Censo En El Reino Unido

El censo 2011 se realizó el domingo 27 de marzo.

Cómo es?

El censo aquí no es como en Argentina que es feriado nacional y cierra todo y viene una persona a entrevistarte a tu casa.

Aquí la vida sigue normal. Unos díez días antes me legó a casa un sobre tamaño A4 con mi direción. Lo abrí y me encontré con otro sobre, un folleto y un librillo finito con todas las preguntas.


El sobre


El sobre de adentro es para mandar gratuitamente el librillo una vez completado.

El folleto


Muy didácticamente te explican cómo completarlo y que se puede hacer en papel y mandar por correo u online. Y te aclaran que debe ser completado, que es la ley y es obligatorio. Si no se lo hace, se cobra multa.

Además dice que se puede completar en inglés o galés pero que si hablás otro idioma te dan un cuestionario traducido a ese idioma. Hay una lista de ¡56! idiomas, algunos que yo jamás escuché que existían como pahari, yoruba, luganda, amharic, akan… hay hasta en yiddish!!!!

Las reglas

Todo quien se encuentre en la casa (ya sea quienes vivan o estén de visitas y hayan pasado la noche allí) deben ser incluidos. Está la sección para quienes viven allí y la sección de preguntas visitantes.

El librillo


La tapa del librillo tiene un código único que es el que vos podés usar para hacerlo por internet. Y luego se firma, se pone la fecha y un número de teléfono. Es para contactarte por si necesitan una información que no hayas incluido.

El cuestionario

Se debe completar con negro o azul. Se pueden corregir errores tachando esa letra y siguiendo con lo que se escribe al lado.



Las preguntas

Para cada pregunta tenés alternativas para hacer un “tick” o para escribir números o nombres. Todo en casilleros.

Y se pregunta (entre otras cosas):

– quiénes viven allí

– te piden nombre y apellido!

– tipo de vivienda

– cuántos cuartos hay

– cómo es la calefacción

– cuántos autos se posee

Y las preguntas individuales:


– fecha de nacimiento

– estado civil

– educación

– clase de trabajo

– desde cuando vivís en el Reino Unido

– si cuidás o mantenés otras personas

– tu identidad nacional (inglés, galés, escocés, irlandés del norte, británico, otro)

– tu grupo étnico (esta pregunta te la hacen hasta para llenar el formulario para asociarte a la biblioteca!), por ejemplo: si sos blanco: blanco inglés, galés, escocés, irlandés del norte, irlandés, británico, gitano u otro; si sos una mezcla: blanco, y negro caribeño, blanco y negro africano, blanco y asiático; si sos asiático o asiático británico: indio, paquistaní, bangladeshi, chino; si sos negro: negro africano o caribeño u otro. Y si sos árabe.

– cuál es tu idioma principal y qué tan bien hablás inglés.

– qué religión tenés, aunque esta pregunta es voluntaria.

– qué pasaporte tenés

– cómo viajás al trabajo.

Ah! parece UN MONTÓN! Lleva su tiempo pero estuvo ameno. Yo todavía no lo hice y pienso hacerlo online.

Pero es interesante y en algunos puntos se parece al de Argentina y en muchos, se diferencia bastante!

Viena Día 3


Último día en Viena y a pedido de Alejandro, voy a dejar de describir tanta culinaria.

Pero no puedo dejar de mencionar el desayuno del día de hoy, el último desayuno en Viena.

Fuimos al Café Aïda y yo pedí otro clásico ejemplo de la pastelería vienesa, un “golatsche”, una factura (o bollo) de hojaldre rellena del queso austríaco que tanto se usa aquí, un queso crema un poco agrio (lo justo) y apenitas dulce.

El desayuno en Aïda.

La apariencia no será wow pero el sabor, no se lo imaginan! Y la masa! Terminé llena de miguitas de hojaldre!

Ale pidió una Heidelbeer-Vanille- Torte, una base finita de bizcochuelo de vainilla, mousse de frambuesa en el medio y todo alrededor crema de vainilla.

Nos levantamos un poco tarde ya que anoche cambió la hora y se tuvo que adelantar 60 minutos, por lo tanto tuvimos una hora menos para disfrutar de Viena. Decidimos, entonces, conocer y visitar el grandioso Palacio de Schönbrunn.

El Palacio visto desde la Fuente de Neptuno.

Además, se tiene una hermosa vista de Viena!

Fuente de Neptuno.

Detalle.

Originalmente este palacio fue la residencia de verano de los Hasburgo. Hoy en día es un sitio declarado de interés cultural por la UNESCO.

La construcción comenzó en el año 1559 y luego fue destruido por los turcos en 1683. Pero en 1686 se comenzó a construir otra vez para residencia de Joseph I.

El esplendor y fama de este palacio comenzó cuando la residencia fue adquirida por Karl VI para dársela a su hija, la famosa emperatriz Maria Theresa, la mamá de María Antonieta, la que terminó en la guillotina en Francia.

El palacio cuenta con 1.441 cuartos y sólo 40 están abiertos al público. Hay también un zoológico, una glorieta bellísima y un invernadero gigante.

El invernadero, de hierro y vidrio.

La visita:

Al llegar vimos que hay 3 tipos de tours:

– El Tour Imperial que dura unos 40 minutos y sale 9.40 euros.

– El Grand Tour que dura una hora y sale 12.90 y se visita lo que se visita en el Tour Imperial más otros cuartos.

– El Tour de Sisi, que dura un día y se visita todo lo anterior más el museo de Sisi que se encuentra en la plaza Hofburg, la que visitamos el primer día. Este ticket es válido por un año.

Este complejo además cuenta con un museo para los niños, un museo de carruajes y un pequeño teatro donde se hacen espectáculos de marionetas.

Nos decidimos por el Grand Tour y fue muy ameno recorrerlo porque te dan una audio guía o si lo preferís, un texto escrito.

Los cuartos, para qué contarles, de una belleza y esplendor como uno ve en otros palacios como el de Versailles, sólo que estos son más y cada uno es muy distinto al otro.

Cada habitación está llena de pinturas de las familias reales que lo han habitado.

Sin embargo, los cuartos de trabajo y el dormitorio del emperador Franz Joseph (el esposo de Sisi) son muy espartanos en decoración. El emperador trabajaba un mínimo de 16 horas diarias y se consideraba el primer empleado público.

Se ven también los cuartos de la famosa y bella Sisi y hay un maniquí que la recrea con su larga cabellera negra.

Se puede ver también el cuarto donde a los 6 años Mozart tocó para la emperatriz María Theresa.

Lamentablemente no se pueden sacar fotos y lo más gracioso fue que en ninguno de los cuartos había guardianes como los hay en otros palacios, para vigilar que nadie toque, saque fotos o filme.

Qué tentación! Pero no lo hice… No me animé porque nadie lo hacía! Así que decidí ser una niña buena y portarme bien…

Al terminar el tour, paseamos por los jardines. El día tan gris y frío le daba una apareciencia todavía más lúgubre a las ramitas que prontamente estarán llenas de flores coloridas.

Jardines lúgubres pero bellos.

Pero no nos dejamos desanimar y caminamos y caminamos y divisamos la hermosa Fuente de Neptuno desde donde se tiene una excelente vista del palacio.

Y seguimos caminando empinadamente hasta llegar a la Glorieta.

Ya sé que todo es muy austríaco pero ese amarillo (llamado “Amarillo Schönbrunn”) me trajo a la memoria algo muy británico…

Muy Jane Austen, no?

El techo de la galería. Hay un café.

Un consejito por si vienen? Se fijaron que los tours no son muy caros. Pues tampoco es caro recorrerlo todo y con tiempo suficiente: hay un trencito que por 6 euros lo recorre todo parando en los puntos más importantes y el boleto es válido para todo el día.

No es lindo?

No es genial?

Ok, si prefieren un poco más de estilo, pueden tomarse un carruaje que en 25 minutos te hace un paseo. Claro que ya estamos hablando de gastar 50 euros…

Paseando in style.

Este fue, entonces, nuestro último paseo en Viena.

No pudimos volver a encontrarnos con Paola porque no nos daba el tiempo, el vuelo salía a las 19.15 y a eso de las 17hs teníamos que regresar al hotel a buscar nuestras valijas.

Pues aquí estamos de vuelta en Londres y como siempre digo: Me quedaron muchos lugares por visitar (hay una avenida preciosa con unos edificios de ensueño que son casi todas embajadas, por ejemplo) y muchas fotos por subir pero como siempre digo también, “para la próxima”.

La única foto que pude sacar pero porque estaba a la salida!

Viena Día 2

El día 2 en Viena lo comenzamos in style: fuimos a desayunar al Sacher Café. En realidad, hay un Sacher Café, un Sacher Restaurant, un Sacher Confiserie y un Sacher Hotel.

El restaurant, el hotel, el café, la confiserie…

Leí que en el hotel se han alojado muchas personalidades, incluyendo hasta la reina de Inglaterra. En la confiserie se puede comprar la torta que viene en muchos tamaños y en una caja de madera muy monona. Compré una chica y cuando me la dieron, ya estaba embalada como para regalo y me la pusieron en una bolsa haciendo juego. Me hizo acordar a cuando comprás los alfajores Havanna en la costa y ya está todo listo para que te lo lleves!

Esta es parte de la vidriera de la confitería y se pueden ver los diferentes tamaños a la venta.

Y esta es otra parte de la vidriera donde exhiben la vajilla que también está a la venta!

La fama de esta torta ha sido tal que en sus comienzos el complejo Sacher antes mencionado era sólo una pastelería! Es una torta que fue inventada en 1832 por el pastelero Sacher y ha siempre sido la favorita en las cortes imperiales.

Un detalle: hay muchos lugares que ofrecen la Sacher Torte pero sólo la del hotel es la única que lleva, además del nombre, la palabra “original”.

Por ejemplo:

La cafetería Aïda ofrece la Sachertorte pero no dice “original”.

Verdaderamente, la torta es deliciosa: Es un PERFECTO bizcochuelo de chocolate, aireado, liviano, delicado y sabroso. En el medio tiene una fina capa de mermelada de damascos. El baño de chocolate es perfecto también.

