La Mujer Del Año 2011

Detrás de todo sólo hay una mujer.

No te propongo un balance.

O sí.

Vamos a suponer que hay un concurso para La Mujer Del Año 2011:

– Si sos hombre, a qué mujer cercana a vos propondrías como candidata y por qué?

– Si sos mujer, proponete vos como candidata y las razones de por qué te lo merecés.

No te parece que muchas veces las mujeres nos tiramos a menos y tendemos a contar los logros ajenos y no los propios?

Y no me refiero a logros académicos o laborales solamente sino a aquellos pequeños actos cotidianos: lograr permanecer estoica durante ciertas circunstancias cuando tenés ganas de chillar; bancarte una injusticia sin llorar; cuidar a tus hijos a pesar de tu gripe; inventar los métodos que sean para que te hagan caso… Vos sabrás!

Si tuvieras que elegir un logro, cuál sería?

Brindo por el 2012, no me creo nada que el mundo se termine el año que viene!

Chin! Chin!

El Festejo Del “Y Dos”

…y dos.

Ayer fuimos a festejar mi cumple. Como todos los años, fuimos a tomar el y para eso, busqué en Google los mejores lugares para ir y encontré que el que se sirve en el Chesterfield Hotel es uno de ellos.

Para allá fuimos Ale, mis primos Ser y Flor y Miriam, una amiga de la infancia, la mamá de Deborita, que llegó el 26 para festejar mi cumple.

El Chesterfield Hotel se encuentra en el elegante barrio de Mayfair, como escondido pero cerca al Green Park. Es pet friendly, lo que quiere decir que te podés alojar con tu mascota.

Cuenta con un restaurant y con The Conservatory, que es donde tomamos el té.

The Conservatory.

Es muy bonito, elegante, muy British-para-turistas pero está bien, es agradable a la vista y el personal es muy amable.

Me senté a la cabecera y cada uno eligió un té de la carta: Yo pedí el Afternoon Blend, Flor pidió Earl Grey, Miriam y Sergio pidieron los florales (esos que son una bolita y al contacto con el agua se abren mostrando una flor) y Ale pidió un milkshake de chocolate blanco y vainilla.

Aquí estamos todos a punto de atacar!!!

Lo salado fue finger sandwiches de huevo, mayonesa y berro; pepino; pollo; jamón y queso y salmón.

Lo dulce estaba delicioso también aunque no podíamos creer que con unos pocos sandwiches ya estábamos medio llenitos… pero le seguimos dando lo mismo!

Y por supuesto, scones con clotted cream y mermelada.

Todo delicioso y monono.

En un momento dado, vinieron dos mozos y el maître d’ con una cupcake y una velita y todos me cantaron el Happy Birthday, me aplaudieron y yo estaba tan emocionada que no apagaba la vela nunca, me tuvieron que recordar que lo hiciera pero que pidiera un deseo antes!

Qué pasa si confieso que me olvidé de pedir un deseo?

Cuando terminamos, nos invitaron a servirnos de golosinas que estaban a la salida y retiramos nuestros abrigos del guardarropa entregando un sobrecito con el número adentro que nos dieron cuando recién habíamos llegado.

Aquí se ve parte del restaurant, el sobrecito, las golosinas y el plato que indica que obtuvieron un premio por excelencia culinaria.

Pasamos por el lobby del hotel que es pre-cio-so!
Miren qué árbol de navidad!

Acá estamos los cinco.

Y también había una casita hecha con golosinas.

Con mis primos afuera del hotel.

Gracias a todos por los mensajes que me dejaron en el post anterior: así da gusto cumplir …y dos… y tres…, etc.

 cumple

…Y Dos.

Me acuerdo perfectamente de esa expresión, por alguna razón me quedó grabada.

Tenía 16 años y empecé a salir con un chico. A los pocos días cumplí 17 y a los pocos días cumplía años su mamá (yo no lo sabía) y eligió ese día para llevarme a su casa y presentarme. Conocí una familia divina y a casi todos los parientes. Y ellos le preguntaban (en tono de broma): “Cuántos años cumplías?” “… y dos” respondía ella.

Qué lejana me parecía esa edad…

Y acá estoy yo, con los …y dos recién cumplidos.

Brindo por estar viva, sana, por quienes están conmigo hoy físicamente y en mi corazón y, en especial, por mi primo-hermano-mellizo Marcelo que también cumple años hoy!

Salud! Felicidades! Feliz cumpleaños a todos los que cumplimos años hoy.

Todo Es Empezar


En estas latitudes la navidad se está terminando y acá Ale, mis primos Sergio y Florencia y yo, panza arriba sobre el sofá.

Es la primera vez que pasamos navidad con gente, aquí en Londres, siempre estuvimos Ale y yo nada más. La pasamos muy bien, como ninguno trabajábamos estuvimos relajados, charlando, leyendo revistas pero sobre todo, comiendo.

Ya veníamos desde hacía varios días preguntándonos qué íbamos a comer, qué traía cada uno, etc. Y les prometí a mis primos hacerles un postre a cada uno. Sergio es goloso como yo así que aceptó de buen grado. Flor es más de comer salado pero eligió un postre también.

El 24 fuimos los tres primos al supermercado y trajimos varias cosas, para que duren tanto para el 24 a la noche y para el 25. “Ok, compremos todo para hoy a la noche y para mañana; ahora al mediodía no comamos nada.” “OK”

Cuando llegamos a casa, estábamos con hambre de haber estado tanto tiempo dando vueltas por el super. Nos miramos y dijimos “Bueno, comamos algo para picar”…

Y empezamos a sacar cosas y la mesa se llenó sin querer!

Cuatro clases de dips, aceitunas, quesos varios, algo de salamín, apio, pan pita y grisines.

Como siempre pasa con las picadas, uno cree que come poco y termina consumiendo bastante más. Pensábamos que sólo íbamos a engañar el estómago pero al final sentíamos que habíamos comido un buen almuerzo!

Más a la tarde, empecé a preparar las milanesas que cenamos y el postre de Sergio.

El postre consistió en disco de merengue que hice con azúcar blanca y negra. Sobre esta base le unté una crema típica de esta época.

Crema con brandy.

Luego, encima, le coloqué un anillo de merengue y en el hueco puse frutos rojos y encima del anillo una crema nueva que encontré: mascarpone y chocolate.

Y encima le agregué unas almendras fileteadas.

Hoy al mediodía regresaron los chicos y comimos:

Unos quesos, los dips que habían quedado, una empanada que trajo Flor de una cena de argentinos que fue anoche (ella festejó con otros chicos), mariscos, aceitunas y pimientos picantes rellenos de queso.

O sea, un poco de cada cosa, un rejunte, un revuelto!

A la tarde seguimos con el postre que habíamos comido ayer porque había sobrado la mitad y tomamos café.

Vimos el discurso de la reina por la tele y luego la película Final Destination 5.

Cuando terminó, comencé a preparar el postre de Flor,.

Hice dos bases grandes de pionono a las cuales corté por la mitad y usé tres para armar el postre.

Primero mojé la base con un almíbar que hice al que le agregué amaretto y encima le agregué una crema que resultó muy sabrosa.

Crema de chocolate blanco y frambuesas.

Arriba coloqué las frutillas.

Luego otra porción de pionono que también humedecí y encima unté queso blanco y puse moras y arándanos.

Importados de Argentina!

Y arriba otra porción de pionono, la unté con un poco de la crema de chocolate blanco y frambuesas más un poco más de chocolate blanco derretido y encima más frutos rojos y como se me terminaron rellené los huecos con chocolate blanco en pedacitos.

Voilà!

Y el plato principal fue carne al horno con cuatro tipo de ensaladas: de dos clases de lechuga, de pepino y de cebolla y morrones, verduras para ayudar un poco a la digestión… y para no sentirse tan pesado!

