vos?