Comprando Tentaciones

A todos nos gusta comprar aunque muchos digan que no. Cada quien compra en la medida que le dure la paciencia, el dinero o las ganas… o todo eso junto! Pero nadie puede resistirse a comprarse algo que le gusta si le alcanza el dinero.

Yo compro de todo ya que soy la señora de la casa y la chica que cocina y limpia así que por mí pasan casi todas las decisiones de qué se debe comprar. Ale, como todo hombre, si va al súper trae mayonesa, alguna mostaza rara, papitas y Coca Light, si es que va solo y sin lista de qué comprar.

Comprar en el súper, comprar ropa, comprar artículos de limpieza… todo éso lo considero como de primera necesidad. Después hay otros placeres que me tientan y a los cuales no me puedo resistir y si les paso por al lado, algún ejemplar me compro.

Qué cuáles son?

Shampúes, cremas de enjuague y baños de crema.

Me encantan! Leo las etiquetas, les creo todo lo que prometen, me imagino con el cabello más brilloso y largo o con el que tiene la modelo de la etiqueta. Adoro comprar baños de crema pero lo peor es que casi nunca me los hago! Me da fiaca! Ahora no me compro tantos porque tengo el pelo corto y muy sano, me lo corté y me saqué todo ese pelo muerto que tenía.

Cremas y geles.

Para las arrugas de los ojos, para las arrugas de la cara, para la limpieza de la cara, para las arrugas del cuello, para los granos, para las ojeras; en potes, en pomos y en sticks o como se llamen esos tubitos que tienen una bolita fría tipo roll-on. Extrañamente, no me compro cremas para el cuerpo y las manos. Debería, no?

Hebillas, broches, vinchas, cepillos.

Todo para domar este pelo lacio lluvioso y no me sirven para nada! Las compro como si comprara una varita mágica, me creo que con eso el pelo adquiere alguna forma y la realidad es que no tengo paciencia ni soy tan prolija para hacerme un peinado decente!

Maquillaje.

Y siempre estoy con la cara lavada! Me tientan mucho las sombras para ojos, tengo de todos los colores y nunca me los maquillo. Es que no sé cómo maquillarlos y si lo hago, me noto con la mirada más fuerte y no ayuda mucho que el marido diga que me hace más vieja.

Libros de cocina.

Ya no tanto como antes porque me compré varios y básicos como el Larousse Gastronomique pero cada tanto me parece encontrar uno nuevo y va a parar a la biblioteca!

Libros.

Y los leo, eh! Estoy al día con las novedades literarias que me interesan y leo las críticas y si me parece que me van a interesar, los agrego a mi Wish List de Amazon para no olvidarme y comprármelos luego.

Artículos para la cocina.

Acá entra cualquier cosa menos la vajilla y vasos. Todo lo que sea moldes para tortas, asaderas y demás utensilios para repostería son mi de-bi-li-dad!

Y yo pensé que mis tentaciones eran pocas…

Cuáles son las tuyas? Coincidís con las mías?