Y la vajilla es preciosa!

Sector de la mononísima cafetería.

Los menúes.

Para leerlos cómodamente:

Como hace Ale!

Si fuera por el gusto de la torta en general, prefiero la del Café Central, la que comí ayer, con el relleno de una fina capa de pasta de almendras. Pero como el bizcochuelo de la Sacher NO PROBÉ NUNCA!

De allí decimos partir para el Palacio Belvedere. Nos tomamos el tram…

Miren qué lindo, hay una revista colgando para leer!

El Palacio Belvedere es un complejo que consiste en dos hermosos edificios separados por un hermoso jardín que en verano debe ser mucho más hermoso todavía pero aún con el día que nos tocó hoy (nada que ver con lo soleado de ayer) pudimos disfrutar lo mismo, sobre todo las fuentes y estatuas que hay diseminadas por todo alrededor.

Estatuas y fuentes en los jardines.

Este es el edificio más grande.

Este, al final del jardín, es el palacio más pequeño.

El mayor atractivo que hay es la exposición permanente en el palacio más grande, de la obra del pintor Klimt e incluye la famosísima obra El Beso.

El palacio más pequeño tiene exposiciones temporarias de arte. Ambos palacios tienen un par de habitaciones muy bellas, muy decoradas al estilo Versalles pero sin mobiliario.

Vimos los precios: € 14.90 para entrar a ambos palacios, €9.59 la entrada para el más grande solamente. Por cuál nos decidimos?

Por ninguna!

Para qué? Ale y yo no somos unos expertos en arte (lo que no quiere decir que lo despreciemos) pero nuestro interés no se centra en pinturas, en este caso. Así que seguimos paseando por afuera y nos volvimos a tomar otro tram para encontrarnos con alguien…

Chicos, conocimos a Paola Vampirolla!!!

Qué lindo fue conocerla! Con ella visitamos unas casas diseñadas por un arquitecto llamado Friedensreich Hundertwasser quien no aceptaba ninguna forma preestalecida. Es por eso que los pisos interiores y exteriores de las casas son ondulados. Salvando las distancias, es un concepto parecido al de la Pedrera de Barcelona.

La Hundertwasser-Haus y la KunstHausWien.

Luego nos fuimos a almozar. Paola ya había almorzado así que nos acompañó con una cerveza mientras nosotros deglutíamos:

Ale, un goulash.

Yo probé un plato típico que es una salchicha como rallada preparada con unas papas que no les puedo explicar lo deliciosa que estaban!

Más un sauerkraut, claro.

Luego nos fuimos al Prater donde hay un complejo con muchos juegos y todo está muy bien conservado y cuidado. La estrella de todo es una noria que fue construida en el año 1896 por el ingeniero británico Walter Basset.

La noria.

Entrada al Prater.

La noria soportó hasta un incendio después de la Segunda Guerra Mundial y ha sido vuelta a la vida con 15 carritos (en sus orígenes tenía 30).

Vista desde la noria.

Después de dar la vuelta, nos despedimos de Paola y nos fuimos a terminar el día como lo empezamos, bien vienés: Fuimos al restaurante Figlmüller, famoso por los schnitzels gigantes que hacen.

El restaurant por dentro y por fuera.

Qué son los schnitzels? Cualquier argentino que ande por el mundo tiene que saber esta palabra importantísima para pedir este plato y hacer entender lo que queremos:

Milanesas!!!!!

Y yo comí otro plato típico, el Taflespitz, carne hervida (esto en Argentina sería un crimen!) con vegetales hervidos

Y una bola de papa a la crema o manteca deliciosa!


Cómo vienen disfrutando Viena hasta ahora? Vendrían? Gracias por los mensajes! No los puedo contestar porque llego súper cansada!

Viena Día 1

Para describir Viena hace falta una sola palabra: imperial.

No, más: Viena es regia, majestuosa, suntuosa. Es delicada y es sólida. Es clásica y civilizada.
Para mí, que amo visitar ciudades, Viena me ha ofrecido un primer día de admiración continua.
Tomamos el avión muy temprano a la mañana, a las 6.45 hora Londres y llegamos con sólo 20 minutos de retraso y eso que el avión demoró bastante en despegar. No que me interesara realmente, dormí casi todo el tiempo menos cuando me ofrecieron el desayuno en el avión…
Llegamos al aeropuerto y nos llamó la atención que antes de pasar por Migraciones uno caminaba por unos pasillos amplios rodeados de cafés y demás negocios. Incluso había mostradores de algunas empresas aéreas.
Todo en el aeropuerto está señalizado para que te tomes el CAT (City Airport Train) que sale €18 ida y vuelta y ok, llegás al centro en 16 minutos pero por 10 minutos más y €3.80 la ida en un tren común, vale la pena tomar el tren común!

Así que si venís, fijate muy bien los carteles, porque para el CAT está todo verdosamente señalizado pero para el común, no. Hay carteles pero hay que buscarlos bastante con la mirada!

El tren común.
Este tren es cómodo, sacás el boleto en la plataforma misma, lo hacés validar y lo tomás. Tuvimos que hacer combinación con otra línea y a la salida de una para pasar a la otra, nos sorprendimos de no encontrar molinetes, sólo unas tímidas maquinitas donde pasar nuestro boleto.

Los molinetes invisibles.

Aaaah, lo primero que vi de Viena, la Staatsoper.

Cuando hicimos el check-in, nos dijeron que nuestra habitación no iba a estar lista hasta las 2pm así que dejamos las valijas y nos fuimos a caminar. Claro que ya eran las 12 del mediodía y mi estómago estaba empezando a protestar…

Había leído de las famosas salchichas y buscamos y buscamos y encontramos un lindo puesto en el medio de una calle peatonal, donde había gente haciendo cola (señal de que la comida es buena) y pedimos una cada uno.

Yo pedí una “milde” y Ale una rellena de queso.

Lo particular es que el pan donde ponen la salchica es una baguette agujereada y es una idea genial, no hay forma de que te chorrees la salsa ni te ensuciás!!

Buen provecho, Ale!

Caminamos por una hermosa calle peatonal y llegamos a la Stephansplatz donde el edificio más importante es la catedral, Stephansdom.

Qué suerte la nuestra, estaba siendo refaccionada! Pero igual se podían ver sectores muy lindos, como el techo de colores.

La Stephansdom es un emblema nacional de Austria, se comenzó a construir en el siglo XII y ha soportado ataques e incendios.

Adentro es bellísima y cuenta con un órgano de 10.000 tubos.

Stephansdom.

Todo alrededor de la catedral y por otros puntos de la ciudad, se pueden ver carruajes tirados por dos caballos cada uno y lo particular es que sus conductores portan ese sombrerito tan simpático, tan británico, diría yo.

Carruajes y caballos.

No sé si notaron pero atrás de los caballos van colgados una especie de sacos de cuero. Es para que no se ensucien las calles de bosta. Muy chic, realmente.

Por ahí cerca se encuentra una de las tantas casas donde vivió Mozart.

Leí que se mudó como 11 veces!

Seguimos caminando y llegamos a la plaza Am Hof, rodeada de unos muy lindos edificios, uno de ellos es una iglesia cuyo nombre interpreto del inglés como “Los Nueve Coros de los Ángeles”.

Am Hof.

Este es el Palacio Collalto, donde Mozart, a los 6 años dio su primer concierto.

Y ahí nomás, dando la vuelta te encontrás la Judenplatz, que en el siglo XII fue el centro del Barrio Judío.

El Museo.

La plazoleta.

En el centro de la plazoleta hay un edificio que conmemora el Holocausto Judío.


Este bloque cuadrado, que pareciera no tener gracia y hasta desentonar con lo de alrededor, tiene la belleza particular de estar construido de concreto y lo que parecen ladrillos, son en realidad 7.000 libros con sus tomos puestos para adentro, los títulos de esos libros que nunca se podrán leer y que se perdieron para siempre.

Otra plazoleta muy elegante es la Freyung, donde uno puede encontrar galerías elegantes con negocios que ofrecen antigüedades, joyas y otros productos de calidad.

Divisamos una hermosa fuente, la Austria-Brunnen, diseñada en 1846 con cuatro figuras femeninas de bronce que simbolizan los ríos Elbe, Danubio, Weichsel y Po, los principales ríos de Austria. Y la figura femenina principal representa a Austria.

Fuente Austria-Brunnen.

Cuánto pasó ya de que almorzamos! Ah, no nos podemos perder la oportunidad de darnos una vuelta por el clásico Café Central, donde se puede degustar un delicioso café con un delicioso ejemplo de pastelería vienesa…

Café Central por fuera.

Café Central por adentro. Hermoso. Y apetitoso.

Los precios? Accesibles! €3.90 cada porción de torta o postre. Lo que era más caro era el té o el café. Yo me decidí (y cómo me costó!) por la torta emblema del Café (Calma, calma… Sé de la existencia de la Sacher Torte y de la Demel Torte!) y Ale por un strudel de manzana, riquísimo aunque la masa no era de tan hojaldre.

Ñam!

El sol se iba escondiendo de a poquito y no nos quejábamos porque seguía siendo un bello atardecer. Caminamos por un sector muy imperial, divisando primero el Palacio Imperial de Hofburg.

La entrada. The Michael Wing.

Este palacio es como si fuera la entrada a otras plazoletas donde se encuentra la Biblioteca Nacional y muchos museos así también como la Escuela Española de Equitación, esa que entrena a los caballitos a hacer unas bonitas exhibiciones, que pareciera que bailaran. Estaba cerrada hoy y creo que mañana hacen exhibiciones pero no tuvimos suerte con encontrar entradas…

Y adentro se pueden ver los siguientes edificios:

La Biblioteca Nacional.

La estatua de Joseph II frente a la biblioteca.

Burgtor.

Heldenplatz.

Decidimos salir por donde habíamos entrado y caminamos por otras calles peatonales, la Kohlmarkt and Graben, repleta de gente comprando en negocios elegantes y caros.

Llegando al Kolmarkt Strasse.

Elegante heladería.

La Graben Strasse.

Columna que conmemora los 100.000 muertos por la plaga de 1679.

Espero el paseíto les haya gustado, no doy más del sueño y mañana hay que levantarse temprano para seguir!!!

Cholula

Yo no soy cholula. O sí.

En Argentina, se llama cholula o cholulo a alguien que sabe la vida de los famosos, lee sobre ellos pero sobre todo es aquel que los sigue, les pide autógrafos, colecciona cosas y generalmente se es cholulo de todo quien sea famoso, no de uno solo en particular.

Si es por leer informes y portales sobre famosos y/o celebrities, sí lo soy. Y me he tomado la costumbre de leer varios todos los días. Me ayuda a estar conectada con mi país, de alguna manera, (además de leer el diario) y también porque me gusta, qué joder!

Cuando yo iba al colegio, el sólo mencionar el nombre de un actor o actriz o un programa de tele era para pasar vergüenza: no era cool. No hablábamos de la farándula.

A mi humilde entender, el que cambió todo eso fue Mario Pergolini con un programa de radio que tenía hace mil años en el que hablaba siempre del capítulo anterior de Clave de Sol. A partir de ahí, tímidamente, la juventú (y todos en general) empezó a hablar más abiertamente sobre famosos y personajes de la tele.

Pero si se trata de ser cholula por seguir a alguien o pedir foto o autógrafo… Me puse a rememorar a qué personaje famoso he visto alguna vez. Muchos pero ni me los acuerdo y sin embargo, si veo a alguien famoso, soy de mirar para otro lado, no acercarme, no hablarle, me incomoda muchísimo, jamás le pedí un autógrafo a nadie ni nunca me saqué una foto con alguien famoso.

Para ejemplo, hace muchos años estaba en Ezeiza, haciendo tiempo para tomar un vuelo y la veo a Maitena. A mí me encanta ella! Pero, bueno, miré para otro lado…

Al rato voy al baño y cuando entro, ella estaba parada a la entrada como esperando a alguien. Yo seguí de largo y cuando salgo, veo que sigue allí y junté coraje para piropearla un poco, y me salió un tímido murmullo “Genia…” y seguí de largo. Estoy segura que ni me escuchó!

Otra vez estaba en el estacionamiento del shopping Abasto y mientras hacía cola para sacar el ticket del estacionamiento o pagar (no sé, no me acuerdo ni manejo, estaba con otra persona) escucho una voz de hombre muy muy agradable atrás mío. Eran dos hombres pero uno tenía una hermosa voz. Cuando me doy vuelta, el que hablaba era Gabriel Carámbula con su papá, Berugoooooooo!!! Berugo, mi animador favorito de la infancia, él, el más gracioso, lo tenía ahí, atrás mío y yo, cuando lo vi, desvié mi mirada y miré a otro lado como si hubiese visto al demonio!

Mi encuentro favorito con un famoso fue en un edificio de la Avenida Coronel Díaz. Yo iba allí a un curso de interpretariado y un día, al entrar al ascensor, veo un hombre que está por entrar pero al verme, muy ceremonioso me deja entrar primero.

Se cierra la puerta y era Pancho Ibáñez. Oh… los dos ahí, no me quedaba otra que hablar porque muy amablemente me preguntó qué piso y cuando le dije no sé cómo siguió la conversación que le conté que estaba haciendo un curso de interpretariado de inglés y él me dijo “Ah, los idiomas, yo realmente, admiro a la gente que habla bien un idioma…” y yo, me salió la valentía de adentro y le dije “Pero Pancho!” la confianzuda, me dicen. “No diga éso, yo sé que usted habla muchos idiomas y bien, lo ví hablar hasta en japonés en la tele!” Con lo cual él se rió y yo luego me despedí porque había llegado a mi piso…

Ok, mis cholulajes no serán muy glamorosos, pero son unas pequeñas historias que quería compartir…

Y ustedes… qué tan cholulas o cholulos son? Han pedido un autógrafo o foto alguna vez?

(El dibujito es del personaje Cholula, de una revista antigua argentina)

Curaciones Y Curanderos

Oh… Recuerdos…

1) Cuando me paso con las comidas digo “estoy empachada“, una frase que me quedó de la infancia.

Se acuerdan? La señora tomaba un centímetro, te apoyaba un extremo sobre la boca de tu estómago, lo extendía, se persignaba y mientras movía los labios diciendo cosas en voz baja, lo iba enrollando apoyando el codo y tomando como medida su propio brazo. Venía por tres días y te curaba.

Es raro porque mamá nos llevaba al pediatra regularmente; si estábamos enfermas llamaba al médico y jamás nos dio remedios sin ser antes recetados.

Supongo que ir a algún curandero era como un backup. Andá a saber…

2) Una vez tenía parásitos y tomé un té de ruda macho. Tendría unos 5 años. A mamá le habían recomendado té de ajo o té de ruda macho. Cómo me habrá traumado el té de ajo que pedí por favor tomar el de ruda macho: Amarrrrrrrrrrrgo pero no me importó!

Cómo supimos que tenía parásitos? Una señora puso agua en un plato hondo, según recuerdo, luego extendió un hilo sobre el plato, el hilo se hundió… algo así. La cuestión es que su diagnóstico fue que yo los tenía y recetó el tratamiento mencionado anteriormente.

3) Otra vez tuve culebrilla. Mamá me llevó a la casa de la tía Fina (una tía abuela creo que era) que vivía lejos y curaba con palabras. Mamá estaba contenta porque no usaba tinta china. La culebrilla desapareció al cabo de unas sesiones.

4) De lo que nunca me trataron fue del mal de ojo, se ve que mamá no creía en eso. Y tampoco nunca me tiraron del cuerito.

Al respecto, recuerdo haber visto hace muchos años al Dr Socolinsky explicando en su programa, que el tirar el cuerito tiene una razón de ser, o sea, no es ningún verso: Consiste en hacer despegar las paredes del intestino, pellizcando la espalda.

Sergio, mi primo, se auto-cura: cuando se siente empastado, se tira el cuerito a sí mismo. Con ruido y todo. Qué impresión me dio cuando lo escuché!!!

Strudel Rebelde De Manzana

Muchos reposteros dicen que chef puede ser cualquiera pero repostero, no: Si en algo se destaca la pastelería / repostería es en que se tienen que respetar las medidas de los ingredientes ya que un poco más de leche o agua o jugo, un poco más o menos de harina o azúcar y el resultado no es el esperado. Todo tiene que pesarse, por eso a veces es tan importante hasta pesar los huevos, ya que con decir 1 huevo o 2, no basta porque el tamaño varía.

Si uno cocina algo salado, un poquito más de condimento o un poquito más de otro ingrediente a veces hace una diferencia a favor del plato.

En mi caso, sé por experiencia que es cierto.

Sin embargo, esta vez, cuando preparé este rico strudel, mi primer strudel, me dí cuenta de que si respetaba las medidas dadas por la receta original, no iba a poder arrollarlo bien: Me parecía demasiada manzana y muy poca masa filo.

Pero fue una vez que hube preparado el mise en place. Así que al final no sé cuánta manzana utilicé pero creo que fue un poco más de la mitad.

Por eso mi strudel es rebelde: No respetó las medidas impuestas!

Aunque es de lo más sencillo de hacer y es rico, rico rico!

Mi strudel rebelde.

Yo lo adapté un cachito más todavía, a las pasas de uva (fuchi!) las reemplacé por la misma cantidad de nueces picadas.

Va en gusto.

Les paso la receta?

Ingredientes

150g masa filo (yo usé un paquete de 270g y creo es la medida ideal para comer un poco más de esta masa riquísima!)

50g manteca derretida

50g pan rallado

azúcar impalpable para decorar

Para el relleno:

625g manzanas cortadas en gajos muy finitos.

jugo de ½ limón (Yo usé un poquito más)

100g azúcar granulada

1 cucharadita de canela

1 pizca de nuez moscada

1 pizca de clavo de olor en polvo (yo preferí una pizca de jengibre en polvo)

40g de pasas de uvas remojadas en 1 cucharada de rum (opcional)


Preparación

– Precalentar el horno a 190°C,.

– Mezclar todos los ingredientes del relleno.

– Derretir la manteca.

– Cortar un pedazo de papel film metálico o papel manteca de unos 30x40cm porque encima vamos a colocar una hoja de masa filo, la cubrimos, ayudados de un pincel, con la manteca derretida y vamos superponiendo capas de masa filo pincelada con manteca hasta usarla toda.

– Espolvorear con el pan rallado dejando un margen de unos 4 cm en cada borde.

– Acomodar las tajaditas de manzanas que fueron previamente maceradas con el jugo de limón y las nueces (o las pasas).

Las tajaditas acomodadas.

– Ahora con cuidado, despacito, levantar la masa ayudándose con el papel donde fue apoyada y enrollar como si fuera un pionono.

-Para no correr riesgos con que se abra cuando se cocina, la “abertura” del strudel tiene que estar boca arriba.

– Ubicar en una fuente enmantecada.

– Pincelar todo el strudel con manteca derretida.

– Hornear por 30-40 minutos o hasta que tome un color doradito.

– Cuando se enfríe un poco, espolvorear con azúcar impalpable.

Es ideal para tomar con un café y/o acompañado de una bocha de helado de vainilla.

(Aprovechen este finde ya que el lunes es el día de empezar la dieta… O no?)

Comer En Barcelona

Qué clase de tour podemos hacer Pity y yo juntas!?!?

Una cosa que noto cada vez que voy a España, es que como como una bestia y no quedo llena así como casi muerta, como quedo acá con una comida en un pub, que siento que puedo salir rodando con un poquito de impulso…

Y encima, al otro día, no me levanto panzona! Debe ser que los ingredientes son muy sanos y que se come muy bien!!!

Les muestro un ejemplo de lo que hemos comido?

Lo primero que visitamos fue el Mercat.

Mis puestos favoritos son los de jamones y embutidos y quesos! ÑAM!

Allí probé unas bolitas de bacalao, tan livianas que parecían rellenas de aire!

Recién hechas!

Para el mediodía español (2 pm) fuimos a un restaurant recomendado por la amiga de Pity que tiene una carnicería en el Mercat. Allí comimos de primer plato, Pity una ensalada y yo una especie de guiso de alcauciles. Siguió Pity con un pescado con salsa y yo con unos calamarcitos fritos. De postre, las dos pedimos flan.

El restaurant se llama La Rioja.

Otro día que almorzamos en lo de Pity, la mamá cocinó entre otros platos, una tortilla de papa.

Tan deliciosa como se ve.

Ese día pasamos por una panadería cercana donde Pity y yo compramos dulces como si fuera el último día de nuestras vidas!

Mirad:

Pastisset.

Pity me comentaba de lo rico que es el pastisset relleno de cabello de ángel. Yo lo probé, me pareció muy agradable y luego me enteré que el cabello de ángel no es lo que yo pensaba! Yo creía que se trataba de una mezcla dulce hecha con fideos cabello de ángel, pero no.

El cabello de ángel es un dulce hecho con fibras de varios vegetales fibrosos como puede ser la calabaza, la batata, etc.

El relleno! Qué rico!

Continuamos con un mini brazo de gitano (lo que nosotros llamamos pionono) relleno de trufa de chocolate y con yema quemada por encima. Al lado verán unos postrecitos, se llaman tocinillo de cielo. Un dulce a base de yemas.

Olvídense del colesterol!

Seguimos con una porción de esta mini tarta de frutas, sobre una base finita finita de masa de hojaldre, crema pastelera y las frutas.

Facilísima de hacer y con algo tan sencillo y bien decorado, quedamos bárbaras!

Por último, con el café, unas pastas de té.

Lo que nosotros llamamos masas secas.

(No puedo creer que después de la tortilla y el guiso de arroz con pollo, hayamos comido todo lo dulce que acabo de detallar! No entiendo cómo sigo viva!)

Un lugar muy bonito que visitamos fue una panadería muy monona llamada Caelum que vende productos súper súper naturales hechos por las monjas. Hay galletitas, dulces, turrones, lo que te imagines y todos con ingredientes sin conservantes. También tiene una cafetería donde te podés sentar a comer y tomar un rico té o café.

Hermoso lugar!

Compré unas yemitas a las que no alcancé a sacarles fotos. Las yemitas son unos bomboncitos hechos de yema de huevo y azúcar.

Lo que no compré fueron estas galletitas… No sé, Pity me dijo lo que significaba en catalán, entonces no quise…

Digámoslo finamente: “gases” de monja.

No podía faltar el chocolate caliente con churros! Fuimos a una casa tradicional que tenía cola de gente por afuera, todas las tardes, para la hora de la merienda.

El chocolate como se toma en Barcelona es espesísimo y con crema batida por encima. El lugar se llama La Palleresa. Les recomiendo la taza tamaño para niños si quieren llegar conscientes a comer los churros.

Espeso y amarrrrrrrrrgo (me gusta así, chocolate con crema y ambos sin azúcar)

Obviamente, amigos, no podíamos no comer tapas. Aquí un ejemplo: Patatas bravas, pulpo a la gallega, champignones salteados y unos calamarcitos fritos.

Parece poco? Pues no!

Otro lugar hermoso al que fuimos a comprar es una tradicional panadería llamada Mauri.

A media mañana, Pity y yo nos deleitamos con:

Croquetas de pollo. Pity es fanática de las croquetas, como Ale.

Yo y una mini baguette con butifarra de huevo.

Disfruté tanto de mi paseo por Barcelona! Y me traje unos recuerditos. Fui al Corte Inglés y adivinen qué me compré!!?!?

Todo eso! Aunque los fiambres me los trajes del Mercat!

Gracias Pity! Gracias Barcelona!

Volveré!

Leandro Y Katie

Katie Price es súper famosa aquí y es odiada y amada por igual: amada por la working-class y las chicas que creen que mostrando el cuerpo es la única forma de ser “alguien” en la vida.

OK, no es que tampoco despierte odio desmedido, es sólo que algunos nos damos cuenta de que ser famoso no es lo más importante que puedas hacer con tu vida y que como mujer, rebajarte a ser un objeto, no es de lo más loable.

(Puntos de vista de alguien que se está poniendo vieja y empieza a ver todo desde otra perspectiva…)

Volviendo a Katie, ella empezó su carrera llamándose Jordan y por haber aparecido, en lolas, en la famosa página 3 del diario The Sun.

Reconozco, sí, es preciosa, tiene una cara única y a pesar de todas las cirugías que tiene hechas, toda la cama solar que acumula y el maquillaje bestial que porta siempre, sigue siendo linda!

Es una estrella de la tele, tiene programas que se centran en su vida, tiene 3 hijos, el mayor con serios problemas y dos chiquitos que tuvo con su ante último marido, Peter André.

Resumiendo, Katie es tapa de revistas haga lo que haga. Tiene la costumbre de súper emborracharse y hacer papelones. Suele mostrar las lolas cuando se pasa de copas, la chica. Ella es lo que aquí se denomina glamour model y en Argentina se denomina vedette: muestra el cuerpo, no canta ni baila (ella lo intentó y fue un desastre!) pero a la gente le interesa igual. Les cae bien.

Ahora está en todas las revistas con este chico, Leandro Penna! Y todos quieren saber quién es!

Todo porque Katie aparentemente pasó una noche con él y twitteó una foto de ellos juntos!

Ayer fui al supermercado con mi primo y no parábamos de reírnos, estaba en tapa de todas las revistas!

Dos tapas por aquí…

…dos tapas por acá…

Las notas.

Chicos, la Su en una revista británica!!!

Pobre Susana! Dicen de Alejandro (no se llama Leandro!?!?!) que fue novio de Brenda Gandini y de Susana Giménez, de 67 años, una presentadora de la tele, parecida a Jordan pero más vieja. Y agrega la palabra cringe, que es como decir “qué impresión” o “qué vergüencita“.

Cómo nos hacemos conocidos los argentinos, eh? Qué “penna” que sea por este motivo!!!

La imagen de Twitter que causó la “conmoción”!!!

Yo lo veo re parecido a Ricky Martin cuando estaba en Menudo. Ustedes?

Pity Alicia Barcelona

Siempre lo digo, en Barcelona me siento a gusto, más que en cualquier otra ciudad de España. Será el aire que se respira, será que me parece una ciudad franca, abierta… Es difícil describirlo.

Pasé 4 días maravillosos con Pity y su familia, 4 días donde Barcelona nos vio comer, charlar y caminar desde todos los ángulos!

Fue muy energizante redescubrir esta querida ciudad y también visitar sitios a los cuales tenía planeado ir en mi anterior vez aquí y no se dio por la lluvia.

Pues estos días fueron de pura revancha: sol, cielo azul sin nubes y 21 grados! Qué más se puede pedir?

Los padres de Pity son amorosos, muy graciosos y alegres y la verdad es que me trataron como si fuera de la familia. Aquí estoy con ellos y con Boy:

Esta foto me encanta! No está ideal para tapa de “Hola”?

Cada día comenzaba con un muy argentino mate cocido acompañado de una muy catalana tostada con ajo y tomate frotado por encima y luego salíamos a caminar.


Monumento a Colón detrás de un mercadillo.

Edificio de las Aduanas, Gobierno Militar, Autoridad Portuaria y el cuarto…


Y ahí, enfrente, cuántos barcos, en la rambla del mar!

El mar!

Había personas que hacían esculturas con la arena. Me gustó la de unos monitos y mientras le sacaba una foto, escuché a una mujer que le decía a unos chicos:

“Este es el secreto de un matrimonio feliz”

Hay muchos tesoros históricos, muchas ruinas romanas. Una de las cosas que más me sorprendieron fue ver El Templo de Augusto. Se ven las columnas tan bien conservadas y están en un lugar techado con vidrio por lo que entra la luz natural y a la noche es iluminado.

Construido aproximadamente en el año I DC.

España en general se caracteriza por esas plazas tan bonitas… En Barcelona, aparecen donde menos te las esperás. Si caminás por las calles que cruzan la rambla, podés llevarte agradables sorpresas.

Plazas de estilos varios.


Antigua casa de paraguas. Se ve un dragón a la izquierda.

La última vez que estuve en esta hermosa ciudad, me quedé con las ganas de visitar el gigante (y tan de moda ahora) Parque Güell, todo diseñado por Gaudí.

Eusebi Güel fue quien encargó a Gaudí este proyecto.

La estrella es un dragón que está a la entrada, todo cubierto de mosaiquitos. Algunos dicen que en realidad es una salamandra.

Al fin lo conozco!

A la salida, una chica, por un euro, te da unos casquitos y posás con ella. El disfraz estaba tan bien hecho que cuando movía los brazos, parecían los del dragón!

Yo contenta pero Pity no estaba muy convencida!

Fui al Tibidabo! Es una montaña donde hay una catedral, juegos y una vista fabulosa de Barcelona. Les recomiendo tomar el colectivo hasta la parada más cercana o un taxi. Es que si te tomás el subte, la estación donde te tenés que bajar es un poco alejada y el camino para llegar es muy empinado y por lo tanto, cansador.

La vista, los juegos y el Templo Expiatorio del Sagrado Corazón.

Luego se puede bajar primero con el funicular y tomar el tranvía azul, mi primera vez en uno!

Pity es súper divertida!

Era carnaval y se veía a la gente disfrazada.

Los niños…

Y los no tan niños!

A la noche hubo un desfile de carnaval, una sana diversión, por cierto: Fue agradable ver a muchos disfrazados, contentos… No se tiraba ni agua ni papel picado ni espuma y nadie se molestaba.


Catalanes divertidos!

Desfilaron 34 comparsas, la mayoría eran de Bolivia. Conté 6 comparsas de este país. También había de Colombia. Yo esperaba ver alguna de Argentina y realmente no sé si la hubo porque me fui antes de que terminara, estaba re cansada!

Los trajes eran hermosos y muy decorados!

Como siempre me pasa, me quedaron un montón de fotos de lugares para mostrar y traté de hacer un resumen de estos 4 días que fueron muy intensos, disfrutando de la hermosa Barcelona y de su gente.