Very Berry Cake


Es época de frutos rojos o berries y ver tanto color a mí me inspira. Había comprado unas cajas de frutillas, frambuesas y moras y quería hacer algo con tantas berries, combinarlas en alguna torta.

Como yo siempre empiezo por el final (por lo ansiosa que soy) se me ocurrió en el nombre de la torta, inspirado en el color de lápiz de labios que uso, very berry. Ok, no se hable más: Voy a hacer una Very Berry Cake.

Si me inventé el nombre, pues entonces tengo que inventar la torta. Ahí es cuando te asaltan las dudas porque uno en repostería no puede andar mezclando los ingredientes a ojo.

Entonces decidí fijarme si encontraba alguna receta de alguna torta que tuviera frutillas. Me acordé de la Strawberry Cake Forever y me fijé en los ingredientes. Después empecé a comparar proporciones con recetas de otras tortas.

Cuando hube preparado el mise en place, me dí cuenta que no iba a necesitar tanta manteca. Y una vez que se terminó de cocinar y la saqué del horno y esperé a que se enfriara, comprobé con total felicidad que no se había hundido!

Eureka!

Les paso la receta?

Ingredientes

Secos:

250g de harina

1 cucharadita de polvo de hornear

1 cucharadita de sal

1/4 cucharadita de bicarbonato de sodio

1/4 cucharadita de nuez mozcada (optatitvo pero ni se siente, eh!)

cáscara rallada de una naranja

Para batir hasta punto letra:

225g de azúcar

3 huevos

Lo demás:

100gr de manteca blanda

250gr de frutos rojos.

Para macerar los frutos:

60ml de jugo de naranja
50ml de cognac

Procedimiento

– Prender el horno a 180 grados.

– Enmantecar el molde.

– Limpiar los frutos rojos, cortar las frutillas si fueran muy grandes y ponerlas a macerar con la mezcla del jugo y del cognac.

– Batir los huevos y el azúcar hasta conseguir punto letra. Estimo que aquí está el secreto para que la torta leve. Batir, batir y batir, que la mezcla quede blanca!

– Mezclar los ingredientes secos y la ralladura de naranja.

– Colar los frutos rojos y volcarlos al bowl donde están los ingredientes secos y darle unos sacundoncitos suaves para que se cubran de harina.

– Ahora, con mucho cuidado, ir volcando de a poco la mezcla de huevos y azúcar e ir homogeneizando todo con una espátula. Si fuera posible, utilizar una espátula de silicona o de plástico flexible y la forma de mezclar todo sin que se rompan las frutas es ir raspando el costado y volcar al centro y luego hacer un par de movimientos envolventes. De todas formas, es posible que algunas de las frambuesas se rompan un poquito, son muy delicadas.

– Una vez que está todo bien mezclado, agregarle la manteca derretida.

– Mezclar y mezclar hasta que desaparezca la manteca.

– Volcar en el molde.

La mezcla en el molde.

– Meter en el horno y dejar por 20 minutos.

– A los veinte minutos, tapar con papel de aluminio y dejar por 15 minutos.

– Destapar y cocinar por 15 minutos.

– Tapar y cocinar por otros 15.

Ya tendría que estar lista. Si no, la destapan y van controlando cada 5′, hasta que vean que está dorada.

Es súper alta!

Sequita, perfecta para la hora del té. Es más rica comerla al otro día!