Todas Somos Zaira

En Argentina hay una chica que se llama Zaira Nara, tiene 22 años y es modelo, co-conductora (y lo hace bastante bien) y es alta y muy bonita.

Reconozcamos que es muy refinada comparada con su hermana Wanda. Hasta hace poco estaba de novia con un jugador de fútbol famoso, el uruguayo Diego Forlán.

A casi un mes del casamiento, la relación se cortó. Todo fue oh, la catastrophe!, la tele, las revistas, los diarios, todos tratando de dilucidar el por qué de la ruptura, se hicieron eco de mil rumores…

Y cuando vi las fotos que supuestamente ilustran el momento en que Zaira se enteró de algo y que por eso habría decidido cortar la relación, pensé “Quién no vivió ese momento alguna vez?”

Sobre todo cuando sos una chica de entre 18 y 25 años, no? Más o menos a esa edad las chicas nos comemos crudo a todo el mundo: si estamos estudiando y trabajando, empezamos a tener un poco más de plata que cuando éramos adolescentes y eso empieza a reflejarse en vestirse mejor y sentirse mejor.

Generalmente a esa edad ya tenés un novio más o menos estable (porque también se estabilizan tus emociones) y empezás a saber qué querés, o sea, querés todo: terminar de estudiar, trabajar, ganar mucha guita, casarte con el novio y tener hijos, mudarte a una casa, viajar, gastar y salir en las revistas. Todo querés.

Es bueno tener ambiciones claro, pero tanta presión del afuera como la interior hace que una, a lo mejor, desbarranque. Empieza a formar mejor su carácter, te ponés más mandona y si tenés un novio que acompaña, sos una reina: no dejás de dar órdenes, de querer hacer tu vida y la de los demás, te caen mal el fútbol o el rugby, los amigos de él, la madre, el padre, el tarado del hermano y la hueca de la hermana.

Se empieza a tener celos, hay peleas, hay discusiones, hay llanto, hay muchos “perdoname mi amor” y comienza una gran bola de desgaste hasta que un día te enterás por otros o por vos misma (o por él…) que el novio tiene vida propia y una tarde se planta y te planta.

Y una llora y sufre porque está on top of the world y solaaaaaaa! Y para peor: te dejó éeeeeeellllll!!!! O sea, no fuiste vos la que decidió todo, fue él, callado y zorro, mirá lo que me hizo, cómo me hace sufrir, qué desgraciado, ya va a ver cuando SHO le falte, vas a ver, se va a dar cuenta de que SHO soy única, como SHO no hay nadie, las demás son todas chirusas, necesito estar sola, conectarme conmigo misma, encontrar mi eje, ir al psicólogo pero primero al peluquero, ay, creo que estoy mejor, me siento zen, me prendo una vela de vainilla y me veo una película Araceli