Niño Bien

Niño bien, pretencioso y engrupido,
que tenés berretín de figurar.
(Niño Bien – Tita Merello)


Charlie Gilmour es el hijo adoptivo de David Gilmour, el legendario guitarrista de Pink Floyd.

Su padre biológico es el poeta Heathcote Williams quien abandonó a la mamá de Charlie, Polly Samson.

El año pasado hubo unas marchas por Londres de muchos estudiantes que estaban en contra de que se liberara el tope en la cuota de las universidades. Esas marchas fueron lideradas entre otros, por Charlie, estudiante en Cambridge, quien a juzgar por su comportamiento, estaba lejos de decir “presente” en apoyo de los estudiantes que no podrían pagar su cuota (algo discutible pero no para debatir acá).

Algunas marchas se desmadraron y terminaron con algunos de los que protestaban rompiendo la vidriera de un negocio en particular (el Topshop de Oxford Street) y por atacar el auto donde viajaban Charles y Camila, que fue un susto tremendo por lo que significa estar tan cerca del auto royal… y la custodia!?!

Envalentonado, Charlie se enganchó en todas estas muestras violentas de protestas pero lo imperdonable fue haberse colgado de una de las banderas del Cenotaph, un monumento a los caídos en las guerras, por eso la inscripción del costado “The Glorious Dead”.

Acá metete con cualquier cosa o con cualquiera menos con los veteranos y los caídos en las guerras.

Volviendo a la vida privada de Charlie, aparentemente su padre biológico lo rechazó por completo de su vida y él, entendiblemente sensibilizado, se volcó a las drogas, al LSD y al alcohol.

Eso fue lo que dijo ante el juez para explicar su falta de respeto al colgarse de la bandera. Explicó que estaba totalmente arrepentido de su acción pero que entendieran que él estaba bajo la influencia de las drogas.

Lejos de alivianar la posible pena, el haber reconocido estar drogado fue para peor.

Cuando aquí alguien va a juicio y se hace saber el veredicto, el juez siempre tiene unas palabras para decirle al acusado.

En este caso, al conocerse que estará tras las rejas por 16 meses, las palabras del juez para Charlie fueron: 

“Para usted, un joven de indudable alta inteligencia, educación y formación, declarar el no saber qué representa el Cenotaph desafía toda credibilidad.

“Es a través de las muertes de aquellos miles que dieron la vida que usted tuvo el derecho democrático de protestar, pero usted demostró una gran falta de respeto por aquellos que cayeron defendiendo su país.

“Tal comportamiento, vergonzoso y ofensivo, es un claro indicio de qué tan fuera de control estaba usted aquel día.”