Cholula Ignorante

Uno de los primeros regalos que tuve para mi cumpleaños cuando vine a vivir a Londres fue una función de teatro de A Christmas Carol interpretada solamente por Patrick Stewart.

Yo no tenía idea quién era Patrick Stewart pero Ale sí, fanático como es de Star Trek. Yo sabía qué era A Christmas Carol y que lo escribió Dickens así que para mí fue un hermoso regalo y sorpresa porque me enteré cuando llegué al teatro.

La actuación estuvo genial y cuando salimos le propuse ir a la puertita del costado que tienen todos los teatros acá donde claramente está marcado que de ahí salen los artistas.

Ale no se decidía pero lo convencí; al rato salió Patrick Stewart, había gente esperándolo para los autógrafos, firmó, le firmó a Ale y dijo que no posaba para las fotos pero si le querían sacar, ok.

Todos (como cuando lo vi a Johnny Depp) estaban “Oh, Patrick Stewart, soy su fan” “Oh, Patrick Stewart, lo admiro mucho”, etc, con vocecitas suaves y guardando distancias.

Al cabo de un ratito, saludó que se iba y le abrimos paso, y con un acompañante se perdió por las callecitas de Londres, seguramente a tomar algo a un pub.

Qué limousine ni guardaespaldas! Eso fue lo que noté acá, que por ahí vos estás caminando como si nada en cualquier lado y se te cruza un celebrity y vos ni te das cuenta…

Como le pasó a esta cholula ayer!

Estábamos con Miriam en un shopping de Canary Wharf, paradas, sacando fotos para su álbum de viajera, y se nos cruza un hombre de tapado marrón y cabellos blancos. Lo sigo con la vista y veo que va a la panadería Paul y pregunta o compra algo y le digo a Miriam:

“Ese tipo es ese actor…” “Cuál?” pregunta ella. “Ese, ese todo blanco… El de Harry Potter… no! El de El Señor de los Anillos… Ay no sé, porque para mí son parecidas… Gandalf!” “Estás segura?” “Sí… No! No sé…” “Bueno, preguntémosle y saquémonos una foto.”

“No! A ver si no es…” “Pero dale” “Mmmmm…no…”

Y entre que no me decidía ni me acordaba el nombre, él salió de la panadería y nos vio a las dos seguramente con la boca abierta y los ojos clavados en su persona, paró un microsegundo, nos miró y como de nuestra parte seguíamos tan quietitas como suricatas, siguió su camino.

“Mirá que si es, yo lo corro y le pido una foto,” me amenazó Miriam.

“Pero si ni me acuerdo cómo se llama!”

Para este entonces, yo ya estaba un poco más segura de que tal vez sea él y lo único que me acordaba era que poseía el título de Sir.

(Ahora que lo pienso, podría haberlo corrido con un “Sir! Sir!” y comenzaba una conversación, no?)

Cuando volvimos y le contamos a Ale…! No podía entender CÓMO no me había dado cuenta de que se trataba de Sir Ian McKellen! Le advirtió a Miriam sobre sus hijos adolescentes fanáticos de la trilogía “Cuando se enteren, te van a querer matar!”

Así es, amigos, hay que estar atentos por las calles de Londres. Los celebrities se mimetizan y pueden estar al alcance de tu mano…

Este es él! Te juro, estaba con este mismo tapado!

La foto que no fue…