Según Cómo / Desde Dónde Se Mire

Cuando se desató la crisis del 2001 y aparecieron los cacerolazos en Argentina, nosotros todavía vivíamos allí. El país se estaba hundiendo entre Plaza de Mayo y la Plaza Congreso. Si mal no recuerdo, fueron dos o tres días en que la gente iba a protestar a estos lugares y hubo enfrentamientos y muerte. Después, el helicóptero y los cinco presidentes en una semana. Encima el calor… Encima… todo.

La semana pasada, cuando ocurrieron los hechos que ocurrieron aquí en Londres, muchos de los argentinos que conozco que vivimos aquí, hemos recibido emails, llamadas, mensajitos, etc., preguntando cómo nos encontrábamos; algunos preguntaban con miedo, otros con ansiedad pero todos con preocupación.

Nos cansábamos de decirles que no nos pasaba nada, que estaba todo bien, que no se preocuparan. “Pero acá los diarios muestran que quemaron negocios, que hubo muertes…” “Pero en la tele se muestran unas imágenes…”

Desde ya que hubo revueltas no sólo en Londres sino en otras partes de Inglaterra y que daba un poco de inquietud ver estas muestras de salvajismo y falta de respeto hacia el prójimo. Pero si los diarios y/o la tele de Argentina muestran imágenes de lo que pasó y lo titulan como Incendios Y Saqueos En Londres, uno desde lejos piensa que se está quemando el Big Ben, el centro histórico de Londres o la casa de tu ser querido!

En nuestro caso, por suerte, no nos tocó sufrir esto por eso podíamos tranquilizar a nuestros seres queridos pero a la vez, sin sonar antipática, no fue todo tan generalizado, no fue un todos contra todos.

Para que se entienda: Yo vivía en Capital cuando fue la crisis del 2001 en Argentina y ahora vivo en Londres donde también hay una crisis.

Ambas crisis fueron muy pero muy distintas y por muy pero muy diferentes motivos. Y me llevó a recordar que a los pocos días de haberse desatado la crisis en nuestro país hacen ya casi 10 años, la vida continuaba igual, seguíamos yendo al trabajo (los que lo teníamos) y viviendo y y encontrándonos con amigos o preparándonos para las fiestas (con esto no quiero dar la impresión de que no nos interesaba lo que pasaba).

En uno de esos días, estaba yo hablando por teléfono con una prima que también vive en Capital y me contaba de un familiar suyo que vive en Estados Unidos que estaba por venir a Argentina pero había cambiado de parecer por las noticias que veía desde la tele.

“Ay pero che!”, decíamos, “ni que viviéramos en el Far West!” “Deben pensar que salimos a la calle a matarnos entre todos!”

Es que eso es lo que sucede cuando la realidad se ve desde la tele o se lee desde los diarios solamente. Tenés en unos pocos minutos un resumen de horas y días vividas en otro país, en otro continente, en un contexto que a veces no es ni siquiera entendible para los mismos locales y es interpretado por los otros pueblos desde sus puntos de vista, con sus miedos e inquietudes y claro, a veces la realidad que uno cree ver no es la misma que se vive.