2 Días En Memphis

I’m goin’ to Memphis where the beat is tough.
Memphis, I can’t get enough.

It makes you tremble and it makes you weak,

Gets in your blood, that Memphis Beat.

(Memphis Beat – Jerry Lee Lewis)


Este viaje a Estados Unidos fue la continuación del viaje que interrumpimos el año pasado cuando falleció mi papá. Así que todas las ciudades visitadas fueron elegidas hace un año y ya ni recuerdo cómo fue que se me ocurrió ir a
Memphis pero habrá sido porque pensé: “Si no voy ahora, cuándo?”

La razón principal de visitar Memphis era y fue para visitar Graceland y ver con mis propios ojos dónde y cómo vivía The King.

Descubrimos que una forma divertida y original y práctica de llegar aquí era tomar un tren desde Chicago hasta Memphis. El viaje era toda la noche y llegaríamos a Tennessee a las 6 de la mañana.

Viajamos en un camarote, con camas, muy parecido al tren que tomamos en Egipto pero más limpio. De color azul. Con servicio de cena en comedor. Con baño ensuite. Eh… bueno, distinto. Pero se movió toda la noche! Casi que no podíamos dormir!

Por algún motivo, el tren se detuvo por un largo rato por lo que llegamos a Memphis a las 8 de la mañana. Fue mejor porque ya era de día y más fácil viajar desde la estación.

El tren en la estación Memphis.

Llegamos al hotel, hicimos el check-in y lo siguiente fue cruzarnos al hotel The Peabody y ver un ritual que se repite dos veces por día todos los días desde el año 1940: Unos seis patitos bajan de un ascensor y hacen su marcha hacia la fuente del lobby!

Miren la cantidad de gente esperando el “show”!

Por suerte pude verlos bien porque un señor grandote que estaba adelante me dio su lugar y él veía bien lo mismo estando detrás mío.

Lástima que por estar muy arriba, las fotos no salieron muy claras…

Por ahí se ve algo…

Los patitos nadando en la fuente.

Memphis podría describirse como una ciudad bonita y tiene un encanto particular. Por rincones parece ser que el tiempo no ha pasado muy rápido.

Quedamos fascinados con estos hermosos tranvías!

Otro lugar que visitamos es un museo impresionante: el National Civil Rights Museum, que se encuentra en el antiguo Lorraine Motel, donde se alojó por última vez y donde fue asesinado, Martin Luther King Jr.

El motel que ahora es museo.

El cartel.

En este museo se despliega una exposición por demás completa sobre la esclavitud en EEUU, de las condiciones en que vivían los africanos en ese entonces, de cómo vivieron los afroamericanos hasta los años ’60, cuando todavía vivían tan gráficamente segregados.

La exhibición es permanente y extensa y uno puede estar horas si se dedicara a leer cada información escrita. Se recrea la vida de los jóvenes negros en EEUU cuando comenzaron a ir a escuelas y universidades donde hasta ese momento iban los blancos, etc.

Uno iba siguiendo un camino hasta que llegaba a la habitación donde se alojó por última vez Martin Luther King Jr. y desde la ventana misma de esa habitación, uno puede ver el balcón donde cayó asesinado.

Vista del balcón desde donde estaba la habitación.

Se ha colocado, en forma permanente, una corona de flores.

Saliendo de ese museo, uno cruza la calle y entra a otra parte del museo donde se exhibía y analizaba en diversas formas multimedia, cómo fue el asesinato del reverendo.

Se exponen también las diferentes teorías y estudios y hasta ese momento en que lo vi, no me había dado cuenta que en realidad esta parte del museo era el hotel desde donde se había disparado el tiro fatal! Estaba el cuarto del hotel recreado pero en el lugar exacto donde estaba originalmente.

Vista desde la ventana de donde se disparó.

Si te gusta el rock, Memphis es un buen lugar para hacer trabajo de investigación!

Por empezar, está Sun Records, donde, a mi entender, comenzó todo;. Este es el lugar donde Elvis grabó su primer disco y gracias al dueño del lugar, Sam Phillips, tuvo difusión.

Aquí empezó todo!

Todavía hoy se pueden grabar discos, pero es a pedido.

Entrás al lugar por la puerta del negocio de al lado, donde hay una cafetería y podés tomar o comer algo y comprarte souvenirs.

Después tenés una visita guíada: Primero te muestran una exhibición de objetos y cosas antiguas que tienen que ver con la historia del estudio y hay memorabilia de Elvis también: ropa, discos, contratos, etc.

La guía fue por demás pedagógica: te contaban la historia de la evolución del rock, escuchando pedacitos de canciones, incluso nos hicieron escuchar la primer grabación que hizo Elvis, que NO FUE That’s All Right ni fue para hacerle un regalo de cumpleaños a su mamá.

El interior de Sun Records.

El estudio!

ACA se paró Elvis.

Más rock? También está la fábrica de guitarras Gibson. Hay dos fábricas de guitarras Gibson en Tennessee, una en Nashville y la otra en Memphis.

Se pueden hacer visitas guíadas y fue todo muy ameno sólo que no te dejaban sacar fotos ni filmar ni grabar adentro de la fábrica. Pero pudimos ver a los empleados (yo diría, artesanos) hacer las guitarras, ensamblarlas, pintarlas, pulirlas, armarlas… Una hermosura!

Nos explicaron todo el proceso, las clases de madera que usan, cómo se tornean y con qué máquinas, todo muy interesante.

La recepción y Ale contento, tocando un poquito en el gift shop.

Más rock? Más? Enfrente nomás de la fábrica Gibson, está el museo del Rock & Soul.

No tuvimos tiempo de visitarlo…

A la noche paseamos por la famosa Beale Street. Son dos cuadras que se hacen peatonal y hay restaurants y negocios y lugares para ir a tomar algo donde se toca música en vivo constantemente. Tiene mucha vida esa calle y si tuviéramos 10 años menos, la hubiésemos disfrutado más. Ahora somos dos viejitos que si escuchan mucho ruido fuerte, prefieren ir para otro lado!!!

BB King tiene un bar en una esquina.

Igualmente, disfrutamos de caminar este par de cuadras y ver algunos artistas callejeros y tanto movimiento.

También nos acercamos a la costa del río Mississippi donde vimos un hermoso atardecer, barcos antiguos y el puente Hernando-Desoto.

O como nos dijo un taxista: “El puente de Dolly Parton.”

Pasamos dos días hermosos, visitamos muchos lugares, pero al más espectacular lo dejo para el próximo post: Graceland!