San Francisco Día 1


Salimos de Londres a las 14.30 hora local y luego de 10 horas de vuelo llegamos a San Francisco a las 17.20… O sea, que con respecto a Londres hay 8 horas de diferencia y eso se notó a las 19 hs cuando yo ya estaba roncando…

Qué hermoso nuestro paseo en mi primer día en San Francisco! Ale estuvo aquí como 3 veces ya pero hace muchos años así que ahora está revisitando esta ciudad que le gusta mucho también.

Gracias al jet lag, a las 7 de la mañana ya estábamos desayunando fresquitos, sin sueño así que comenzamos muy temprano.

Desde la calle Sacramento se podían divisar varios edificios.

Lo primero que decidimos hacer fue ir al Farmer’s Market, un mercado de producción local y orgánica donde vimos toda clase de vegetales y frutas, además de panes, tortas y frutos secos, quesos, todo lo que uno ve en un mercado de estas características.

El Ferry Building, el edificio desde donde salen los ferries y donde está el mercado.

Vista del Embarcadero Center desde el mercado.

Muchos colores!

Como habíamos desayunado, no nos tentamos mucho, Ale solamente se compró un pancito con queso y yo no tenía hambre. No sé, estaba esperando que algo me sorprendiera y me despertara la curiosidad de probarlo, pero la verdad, vi algo que sí me hubiera gustado probar pero era muy temprano todavía.

Chanchito rostizado con papas asándose con el jugo… Una invitación al colesterol!

Se tiene una buena vista del Bay Bridge.

Este mercado cuenta con puestos afuera y adentro del edificio desde donde salen los ferries.

Un puesto de empanadas argentinas! Y alfajores!

Y cuando terminamos de recorrerlo, tomamos un ferry hacia Sausalito desde el cual tuvimos las siguientes vistas:

El Golden Gate.

La isla y cárcel de Alcatraz!

Sausalito es un vecindario muy bonito con muchas casas hermosas, originales y modernas.

La plaza principal. El elefante es el símbolo de Sausalito.

Es una zona más que nada residencial aunque por el hecho de recibir muchos visitantes, tiene una calle que da al mar donde hay toda clase de negocios mononos, sobre todo de joyería y antigüedades.

Ejemplo de las casas que dan a la costa.

Ves mucha gente corriendo, andando en bici, paseando el perro o simplemente sentada relajada, mirando el mar y los veleros.

Alrededor de una hora y media después, decidimos volver y tomamos un colectivo con el cual cruzamos el Golden Gate, el famoso puente.

Bajamos cerca de la municipalidad, un hermoso edificio rodeado de tantos otros, tan prolijos e igualmente interesantes.

La Municipalidad.

Lo que nos llamó la atención fue la Plaza de Las Naciones Unidas. Es una especie de paseo rodeado de columnas donde figuran los países que forman parte de esta organización y el año en que ingresaron.

Argentina ingresó en 1945.

También nos llamó la atención la estatua de Simón Bolívar.

Pero más nos sorprendió la cantidad de homeless que andaban deambulando por ahí y el olor a porro que había era insoportable!

Plaza de las Naciones Unidas y el monumento a Simón Bolívar.

Volvimos al mercado porque ya tenía hambre y tenía entre ceja y ceja que quería comer chanchito con papas pero cuando llegamos, alrededor de las 15 horas, se estaba desmantelando todo… no había quedado nada! El horno donde se había estado rostizando lo que yo quería comer, estaba completamente vacío!

Así que nos conformamos con comer en un restaurante mexicano llamado Mijita, donde se podía ver a unas chicas mexicanas haciendo las tortillas a mano. Qué auténtico! pensamos y por eso fuimos allí.

Yo pedí unos “tacos dorados”, tacos rellenos de pollo.

Fue una desilusión probado una comida tan sosa. De mexicano sólo tenía la apariencia y nada tenía sabor. No me enojé porque estaba cansada pero es muy frustrante haber comido y sentir que uno no probó nada.

Nos tomamos un tram y llegamos a Union Square, una plaza muy elegante, rodeada de muchos centros comerciales.

Había una pista patinaje sobre hielo.

Algo que caracteriza a San Francisco es el terreno, con mucho declive, bajar es difícil porque algunas veredas son muy empinadas y subir lo es aún más, por supuesto, y más cansador.

Hay un sector de la calle Lombard que se la conoce como “the crookedest street in the world”, la calle más sinuosa del mundo.

Todo en zig zag!

De allí seguimos caminando por un barrio llamado Pacific Heights, donde había negocios de toda clase pero muy chic…

Por momentos nos hacía acordar a la parte elegante de Notting Hill.

…mirando las casas tan lindas y originales…

…y se iba haciendo de noche (eran las 5 de la tarde) hasta que llegamos a la casa más linda y cariñosa de San Francisco…

La casa de Mrs Doubtfire!

2624 Steiner Street, en la esquina de Broadway.

Qué pena que ya no había sol y estaba por llover, pero me di el gusto de llegar y ver la casa de esta peli tan tierna y éso que yo ya era grande cuando se estrenó; pero siempre que descubro que la están pasando por la tele, la miro igual!

Ya se había hecho de noche, había empezado a caer lluvia finita y nos había alcanzado el cansancio. Qué hacer?

Pues volvimos al hotel!

El hotel donde nos alojamos es el Fairmont.

El hotel. Aquí se filmó en los ’80 la serie llamada “Hotel”.

Es muy americano realmente, mucho mármol y dorado y las habitaciones son gigantes.

El lobby.

Se dice que cada presidente de USA se ha alojado en este hotel. A mí por momentos me parece estar en los años ’30!

Así que aquí estamos ahora, yo escribiendo esto y a punto de darme una ducha y meterme en la cama, para prepararme para otro día en esta ciudad que, por lo menos por hoy, me encanta!