Tuvimos la suerte de que no hizo mucho frío ni ayer ni hoy, alrededor de 12 grados, lo cual para esta época resultó muy agradable. Hasta tuvimos que abrir un poco los ventanales del balcón porque tanto horno prendido nos estaba dando mucho calor!

Y ahora, así con mucho sueño cuando casi se está por terminar el 25 te pregunto: Qué tal la pasaste vos? Cómo estuvo tu día?

Felicidades!

Saludos de Navidad 2011

Salvo los años que he perdido un ser querido y no estaba con ganas de nada, a mí siempre (por sugestión, por costumbre o porque sí) me llega el espíritu navideño: Me gusta sentir que viene la navidad, que muchos niños se ilusionan con ver a Papá Noel, muchos grandes se ilusionan con los regalos a recibir, otros se reúnen a hablar sobre cómo se van a organizar para pasarla juntos el 24 y/o el 25…

El espíritu navideño, para mí, tiene que ver con querer sentirse bien a pesar de todo. Y tiene mucho que ver con desear el bien a los demás.

Por eso en esta navidad, deseo de corazón que pases unas fiestas como a vos te guste, con o sin gente, con o sin pan dulce.

Que disfrutes de todo.

Felicidades.

Me uno a Susana, Mirta, Moria, Héctor, Flavia, Silvio, Juan Carlos y Berugo y te canto:



Felicidades! Felicidades!

Tita Compra Souvenirs De Inglaterra

A Tita Baratita le gusta pasear y comprar recuerditos. Pero nota que se está hartando un poco de comprar un imán, un libro con fotos de la ciudad o castillo que visita (y que nunca leerá una vez en casa), posavasos o llaveros o cosas monas pero que ocupan bastante lugar en la valija o agregan peso.

Por eso Tita recomienda darse una vuelta por el supermercado y te demuestra que es el mejor lugar para comprar souvenirs por muy poco!

Por lo menos en Inglaterra, la comida en general es barata y lo son aún más las golosinas y los tés y al ser deliciosos y típicos de aquí, a la gente les gustará más que recibir un llavero o repasador.

Tita destaca que constantemente hay ofertas y los precios pueden variar… para abajo.

Por ejemplo, las cajitas de té de Twinings.

Estas son infusiones frutales.

En estos momentos hay una oferta de tres cajitas de tés frutales de 20 sobres cada uno a 3 x £3.

Hay infinidad de productos Twinings, algunos de los tés vienen en cajas ensobrados individualmente y podés regalar de a uno para salir del paso si te olvidaste de alguien o querés quedar bien con “alguna pavadita”.

Son tan delicados, que te aseguro, por lo menos con alguna teacher vas a quedar bien!

Tita menciona Twinings por poner un ejemplo, pero hay muchísimas marcas de té bien British así que podés elegir el que más te guste o convenga.

De Cadbury se venden infinidad de productos, no sólo tabletas y podés encontrar latas muy mononas llenas de bombones o de diferentes galletitas recubiertas y rellenas de chocolate.

También en los supermercados encontrás los After Eight a precios más convenientes que en el free shop. Según la época del año o del supermercado o la oferta, encontrás la típica cajita o una lata.

Chocolate y menta.

Con respecto a las latas, esta es la época del año que se venden latas decoradas y son todas preciosas. Incluso las marcas del supermercado sacan latas con galletitas finas o chocolates o bombones y son las más económicas.

Las latas, claro, ocupan lugar pero tienen la ventaja de pesar muy poco. Me refiero a la caja con los productos adentro porque cuánto pueden pesar unas galletitas o bombones?

Bombones Cadbury, por ejemplo.

Galletitas.

Y ya que estamos en el tema galletitas, unas típicas son las shortbread y hay de todas las marcas y todos los precios. Son unas galletitas de manteca tirando más a saladitas que a dulces y comés y comés y comés y cuando te terminás el paquete te das cuenta de que deberías haber comido sólo una porque son de manteca y cuesta digerirlas luego!

Son típicas escocesas pero hay otras marcas y otros diseños.

Si no te interesa regalar comida, podés regalar tazas. Hay muchas que tienen inscripciones en inglés o no, o dibujitos bellos o cualquier diseño que si te gusta o creés que le va a gustar a alguien de tu entorno, podés comprarlas a buen precio también.

Estas son de la línea de Jamie Oliver pero hay infinidad de variedades!

Para niños, por supuesto que hay juguetes y lo mejor, los disfraces son muy convenientes. No cuestan mucho y no te ocupan lugar en la valija.

Como se imaginarán, las posibilidades de regalo son infinitas y no crean que visitar el supermercado es una pérdida de tiempo: es una buena oportunidad para ver la gente en su contexto, ver familias, ver la vida en general de la ciudad que estén visitando.

En este caso, Tita recomienda cosas de Inglaterra, pero les aseguro que es una muy buena costumbre para poner en práctica en cualquier ciudad que visiten.

De Repente, Diez Años

Como indica el excelente informe multimedia de Clarín, después de asesorarlo sobre el discurso del estado de sitio, Antonito se tomó un avión hacia Miami para encontrarse con Shakira.

Era el año 2001. Hacía calor y, como todas las noches, ya habíamos cenado y estábamos viendo tele. Estábamos esperando el inicio del programa Después de Hora, que veíamos todas las medianoches, ese programa con el cual no comulgábamos ni ideológica ni políticamente pero lo veíamos lo mismo, tenía cosas interesantes y a esa hora venía bien un buen resumen de noticias más humor.

Las ventanas estaban abiertas, yo estaba desparramada sobre el sofá, Ale chequeando algo en la computadora y de repente, comenzó la transmisión del discurso presidencial donde De La Rúa anunciaba el estado de sitio.

No recuerdo qué habré dicho en ese momento pero la frase “estado de sitio” me dio cierta incomodidad, por no decir miedo. También me había parecido ridículo tomar semejante decisión.

Luego del discurso, seguimos mirando tele pero al instante empezamos a escuchar ruidos. Ruidos irreconocibles. Ruidos que nunca habíamos escuchado antes y que no podíamos clasificar. Y cuando empezó el programa, supimos de qué se trataban: Cacerolazos.


Mirá, creo que todavía en ese momento no se usaba esa palabra. Pero los cacerolazos se multiplicaron esa noche y el programa se extendió más allá de su hora habitual y los demás canales comenzaron a transmitir en cadena todo lo que sucedía en Plaza de Mayo, en los barrios, en todos lados.

Nos fuimos a dormir y al otro día fui a Constitución a tomarme el tren para Quilmes. Gendarmes, policías…

El 20 a la tarde tenía la fiestita de fin de año con mis alumnos en casa. Vinieron poquitísimos. Las calles del barrio estaban vacías, los negocios, almacenes y supermercados pequeños estaban cerrados, se corrían rumores que venía una horda a saquear, que cuidado, que ésto, que aquello…

Por la tele vi los enfrentamientos, el humo, el gas lacrimógeno… Por la tele vi el siguiente discurso, el último, el casi desesperado llamado de unidad.

Por la tele vi al Mingo saludando que se iba del gobierno y de la vida de los argentinos.

Por la tele vi el helicóptero.

Pero en los días siguientes, en vivo y en directo, en carne propia y no por la tele, vi cómo el país se había estado deteriorando tan rápido!

De repente aparecieron los cartoneros por las calles; de repente veía nenitos descalzos y sucios por todos lados, pidiendo dinero.

De repente comenzaron a desaparecer las placas de bronce; de repente… se me cayó una noventosa venda de los ojos y dejó al descubierto el país en esqueleto.

El sueño había terminado.

Y vos qué te acordás?

Vuelos Analíticos

Ven! Ven a volar, vamos a volar.
Cuando vuelas cualquier cosa
puede ocurrir a tu alrededor.
A volar, vamos a volar…
La aventura ha comenzado,
No se sabe qué va a pasar!
(A Volar – Menudo)


A mí siempre me gustó escribir y toda mi vida he escrito mientras he viajado: cuando viajé a Córdoba a los 12 años, cuando fui a Bariloche cuando terminé el secundario, cuando empecé a viajar sola o con el novio del momento, siempre escribí durante o después del viaje.

Lo que yo hago ahora en el blog es lo mismo, pero público y con el agregado de fotos y con el muy grato agregado de que hay gente que los lee y comenta.

Por eso me sorprendió que en el post de Costa Del Sol hubo alguien que me comentó que lo mío era un alarde y que me “guardara” estos posts.

Lejos de mí que ésto es un alarde, es simplemente hacer público algo que siempre hice.

Y no soy la única ahora.

Ale ha abierto un blog sobre los vuelos, ese backstage un tanto técnico ya que él es un apasionado del detrás de escena de los viajes: saca fotos de los aviones, de los aeropuertos, busca datos técnicos, filma el despegue y el aterrizaje, y además muestra detalles de los asientos, las comidas, etc.

También cuenta con invitados famosos que escriben sobre sus vuelos: Hay varios escritos por Rod.

Véanlo ustedes por sí mismos, los invito a clickear A Volar Por El Mundo!

Pre Xmas Party En Casa

Hace dos semanas organicé una reunión pre navidad en casa con tres consignas:

– Traer algo salado y una bebida, yo ponía lo dulce y el café.

– Traer algo que sea de navidad puesto encima.

– Hablar español.

Esta última consigna tal vez pueda sonar antipática o un poco ghetto pero la razón es que cuando nos reunimos con gente que habla cualquier idioma, la lingua franca (Cómo estoy hoy! Me tragué un diccionario!) es el inglés.

Y a veces sucede que somos varios hispanoparlantes que nos hablamos en inglés porque hay otro que no domina el español y se hace una conversación por demás artificial. Bueno, eso siento yo. Es como que la atmósfera se acartona un poco y dejamos nuestro costado latino de lado y nos volvemos unos híbridos!

La cuestión es que nos reunimos argentinos en mayoría, Pity, española; Leo, venezolano; Elex, peruano… Y la pasamos bárbaro.

Con el bonus de haber conocido ese día a Tamia y a su marido y a su hermosa hijita!

Fue un día a pura gula y carcajadas, hablando uno sobre otro, sentados y disfrutando de todo.

Yo había decidido que lo mejor para crear espacio era poner la mesa en un rincón y poner toda la comida ahí.

Esto era al principio. Había más en la cocina. Falta la terrina de pollo que trajo Pity, que voló en un segundo!

Pero a medida que iba llegando, todos se amuchaban alrededor de la mesa del living así que cada uno se acomodó como quiso, todo el mundo habló con todo el mundo y nos divertimos lo mismo!

Gente por acá…

… y por acá también!

Les paso a contar qué preparé:

La mesa dulce pre navidad!

– Una tarta de almendras facilísima, base de tarta, relleno de una mezcla hecha con mazapán de almendras y almendras fileteadas por encima.

– Tarta de frutos rojos: base de tarta, postre de vainilla (custard), frutos rojos encima.

– Banofee pie: Para mí todavía es un misterio cómo esta tarta que es dulce de leche, banana en rodajas y crema batida encima, sea todo un éxito!

– Gelatina de frutos rojos, otro éxito inesperado!

– Un tiramisú. La receta que probé esta vez me encantó porque no llevaba azúcar y para mí estaba bien aunque para Sergio, no. Le gustó pero dijo que le faltaba ese toquecito dulce.

– Un custard.

Les paso la receta de la gelatina que resultó deliciosa:

Ingredientes

1 litro de jugo de arándanos.

El Ocean Spray es un clásico. Si no, otro.

100g azúcar

15 hojas de gelatina sin sabor. Si usan en polvo, fíjense en las indicaciones que se dan en el paquete, de cuántos gramos por cada litro de líquido.

500g de frutos rojos surtidos

Procedimiento

1 Calentar el jugo de arándanos con azúcar hasta que ésta se disuelva.

2 Hidratar la gelatina como indique el paquete.

3 Bajar el fuego al mínimo, agregar la gelatina hidratada y revolver suavemente hasta que todo se disuelva.

4 Dejar enfriar un poco.

5 En un recipiente poner en la base algunas de las frutas y verterle algo de la gelatina. Llevar a la heladera y dejar hasta que solidifique.

6 Si quieren hacer que quede lindo como un aspic, vayan alternando las frutas con un poco de la gelatina y lo van metiendo a la heladera.

7 Si el líquido con gelatina se coagula antes de que terminen de armar el postre, lo vuelven a calentar a fuego lento, así se hace líquido otra vez. Nunca lleven este jarabe a punto de ebullición porque cuando se enfríe no coagulará nunca!

Romina quería todo!

Lo Probás… No Parás!

Yo soy dulcera de ley. Me puede todo lo dulce: cuando tengo una comida, dejo lugar para el postre: mousses, postres, tortas….

Pero claro, eso generalmente lo dejo para cuando salimos a comer afuera. En casa yo termino de comer y sigo con una fruta y si ese día no tengo fruta, generalmente “robo” un sorbito de Coca light del vaso de Ale. Con eso para mí es suficiente.

El chocolate ya no es mi adicción porque después de haber trabajado en la bombonería, conocí y probé chocolates de buena calidad y el chocolate que es bueno no es adictivo. PERO cuando tienen almendras… no sé resistirme.

El españolísimo chocolate Valor, semi amargo con almendras es LO MÁS! No quiero otro!

No como golosinas diariamente pero hay días (“esos” días) en que siento que el organismo me pide dulce y casi sin límites. Son un par de días en que no puedo parar de comer cosas dulces, sobre todo a la tarde y a la noche, después de cenar.

Sin embargo, aquí la mayoría de las golosinas no son muy tentadoras, al menos para mí. Una vez vi en un negocio de acá que se promocionaban unos caramelos que al principio cuando los probás son dulces pero el gusto va cambiando hasta tornarse agrio o amargo. Da para pensar que el que hace esos caramelos odia a los niños!

Por ejemplo, hay unas gomitas de la marca Haribo, la variedad wine gums… puaj!

Feas! Tuve que tirar el paquete!

Otra cosa horrible que hay acá es el liquorice. La primera vez que vine a Inglaterra, toda emocionada yo, una de las primeras cosas que compré fue esta golosina británica.

No pude comer ni la mitad de uno!

Guardé el resto en la caja y la llevé para Argentina y sorprendentemente a mis viejos les encantó!

Las únicas golosinas de acá que pueden contra mi voluntad, son:

El Kit Kat de chocolate semi amargo. Me calma enseguida. Es que el chocolate no es tan “wow”.

Estos caramelos de leche son duros. Y los muerrrrrrrrdo hasta bajarme el paquete entero!

Y ya está! Para mí no hay más!

Con respecto a las golosinas de Argentina, mi debilidad son los caramelos.

Los Butter Toffee, de leche solamente o rellenos con chocolate…

Se me pegan a los dientes pero no me importa!

Los Sugus. Todos me gustan, sean del sabor que sean.

Y los confites Sugus!

Y los Palitos de la Selva! Soy peligrosa al lado de una caja de 10, de 20 o de 100!

De lo que sí perdí la “adicción” fue al alfajor. No los extraño y ni siquiera los como cuando voy a Argentina, ni pido que me traigan. Lo mismo me pasa con el dulce de leche.

Y en tu caso, los dulces también son tu debilidad? Qué es aquello que probás y no parás?