Cholula Total

Come on, babe, we’re gonna brush the sky.
I bet you luck Lindy never flew so high.
‘Cause in the stratosphere how could he lend an ear
to all that jazz?
(All That Jazz – Chicago)

Con Araceli y toda la ansiedad antes de ver la función!

Tengo una amiga que conocí en Londres y ahora vive en Argentina y es amiga, re amiga, re muy amiga de Georgina Barbarossa y gracias a ella, tuve la dicha de ser invitada a ver Chicago. Cuando Ale se enteró, empezó a sufrir como loco pensando en esas dos horas y media en que iba a sentirse torturado por tanto canto y baile (es que odia las comedias musicales y lo entiendo: Es como que a mí me invitasen a ver a Los Simpsons, Family Guy o una charla geek).

Se me prendió la lamparita y la invité a Araceli que tardó dos nanosegundos en responderme en afirmativo.

Llegamos puntuales y desde el comienzo con ese tema maravilloso, himno de todo quien ama la comedia musical que es All That Jazz, fuimos transportadas a niveles altos de felicidad con tanto derroche de profesionalismo y talento de parte de TODO el cast.

Todos, pero todos los bailarines- cantantes son increíbles, de otro planeta, a la altura de cualquier profesional de Broadway o Londres.

Georgina está genial en el papel de Mama Morton y te recomiendo leer esta nota sobre ella, me encantó ya que te explica por qué está tan feliz en esta obra y eso se nota desde la platea!

Había partes en que no te quedaba otra que lanzar algún gritito de felicidad cuando escuchabas esas gargantas privilegiadas cantar esas canciones inolvidables!

Mi amiga no podía llegar a tiempo porque estaba en una reunión pero me pidió que lo que yo le había traído a ella desde Londres, se lo diera a Georgina.

A quién !??! Y cómo!!?!

Empezamos a intercambiar mensajes de texto:

– Dáselos a Georgina. Ella sabe que vas y te quiere conocer.

– Pero me da vergüenza! Cómo hago!?! Le chiflo desde la platea!?!

– Esperala a la salida del teatro en el hall.

Y después de ver en la platea a Hugo Varela (pura cabeza con barba) Violeta Rivas haciendo cola para entrar al baño como toda hija de vecino, Mirta Busnelli atajar a Georgina antes de que la atajara yo, salió finalmente Georgina, simpatiquísima, me presenté, me preguntó cómo estaba, luego si tenía lo que había traído para Alejandra y me comentó: “Nos están sacando fotos.” “Sí,” y cuando le dije, “es mi esposo,” posó contenta y yo con vergüencita, medio que me escondí detrás de ella pero me abrazó fuerte y me despedí.

Ahí viene Georginaaaaaaaaaa!

Casi que me escondo atrás de Georgina!!!

A partir de allí, se despertó la Cholula de-sa-ta-da que seguramente adormecía en mi interior y empecé a acercarme a aquellos bailarines y cantantes y con algunos no me animé, no sé, es que los veía charlar con sus amigos o fans, que preferí no molestarlos.

Con Alejandro Ibarra, cantante y bailarín.

“La” Voz: Martín Ruiz. Me animé y lo alabé en la cara! Genial y talentoso!

Araceli y Alejandro no entendían nada, me veían tan enloquecida, tan a los saltitos como un muppet, que también empezaron a sentir vergüenza… ajena! Ara ni se me quería acercar para las fotos, Ale me pedía que me callara y a mí no me importaba nadaaa: Quién me conoce acá!?! En unos días estaba en Londres!

(Bah, quién me conoce en Londres? Pero me acostumbré a soltarme porque en Londres no te mira nadieee y en consecuencia, te sentís más libre!)

Felicidad total! Es que un musical a mí me llena de energía, ver tantos bailarines y cantantes a mí me transporta!

Después de allí, Ale quiso aprovechar que en el teatro de enfrente estaba por empezar el programa de Dolina. Yo fui con mis últimos cartuchos de energía pero al segundo bloque, me quedé dormidaaaa!

Entonces le pedí a Ale que volviéramos y accedió, comprendía que estaba cansada, así que del programa de Dolina no recuerdo nada pero antes saqué alguna fotito.

“Sos buena con Mama, Mama lo es con vos!”