Cuadraditos De Coco y Mermelada

En Londres hay un negocio que tiene sucursales, que se llama The Hummingbird Bakery. Me acuerdo de pasar hace unos años, cuando trabajaba por Notting Hill y siempre sus vidrieras tenían cupcakes en exhibición.

Los cupcakes se siguen vendiendo pero como moda ya están pasando. Personalmente nunca me terminaron de convencer, sobre todo porque el frosting (la decoración) es una letal mezcla de manteca y azúcar impalpable. Claro que debe de haber mezclas que contienen conservantes, no sé cómo serán las del negocio que mencioné al principio, pero supongo que los ingredientes deben ser frescos, si no no sería tan famoso.

O a lo mejor es famoso simplemente porque los cupcakes estaban de moda. ESTABAN de moda. Si te interesa la nueva tendencia que se viene, te cuento que son las gelatinas. Sí. Gelatinas.

Bueno, además de que The Hummingbird Bakery es un lindo negocio y esté de moda, han publicado dos libros que contienen muchas recetas de diferentes tipos de cupcakes pero también de diferentes tortas y bocados.

Y uno de ellos son estos cuadraditos tan ricos y sabrosos para el té o el mate.

Son fáciles y difíciles de hacer: Si sos organizada en la cocina y además te concentrás, se hace todo más o menos simultáneamente y se arma fácil. Si sos de distraerte o empezar con pocas ganas, se hace difícil.

Pero son tan deliciosos! Esta receta se encuentra en el segundo libro que sacó este negocio (perdónenme pero panadería – bakery– no es a mi modo de ver!) llamado Cake Days.

Ingredientes

(para la base)

30g de manteca

175g de harina

1/2 cucharadita de polvo de hornear

50g de azúcar refinada

2 yemas grandes

(para el topping)

175g de coco rallado y disecado

175g de azúcar común

4 claras de huevo

50g de harina común

150g de mermelada o cantidad necesaria, yo necesité más.

Preparación

– Precalentar el horno a 170grados y enmantecar y enharinar un molde bajito de 22 x 31cm.

– A la harina mezclarle el polvo de hornear y agregarle la manteca y batir hasta que se haga miguitas.

– Agregar el azúcar y mezclar.

– Batir las yemas en un recipiente y mezclarlas con 2 cucharadas de agua. Agregar esta mezcla a los ingredientes secos y combinar bien.

– Presionar esta mezcla sobre el molde y hor near por unos 12-15 minutos o hasta que la base adquiera un color dorado.

– Sacar del horno, dejar el horno encendido.

La base pelada.

– Mientras se enfría la base, en una cacerolita mezclar el coco, el azúcar y una de las claras de huevo con dos cucharadas de agua.

– Revolver sobre fuego lento por 3 minutos o hasta que se haya disuelto el azúcar y todos los ingredientes hayan formado una pasta espesa.

– Agregar la harina y continuar cocinando, revolviendo constantemente, por un minuto más.

– Poner esta mezcla en un bowl y dejar enfriar un poco.

– Batir las otras 3 claras a punto nieve total, o sea, bien firme. Tomar 1/3 de estas claras y mezclaras a la pasta de coco, de a poco, y la pasta se empezará a aflojar.

– Agregar el resto de las claras y mezclar suavemente hasta que todo se haya incorporado.

– Para este entonces, la base ya estará fría sobre la cual hay que untar la mermelada.

La base untada con mermelada de frambuesas.

– Esta es la parte difícil o donde hay que tener cuidado. Tenemos que untar la mezcla de coco sobre la mermelada pero para evitar que el coco arrastre la mermelada y se manche, hay que ir poniéndolo de a poquito e ir aplastándolo con amor y cuidado.

Costó pero se cubrió todo!

– Una vez que está todo cubierto, se vuelve a poner al horno por una media hora o hasta que el coco quede dorado.

El topping de coco dorado. La mermelada hirvió un poco y se desparramó un poquito.

– Y cuando esté bien frío, cortar en cuadraditos.

Ñam!

Por experiencia, les cuento que la mejor mermelada es la de frambuesas porque no es tan dulce como la de frutillas, por ejemplo. Si usáramos frutillas, los cuadraditos serían muy empalagosos, pero va en gusto.

Creo que una buena idea es también usar dulce de leche. Recomiendo que si usan el repostero, lo ablanden unos dos minutos en el microondas.

Se animan a hacerlos este finde?

Verano En Otoño En Londres

Días agradables en el parque.

Siempre digo que a mí el clima en Londres no me afecta: no me pone de mal humor el frío, me abrigo y listo. Bueno, tampoco hace tanto frío en invierno, tampoco hace tanto calor, tampoco está siempre nublado y algo para destacar: hay menos cantidad de días con niebla que en Buenos Aires.

Lo que sí caracteriza el clima aquí es la inestabilidad. El día puede amanecer con sol, a la hora se nubla de repente, puede llover por unos cinco minutos, luego sale el sol más fuerte que antes, se vuelve a ocultar, se levanta viento… O puede suceder que todo un día hay sol y al siguiente, está nublado.

Por eso es algo tan inusual que desde la semana pasada estamos teniendo unos días fantásticos de sol, cielo azul y calor! Más de 28 grados, es algo que yo nunca había experimentado aquí, tantos días estables y en otoño!

La gente sale, aprovecha a hacer picnics, se ven niños por todos lados, los pubs se llenan más aún pero toda la gente copa la vereda… Uno se siente más distendido y de mejor humor, me parece.

Para mejor, entonces, el clima de Londres parece que sí me afecta!

Los infaltables patos y cisnes…

El puentecito típico…

El diario ya lo preveía la semana pasada y no lo creíamos cuando lo leíamos. La verdad es que no sé si tiene mucho que ver con el latiguillo «el clima está cambiando» como se repite en todo el mundo. Pero me ha pasado que me descolocó la brújula biológica porque por momentos sentía que los días seguirían así y me tenía que recordar que es octubre pero no estoy en Argentina, estoy en Londres y en dos meses comienza diciembre y se vienen las fiestas…

Se vienen las fiestas?!?! Ya?!!? Por dónde se fue el 2011!?!?!

Soy yo o vos también sentís que el 2011 se te escapó rápido? O te pasó muy lento?

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: