Un Vuelo Diferente

Originalmente tendríamos que haber salido el domingo a las 4 de la tarde pero el viernes nos llegó un texto de Bristish Airways diciéndonos que por el huracán Irene el vuelo se cancelaba.

Ale decidió reservar para el día siguiente, el lunes, hoy, y así fue: salimos a la 1 del mediodía.

Este vuelo fue diferente por otro motivo: En vez de volar desde Londres a New York directo, fuimos desde Londres a Shannon, República de Irlanda donde bajamos para pasar por Migraciones de Estados Unidos (sí, en Irlanda!), subimos nuevamente al avión y llegamos a New York como vuelo local.

Vuelo BA 001.

Tomamos el avión en el London City Airport donde la señora que hacía el check-in para este vuelo especial a New York se llamaba… Irene! Lo juro! Era ése su nombre!

Allí sólo despachamos una valija grande que irá directamente a Las Vegas. Nosotros pasaremos esta noche en New York.

Ale me preguntó si quería sacar algo.

Qué le voy a decir, que sí? Y ponerme a sacar delante de todos una bombacha, el piyamas y alguna que otra cosa?

“No, está bien,” dije resignada.

Al entrar nuestros datos en su computadora, me dijo que yo junto con otras dos personas, había sido elegida aleatoriamente para que mi equipaje fuera revisado.

Yo pedí que me acompañara Ale a lo cual me dijeron que no había problemas.

Nos llevaron aparte, a un cuartito, y muy simpáticamente abrieron la valija de Ale (el único equipaje de mano que llevábamos), su mochila y mi cartera.

Como nos detuvieron para esto, nos hicieron pasar adelante de todo en la cola de Seguridad, donde nos hicieron sacar los zapatos, nos revisaron otra vez pasándonos las manos por las piernas y brazos y la chica me avisó: “Le voy a tocar la cintura” y pasó sus manos alrededor de mi cintura por adentro del pantalón.

La próxima vez avisen y me voy en piyamas y bata directamente!

Y después, OOOOOTRA VEZ nos volvieron a sacar todo de la valija, mochila y cartera y cuando estuvo todo vacío, pasaron un trapito como si estuvieran haciendo un hisopado y lo metieron adentro una maquinita que “leía” lo pegado al trapito.

Qué va a leer de mi cartera? Pelusa!

Luego los pasajeros de este vuelo especial podíamos pasar a un VIP, un lounge donde no tuvimos tiempo de nada porque ya estaban llamando para embarcar.

Un mini VIP sencillito.

El avión era un Airbus 318, un avión pequeño donde había una única clase: Business Class.

Eran 8 filas.

Los asientos no eran muy cómodos para mí: No soy muy alta y no tocaba el piso. 🙁

De todas formas me senté, me acomodé y me dormí un poco.

Cuando escuché ruido de cubiertos, me desperté con un poco de dificultad, me había levantado temprano!

Nos sirvieron un appetiser:

Yo elegí pato con crema agria y moras.

Ale eligió tarta de berenjenas.

El vuelo a Shannon duró una hora.

Nunca estuvimos en la República de Irlanda y se ve muy lindo desde el aire.

Cuánto verde!

Bienvenidos a Shannon.

Cuando tocamos tierra tuvimos que bajar con el equipaje de mano y nos llevaron a todos los pasajeros en una parte especial en el aeropuerto y VOLVIMOS a pasar por Seguridad: Escaneo de equipaje de mano, laptops y zapatos y ahí nomás estaban los mostradores de Migraciones.

Ahí nos preguntaron dónde vivíamos, de qué trabajábamos, a qué íbamos a EEUU y nos mostraron en un monitor una imagen de la valija grande que habíamos despachado en Londres y nos preguntaron si era ése nuestro equipaje y le dijimos que sí.

Luego nos tomaron las huellas digitales de los 10 dedos y nos tomaron una foto y muy amablemente la señora nos deseó feliz viaje y feliz estadía.

Todo esto habrá tomado unos 30 minutos y volvimos a abordar el avión.

Ale vio que la puerta de la cabina de los pilotos estaba abierta y preguntó si podía sacarles una foto y dijeron que sí.

Macanudísimos!

Nos sirvieron el almuerzo:

Carne con papas y hongos para mí y croquetas de cangrejo para Ale y de postre, apple pie.

Luego dormí y dormí y soñé. Descansé bastante.

Después nos sirvieron el té.



Y pudimos divisar Long Island.

Qué costa más derechita!

Bueno, aquí estamos, con 5 horas de diferencia con respecto a Londres; en mi reloj eran las 10 de la noche cuando aterrizamos y desde el avión entraba un sol de 5 de la tarde fortísimo.

Cuando salimos del avión y entramos al aeropuerto, por un segundo no sabíamos en qué país estábamos: Lo primero que escuchamos por el autoparlante fue una chica con inconfundible acento argentino anunciando la salida del próximo vuelo de Iberia! En español (argentino) y en inglés después!

Afuera, la temperatura era unos agradables 26 grados y no vimos ningún árbol caído. Sólo un cartel partido y, creo yo porque por lo menos en ese área, han estado sacando cosas que bloquearan el camino.

Ahora estamos en un hotel muy cercano al aeropuerto donde sólo pasaremos esta noche y mañana a las 6 de la mañana abordaremos el avión para ir a Las Vegas.

Me acompañan?