Mañas de Mañanas

Everyone you see is half asleep,
And you’re on your own, you’re in the street.
Good morning! Good morning!
(Good Morning – The Beatles)

– Suena el despertador del celular. Me levanto, me pongo las pantuflas y la bata, camino hasta la cocina y apago la alarma.

– Prendo la pava y pongo un saquito de mate cocido en la taza.

– Voy al baño y me lavo la cara. Me miro y no pienso en nada o me saco alguna cana.

– Vuelvo a la cocina, le agrego agua a la taza y mientras se hace el mate cocido, vengo al living, me siento, prendo la laptop, miro qué mails me llegaron.

– Me levanto, le agrego leche al mate cocido, agarro unas galletitas y me vuelvo al living.

– Coloco la taza y las galles sobre una mesita y empiezo a leer lo que ofrece la internete: mails, diarios, chimentos, miro algún video, etc.

– Escribo algún post (como ahora) y paso así una hora.

– Suena el despertador de Ale y mientras él se levanta, va al baño y se baña, yo voy terminando de redondear lo que esté escribiendo o si estoy leyendo, voy viendo qué dejo para más adelante o contesto algún mail.

– Cuando ya salió, nos saludamos con un abracito de buen día y me voy a bañar yo mientras él va al living.

Tardo lo que tardo en vestirme, le pregunto a Ale la temperatura y chequeamos a qué hora viene el colectivo. (Como tienen algo satelital, se puede ver por internet cuánto falta para venga entonces salís y sabés cuándo arriba. Placer total, no te angustiás en la parada esperando el colectivo y rogando que llegue a horario!)

– Salimos, tomamos el colectivo juntos, nos bajamos en la estación, tomamos el subte, él se baja antes que yo y yo sigo hasta la mía.

Releyendo esto, concluyo:

– Hace años que adopté el método de dejar el despertador en la cocina o bien lejos del dormitorio. Es lo más eficaz para no quedarse un ratito más en la cama y correr el riesgo de dormirse.

– No puedo levantarme, vestirme en dos segundos, peinarme y salir corriendo sin desayunar.

– Una hora me lleva salir al día, mi cerebro va de a poco, mis movimientos son lentos.

– Qué sería de mis mañanas sin internet! Es más cómodo leer la internet con una taza en la mano que leer un libro!

– Y lo más misterioso: No sé cómo hace Ale en 15 minutos lo que a mí me lleva 1 hora!