Las Vegas Día 1

El hotel New York New York con montaña rusa incluida!

En un principio decidí escribir sobre Las Vegas una vez que hayamos partido… pero no se puede! Hay tanto para contar! Así que hoy, a pesar de ser nuestro segundo día en Las Vegas, comienzo a escribir lo que sucedió en nuestro primer día:

No hay mucho que contar (je!) en nuestro primer día en Las Vegas, sólo que llegamos desde New York en un vuelo de American Airlines, fuimos a buscar nuestro equipaje, el carrousel dio vueltas y vueltas hasta que se detuvo… y de nuestro equipaje, ni noticias!

Hicimos la denuncia pertinente en American Airlines y nos dijeron que ellos nos llevarían el bolso a nuestro hotel y también nos dieron un papel con una copia de la denuncia y un sitio web donde ir chequeando dónde se encuentra la valija.

Salimos del aeropuerto para tomar un shuttle que nos llevó gratis hasta un parking donde están todas las empresas que alquilan autos.

Qué sentí cuando salí? Lo mismo que sentirán mis tortas cuando las meto al horno! Estarían haciendo unos 40 grados de calor, ni quise saber cuánto pero para que tengan una idea si nunca experimentaron tanto calor, es como si estuvieras parada detrás del motor de un camión o colectivo en un día de verano, pero constantemente!

Cuando ya salimos con el auto, Ale manejó hasta que tomamos el Las Vegas Strip, la calle tan famosa donde están todos los hoteles y ver todo eso que ves en la tele, ahí delante tuyo, qué surreal! No podía creer que estuviera viendo todo eso ahí!!!

Llegamos al hotel que es el MGM Signature y cuando entré lo primero que exclamé fue:

“Wow! Tiene cocina!

Qué Lita de Lázzari soy! Mirá en lo que me fijo! Después me dí cuenta!

Y no sólo tiene cocina.

También comedor con un sofá y mesa pequeña que no salió en la foto.

El dormitorio. La tele se levanta con control remoto. Y hay dos placards.

Baño al costado de la cocina.

El otro baño con dos lavabos, yacuzzi e inodoro por supuesto, pero detrás de una puerta. Discreción.

Este hotel no tiene casino y salimos a recorrerlo un poco. Hay negocios y un patio de comidas además de unos restaurants muy monos que abren a la noche.

A pesar de la alegría inicial, estábamos medio desinflados con Ale, yo con la ropa de ya más de 24 hs, aunque él se pudo cambiar porque tenía una muda en su valija pequeña.

Decidimos entonces enfilar para un Outlet, el Las Vegas Premium Outlet North, donde para nuestro horror cuando llegamos, vimos que era al aire libre! De todas formas, teníamos que comprarnos ropa, en mi caso empezando por la ropa interior para afuera.

Como no estaba de mucho ánimo, me costó elegir. Entré a Sketchers, a Banana Republic, a Guess, a Timberland… No había nada que me gustara pero Ale empezó a apurarme porque me tenía que cambiar de ropa, no podía seguir con el mismo jean y el sweater de hilo!!!

Cuando cambia tu actitud (o te la hacen cambiar) entonces empezás a ver todo de otra forma. Entramos a Crocs y nos compramos unas ojotas. Bien.

Luego fuimos a Polo Ralph Lauren y adoré! Qué linda ropa! Nunca había entrado a un local de esta marca y la verdad es que me gustó mucho. Ale me eligió una chomba (un polo) color salmón y yo me elegí una remera blanca básica y unas bermudas. Ale también se compró una chomba, una remera y unos zoquetes.

Estábamos contentos pero ya se estaba haciendo de noche. Así que volvimos para el hotel donde nos acostamos bastante temprano.

Como se deberán imaginar, por estos lugares “outlet” no significa ropa vieja, rota y/o manchada que se vende barata por esos motivos. Aquí “outlet” es temporadas(no tan) pasadas y de excelente calidad.

Para que tengan una idea, nos compramos todo esto en Polo Ralph Lauren y gastamos 177.92 dólares, o sea, algo así como 125 euros o 750 pesos.

Nada mal, no?

Ya en nuestro segundo día, decidimos recorrer los hoteles más famosos, por dentro y por fuera!

Eso sí que da para otro post! Gracias por pasar y estar!

Un Vuelo Diferente

Originalmente tendríamos que haber salido el domingo a las 4 de la tarde pero el viernes nos llegó un texto de Bristish Airways diciéndonos que por el huracán Irene el vuelo se cancelaba.

Ale decidió reservar para el día siguiente, el lunes, hoy, y así fue: salimos a la 1 del mediodía.

Este vuelo fue diferente por otro motivo: En vez de volar desde Londres a New York directo, fuimos desde Londres a Shannon, República de Irlanda donde bajamos para pasar por Migraciones de Estados Unidos (sí, en Irlanda!), subimos nuevamente al avión y llegamos a New York como vuelo local.

Vuelo BA 001.

Tomamos el avión en el London City Airport donde la señora que hacía el check-in para este vuelo especial a New York se llamaba… Irene! Lo juro! Era ése su nombre!

Allí sólo despachamos una valija grande que irá directamente a Las Vegas. Nosotros pasaremos esta noche en New York.

Ale me preguntó si quería sacar algo.

Qué le voy a decir, que sí? Y ponerme a sacar delante de todos una bombacha, el piyamas y alguna que otra cosa?

“No, está bien,” dije resignada.

Al entrar nuestros datos en su computadora, me dijo que yo junto con otras dos personas, había sido elegida aleatoriamente para que mi equipaje fuera revisado.

Yo pedí que me acompañara Ale a lo cual me dijeron que no había problemas.

Nos llevaron aparte, a un cuartito, y muy simpáticamente abrieron la valija de Ale (el único equipaje de mano que llevábamos), su mochila y mi cartera.

Como nos detuvieron para esto, nos hicieron pasar adelante de todo en la cola de Seguridad, donde nos hicieron sacar los zapatos, nos revisaron otra vez pasándonos las manos por las piernas y brazos y la chica me avisó: “Le voy a tocar la cintura” y pasó sus manos alrededor de mi cintura por adentro del pantalón.

La próxima vez avisen y me voy en piyamas y bata directamente!

Y después, OOOOOTRA VEZ nos volvieron a sacar todo de la valija, mochila y cartera y cuando estuvo todo vacío, pasaron un trapito como si estuvieran haciendo un hisopado y lo metieron adentro una maquinita que “leía” lo pegado al trapito.

Qué va a leer de mi cartera? Pelusa!

Luego los pasajeros de este vuelo especial podíamos pasar a un VIP, un lounge donde no tuvimos tiempo de nada porque ya estaban llamando para embarcar.

Un mini VIP sencillito.

El avión era un Airbus 318, un avión pequeño donde había una única clase: Business Class.

Eran 8 filas.

Los asientos no eran muy cómodos para mí: No soy muy alta y no tocaba el piso. 🙁

De todas formas me senté, me acomodé y me dormí un poco.

Cuando escuché ruido de cubiertos, me desperté con un poco de dificultad, me había levantado temprano!

Nos sirvieron un appetiser:

Yo elegí pato con crema agria y moras.

Ale eligió tarta de berenjenas.

El vuelo a Shannon duró una hora.

Nunca estuvimos en la República de Irlanda y se ve muy lindo desde el aire.

Cuánto verde!

Bienvenidos a Shannon.

Cuando tocamos tierra tuvimos que bajar con el equipaje de mano y nos llevaron a todos los pasajeros en una parte especial en el aeropuerto y VOLVIMOS a pasar por Seguridad: Escaneo de equipaje de mano, laptops y zapatos y ahí nomás estaban los mostradores de Migraciones.

Ahí nos preguntaron dónde vivíamos, de qué trabajábamos, a qué íbamos a EEUU y nos mostraron en un monitor una imagen de la valija grande que habíamos despachado en Londres y nos preguntaron si era ése nuestro equipaje y le dijimos que sí.

Luego nos tomaron las huellas digitales de los 10 dedos y nos tomaron una foto y muy amablemente la señora nos deseó feliz viaje y feliz estadía.

Todo esto habrá tomado unos 30 minutos y volvimos a abordar el avión.

Ale vio que la puerta de la cabina de los pilotos estaba abierta y preguntó si podía sacarles una foto y dijeron que sí.

Macanudísimos!

Nos sirvieron el almuerzo:

Carne con papas y hongos para mí y croquetas de cangrejo para Ale y de postre, apple pie.

Luego dormí y dormí y soñé. Descansé bastante.

Después nos sirvieron el té.



Y pudimos divisar Long Island.

Qué costa más derechita!

Bueno, aquí estamos, con 5 horas de diferencia con respecto a Londres; en mi reloj eran las 10 de la noche cuando aterrizamos y desde el avión entraba un sol de 5 de la tarde fortísimo.

Cuando salimos del avión y entramos al aeropuerto, por un segundo no sabíamos en qué país estábamos: Lo primero que escuchamos por el autoparlante fue una chica con inconfundible acento argentino anunciando la salida del próximo vuelo de Iberia! En español (argentino) y en inglés después!

Afuera, la temperatura era unos agradables 26 grados y no vimos ningún árbol caído. Sólo un cartel partido y, creo yo porque por lo menos en ese área, han estado sacando cosas que bloquearan el camino.

Ahora estamos en un hotel muy cercano al aeropuerto donde sólo pasaremos esta noche y mañana a las 6 de la mañana abordaremos el avión para ir a Las Vegas.

Me acompañan?

The Narrow de Gordon Ramsay



La semana pasada fuimos a almorzar a The Narrow, un pub que pertenece a la cadena de restaurants de Gordon Ramsay.

Hace unos cuantos años fuimos por primera vez a otro restaurant de Gordon, el Boxwood Café (que ya no existe más) donde festejamos mi cumpleaños.

El pub es un pub en sí pero extendido con una galería que tiene ventanas que se se cierran y se abren y en días de calor (no el día que fuimos) se come afuera.

Es muy cómodo aunque la mesa para dos personas me pareció un poco chica.

Cómodo, sí…

Al mirar el menú, decidimos compartir una entrada, potted salt beef with sourdough toast and pickles.

Pastrami en hebras gruesas con una salsa de mayonesa y mostaza en grano acompañada con pepinos en vinagre y pan sourdough tostado.

El plato principal para Ale fue pea and broad bean risotto.

Risotto de arvejas y habas, decorado con shavings de queso parmesano y con berro.

Para mí pedí slow cook duck leg, roasted broccoli, smoked bacon and shoestring potatoes.

Pata (gigante y jugosa!) de pato, con broccoli a las brasas, tocino ahumado y papas en tiritas finas.

Cada uno de nosotros, pensando que iba a ser poco, habíamos pedido una porción de papas fritas.

No eran tan wow pero se dejaron comer.

Todo venía lindo y cuando comenzamos a comer la entrada y me limpio la boca con la servilleta, veo con horror que estaba toda sucia, manchada, pisoteada…

Quedé tan anonadada que enseguida le dije a Ale: “Sacame una foto con la servilleta.”

Y la extendí.

Gordon, mirá!

O sea, ustedes conocen a Gordon Ramsay!?!? Si algo caracteriza a Gordon es que es un maniático de la calidad, de la limpieza y del servicio y es súper estricto en todo y si tiene que insultar a quien trabaja para él o para sus programas lo hace!

Justo cuando estábamos sacando la foto, pasa la maître d’ con cuatro comensales que se sientan al lado nuestro. Bingo! Me vio! Eso era lo que quería! Me vieron bien!

Los cuatro se acomodaron en sus asientos y la maître d’ se fue y al segundo apareció la moza y le mostré la servilleta, se súper disculpó y me trajo una limpia.

Al minuto vino otra que se notaba por cómo estaba vestida que era la manager, se disculpó una y otra vez, me dijo que no podía entender cómo esa servilleta apareció ahí y que en realidad, no estaba sucia sino manchada porque se habría usado para limpiar otras cosas pero que de todas formas no tendía cómo apareció sobre mi mesa.

Como compensación nos ofreció no cobrarnos el postre.

Llenitos como estábamos, lo pedimos, claro!

El postre de Ale fue el helado de vainilla con salsa caramel.

Ale dice que menos mal que no lo pagó porque no tenía gusto a nada!

En cambio, mi postre era un delicioso passion fruit posset with coconut and white chocolate cookie.

Un postre de maracuyá con una galletita de coco y chocolate blanco.

Terminamos nuestro almuerzo y el sol ya había salido.

Y ya The Narrow tenía toda la pinta de un típico pub!

Paseando Por Eton & Eton College

Eton vista desde el puente Eton Bridge

Eton es una pequeña ciudad o pueblito de unos 4000 habitantes pegadito a Windsor. En realidad, sólo hay un puente que los une, el Eton Bridge, que cruza sobre el río Thames.

Sobre el Eton Bridge, la torre de Windsor Castle ahí atrás.

Su nombre es conocido porque ahí se encuentra el famoso Eton College, la escuela pública tan elitista donde han estudiado Prince William y Prince Harry y también el actual Primer Ministro David Cameron y el actual intendente de Londres, Boris Johnson.

Nuestro objetivo era tener una visita guiada por Eton College y de paso recorrer el pueblo.

Valieron la pena ambas cosas, Eton es precioso! La calle principal tiene varios negocios, sobre todo restaurants y pubs. Se respiraba tranquilidad y no tanto ajetreo como lo hay en Windsor. Se pueden ver cosas curiosas y bonitas.

Eton High Street.

Un pub.

Un hotel.

Notaron cuántas flores en canteros hay? Toda la calle está llena de colores! Precioso!

Este es un jardín para conmemorar a los caídos en las guerras, Eton War Memorial Garden.

El correo.

Y ahí nomás hay un puentecito Bladwin’s Bridge, que lo cruzás y ya te encontrás con el Gift Shop donde podés comprar los tickets para hacer la visita guiada. Caminás un poco más y te encontrás con la entrada a Eton College.

Baldwin’s Bridge.

Lo que ves cuando entrás, es, a tu izquierda, la hermosa Eton College Chapel.

Eton College Chapel.

Adentro tiene un hall donde se ve la parte de atrás de un órgano de más de mil tubos. Impresionante. Pero no se podían sacar fotos!

El guía primero nos mostró la parte más antigua de la escuela, que fue fundada en 1440.

La parte más antigua.

Estábamos parados en una especie de plaza central, The Courts, y allí en el medio había una estatua de King Henry VI, el fundador.

Detrás se ve una torre cuyo diseño y estilo es tal cual al de Hampton Court.

También pasando por una galería que da a esta plaza interior, se puede ver la lista de aquellos egresados de Eton que murieron en las guerras.

La lista de arriba son los caídos en la Primera Guerra Mundial y la lista de abajo, los caídos en la Segunda Guerra Mundial.

Ahí nomás entonces, entrás a la iglesia y tenés que subir unas escaleras para ir al hall central, pero antes, gracias al guía que nos lo mostró, se ven tallados sobre una puerta los nombres de Prince William y Prince Harry.

Qué prolijito!

Es que siempre fue una tradición que los alumnos tallaran sus nombres en cualquier parte del colegio, pero sólo una vez que hayan aprobado sus exámenes.

El guía nos mostró un nombre tallado por un alumno que osó hacerlo antes de egresar y fue expulsado.

Pity preguntó: “Y qué pasó con ese alumno?”

Ale contestó: “Fue Primer Ministro!”

Risas en general y yo con cara de espanto miro al guía y se estaba riendo también! Qué fácil se adaptó Ale al humor socarrón inglés!

Hoy en día esa tradición se perdió (ya no hay dónde tallar nada, imaginen tallando nombres desde 1440!) y ahora sólo si son miembros de la realeza o quién sabe por qué otro motivo, pueden hacer tallar su nombre.

Visitamos luego un aula conservada tal cual desde 1440. Los muebles son los mismos, impresionan!

La entrada al aula más antigua. En el umbral se pueden ver más nombres tallados.

Es una gran sala donde se impartían 4 clases al mismo tiempo. Originalmente sólo se estudiaba latín desde las 5 de la mañana hasta las 6 de la tarde. Los chicos sólo tenían un almuerzo de pan, cerveza y carne y una cena con la misma comida. Y estudiaban de lunes a sábados.

El aula más antigua. Todo es original.

Para imaginar mejor las condiciones en que estudiaban, las ventanas no tenían vidrios y si hacía frío, se cerraban unas puertitas de maderas. Y como quedaba todo oscuro, estudiaban a la luz de las velas.

Ale posando donde el maestro impartía las lecciones. Se probó la toga que estaba allí.

En ese aula, en una de las puertitas, el guía nos mostró el lugar donde Robert Walpole había tallado su nombre.

Robert Walpole fue el primer Primer Ministro de Gran Bretaña.

Obviamente que hoy en día se estudia con más comodidad. Tan es así que los chicos tienen absolutamente todas las comodidades, pueden practicar los deportes que se les antojen porque hay equipamiento para lo que sea. Han construído un lago artificial para que los chicos practiquen remo y está tan bien hecho que en las Olimpíadas del año que viene, la competencia de remo se hará allí.

La historia de Eton es muy interesante y algunas perlitas para destacar para mí son:

– Es una escuela pupila para varones exclusivamente.

– Los chicos sólo van a sus casas en las vacaciones de agosto, en Navidad y en Pascuas.

– Los padres no vienen a visitar a los chicos. Nos contaron que sería impracticable que vengan los padres y familias de los 1300 alumnos que estudian allí.

– El porcentaje de aprobación de exámenes es 100%. No desaprueba nadie.

– Si un chico necesitara ayuda extra con alguna materia, tiene un tutor personal. Aprende o aprende.

– Es un colegio carísimo y elitista pero con tener dinero no basta: Se entra a este colegio después de pasar unos exámenes de ingreso muy rigurosos.

– 70 alumnos por año son becados por la reina y para poder tener este privilegio, los exámenes de ingreso que deben aprobar son todavía más rigurosos.

A la salida, otros sectores de la escuela.

Los príncipes cuando estudiaban allí. Sí, así son los uniformes!

Fuimos a almorzar a un restaurant muy monono y de postre qué me pedí?

Grand Bazaar

Grand Bazaar.

Placer. Placer total. Eso es para mí la comida turca. No me canso de probar nunca ningún plato de esta cuisine que es, para mi gusto, sana y muy pero muy sabrosa. Desde mi punto de vista, la comida turca tiene el equilibrio perfecto en cuanto a sabor: no es picante pero su sabor es contundente y a la vez suave. Es deliciosa! Cómo hacerles saber con palabras qué tan rica es?!

En Londres hay muchos restaurants turcos. Los hay típicos, generalmente en barrios y donde la comida es deliciosa y los hay en las zonas turísticas (aunque debe de haber 1 por cada 10 italianos!!) y también ahí la comida es deliciosa. Todavía no he probado ningún plato turco que no me gustara!

Esta es la quinta vez que vamos a este restaurant en particular, Grand Bazaar y a pesar de que está en una zona muy turística, los precios son muy convenientes. Lo que nosotros pedimos nos salió £12.50 a cada uno.

Gran Bazaar se encuentra muy cerquita de Oxford Street, en James Street, en una zona llamada St Christopher’s Place, un pequeño lugar donde hay muchos restaurants y pubs y está como escondida de ese ritmo frenético que tanto caracteriza a esa calle comercial por excelencia.

Pubs y restaurants en St Christopher’s Place.

Ahí casi escondido, que ni se ve, está el Grand Bazaar. Es el restaurant de color lila.

Casi siempre que vamos con mucho hambre a cualquier restaurant turco, pedimos un meze para dos. Un meze es un conjunto de pequeños platos ejemplos de la comida turca. Vienen platitos fríos y calientes y a pesar de que todo se sirve en pequeñas porciones, te aseguro que de un meze salís rodando: Llena muchísimo!

El meze se sirve siempre con pan, en este caso nos sirvieron un lavash, un balloon bread como le dicen acá o “pan globo” porque viene inflado y es finito y muy liviano. Y delicioso, por supuesto!

Lavash.

El meze propiamente dicho.

Si hacen click en la foto, se ve mejor.

Los platos calientes:

Borek y falafel (se ve un poquito).

El borek es una empanadita rellena queso feta y el falafel es una albóndiga hecha de garbanzos y otras leguminosas.

Un guisito de pollo con vegetales. No encontré el nombre en turco!

Mitite Kofte. Una especie de albondiguitas de carne de cordero picada y especias.

Alguna vez probaron comida turca? Si nunca la probaron, se animarían ?

Confianza Ciega

A veces un recuerdo lleva a otro y te empezás a acordar de cosas que te ocurrieron en el pasado y vistas con los ojos del presente, te pueden llegar a parecer graciosas cuando no lo fueron o… todo lo contrario!

Ayer Ale se acordaba de una vez que, cuando era chico, se alojó con su familia en un hotel de Mar del Plata. Una noche, sus padres salieron y los dejaron solos a él y a su hermano seis años menor, en la habitación, en la cama, listos para dormir.

Se durmieron. Pero en algún momento de la noche, Ale se despertó porque escuchó que su hermano estaba llorando y cuando se dio vuelta, vio al que sería el manager del hotel consolándolo, tratando de calmarlo!

Nos moríamos de risa pero a la vez decíamos: “Hoy en día, si pasa eso, ese tipo va en cana!”. Después pensamos que, bueno, a lo mejor porque todo ahora lo vemos acostumbrados a cómo se vive aquí, capaz que en Argentina por ahí, todavía, eso no se vería tan mal…

Acá de por sí, tenés que tener cuidado porque no se ve con buenos ojos que uno ande alzando o haciendo un cariño a un niño que no conoce. Todo depende del contexto, claro, pero si es el hijo de una persona que recién conocemos, a lo mejor a esta persona no le puede llegar a caer bien y entonces, por las dudas, conservás tu distancia. Son costumbres.

En Argentina estamos acostumbrados a demostrar cariño y más si es un bebé o niño simpático pero igual, hay algunas mamás a las que no les gusta que le anden besuqueando el hijo.

Por eso, todo depende. Y yo también me acordé que cuando tenía unos 4 años, fuimos (también) a Mar del Plata a veranear y nos alojamos en el hotel del Sindicato de Luz Y Fuerza. Creo que era en la cena o el almuerzo en que los chicos comíamos primero y nos llevaban a una guardería a jugar y los grandes comían después, sin niños a la vista..

Había una moza que se había encariñado conmigo y le pidió a mamá si me podía llevar a pasear esa tarde y traerme de vuelta a la noche. “Sí, claro!” Y yo que a esa edad no le tenía miedo a nada ni a nadie, me fui con ella lo más feliz y me acuerdo que me llevó a la calesita.

Qué confianzudos eran nuestros padres! O era otra época?

Según Cómo / Desde Dónde Se Mire

Cuando se desató la crisis del 2001 y aparecieron los cacerolazos en Argentina, nosotros todavía vivíamos allí. El país se estaba hundiendo entre Plaza de Mayo y la Plaza Congreso. Si mal no recuerdo, fueron dos o tres días en que la gente iba a protestar a estos lugares y hubo enfrentamientos y muerte. Después, el helicóptero y los cinco presidentes en una semana. Encima el calor… Encima… todo.

La semana pasada, cuando ocurrieron los hechos que ocurrieron aquí en Londres, muchos de los argentinos que conozco que vivimos aquí, hemos recibido emails, llamadas, mensajitos, etc., preguntando cómo nos encontrábamos; algunos preguntaban con miedo, otros con ansiedad pero todos con preocupación.

Nos cansábamos de decirles que no nos pasaba nada, que estaba todo bien, que no se preocuparan. “Pero acá los diarios muestran que quemaron negocios, que hubo muertes…” “Pero en la tele se muestran unas imágenes…”

Desde ya que hubo revueltas no sólo en Londres sino en otras partes de Inglaterra y que daba un poco de inquietud ver estas muestras de salvajismo y falta de respeto hacia el prójimo. Pero si los diarios y/o la tele de Argentina muestran imágenes de lo que pasó y lo titulan como Incendios Y Saqueos En Londres, uno desde lejos piensa que se está quemando el Big Ben, el centro histórico de Londres o la casa de tu ser querido!

En nuestro caso, por suerte, no nos tocó sufrir esto por eso podíamos tranquilizar a nuestros seres queridos pero a la vez, sin sonar antipática, no fue todo tan generalizado, no fue un todos contra todos.

Para que se entienda: Yo vivía en Capital cuando fue la crisis del 2001 en Argentina y ahora vivo en Londres donde también hay una crisis.

Ambas crisis fueron muy pero muy distintas y por muy pero muy diferentes motivos. Y me llevó a recordar que a los pocos días de haberse desatado la crisis en nuestro país hacen ya casi 10 años, la vida continuaba igual, seguíamos yendo al trabajo (los que lo teníamos) y viviendo y y encontrándonos con amigos o preparándonos para las fiestas (con esto no quiero dar la impresión de que no nos interesaba lo que pasaba).

En uno de esos días, estaba yo hablando por teléfono con una prima que también vive en Capital y me contaba de un familiar suyo que vive en Estados Unidos que estaba por venir a Argentina pero había cambiado de parecer por las noticias que veía desde la tele.

“Ay pero che!”, decíamos, “ni que viviéramos en el Far West!” “Deben pensar que salimos a la calle a matarnos entre todos!”

Es que eso es lo que sucede cuando la realidad se ve desde la tele o se lee desde los diarios solamente. Tenés en unos pocos minutos un resumen de horas y días vividas en otro país, en otro continente, en un contexto que a veces no es ni siquiera entendible para los mismos locales y es interpretado por los otros pueblos desde sus puntos de vista, con sus miedos e inquietudes y claro, a veces la realidad que uno cree ver no es la misma que se vive.

Tita Baratita Pasea Por Londres

– Qué te tomás?
– El 11.
– Ah.

En Argentina, cuando tenemos ese diálogo, decir “me tomo el 11” (como quien dice el número de un colectivo) significa que te vas caminando.

Pero en esta hermosa ciudad, tomarse el 11 es toda una aventura! Sobre todo para aquél que no conoce muy bien Londres o es su primera vez y quiere ver lo típico sin gastar mucho.

Y no estoy hablando de caminar, sino del colectivo número 11 que tiene un muy interesante recorrido.

Comprando un ticket off-peak de £6.60 (que te permite también tomarte el subte en zonas 1 y 2 y para colectivos, cualquier zona) que dura un día, podés subirte y bajarte las veces que quieras y exprimirlo hasta lo máximo!

Tita pasa a nombrarte algunas paradas del 11 y las atracciones más cercanas, las cuales enlaza con información adicional. Tita enfatiza que, una vez en tierra,  el recorrido puede llegar a ramificarse porque hay muchos otros sitios de interés cerca a estas atracciones.

1- El 11 parte de Liverpool Street Station.

Atracciones cercanas:

Spitalfields Market.

2- Parada: Bank

Museum of London.

3- Parada: Temple of Mithras

Temple of Mithras.

4- Parada: St Paul’s Cathedral

St Paul’s Cathedral.

5- Parada: Fleet Street

Royal Courts of Justice.

6- Parada: Aldwych

Covent Garden, Museum of Transport.

7- Parada: Trafalgar Square

Trafalgar Square, National Gallery, National Portrait Gallery, Admiralty Arch.

8- Parada: Westminster

Houses of Parliament, Westminster Abbey, St James’s Park.

9- Parada: Westminster Cathedral

Westminster Cathedral.

Así que si tienen un par de días en Londres y quieren ver lo típico, esta es una alternativa gasolera para disfrutar de mucha historia y aprender un montón!

9 Años De Casados, 10 Juntos

I said I love you and that’s forever
And this I promise from the heart.
I could not love you any better
I love you just the way you are.
(Just The Way You Are – Billy Joel)

Qué lindo es que te tiren arroz, no es cierto, Ale?

When no one else can understand me,
When everything I do is wrong,
You give me hope and consolation,
You give me strength to carry on.

And you’re always there
To lend a hand in everything I do.
That’s the wonder, the wonder of you.

And when you smile the world is brighter.
You touch my hand and I’m a queen.
Your kiss to me is worth a fortune.
Your love for me is everything.

I guess I’ll never know
The reason why you love me as you do.
That’s the wonder, the wonder of you.

I guess I’ll never know
The reason why you love me as you do.
That’s the wonder, the wonder of you.

(The Wonder Of You – Elvis Presley)

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: