El Instinto

A mi papá le gustaba mucho ver documentales sobre la vida silvestre. Durante mi infancia y adolescencia, recuerdo haberme aburrido hasta el hartazgo los sábados a la hora del almuerzo.

Sin embargo por ahí me enganchaba con alguna imagen que uno no se podía explicar cómo los animalitos tenían esas conductas. A mi sorpresa, mamá comentaba “Lo que son los animalitos, eh?” y papá razonaba “Es el instinto.”

Y si bien los seres humanos nos destacamos por, justamente, el razonamiento, por supuesto que muchos de nuestros actos están guiados por el instinto o como algunos por ahí dicen, intuición. (Será lo mismo?).

Hay situaciones en que a uno el instinto lo domina (para qué especificar, no?) pero mi reflexión viene a cuenta de ver una fotografía que me recordó algo que hice sin saber que era (por decirlo de alguna manera) común:

La foto muestra a la madrastra de un soldado americano de 28 años que murió en Afghanistán. Ella está sosteniendo una camisa que el chico dejó en su habitación.

Al poco tiempo de fallecer mi hermana yo buscaba en sus cajones su ropa, para olerla. Y no me detenía a pensar por qué. Simplemente lo hacía.

En ese año, 1994, se estrenó una película llamada Legends of the Fall (no me acuerdo del nombre en español) y en una escena el personaje de Brad Pitt hacía lo mismo con la ropa de su mujer que había fallecido.

Ahí entonces comprendí que hay comportamientos instintivos inherentes a todo ser humano y cómo siendo todos tan distintos, terminamos teniendo las mismas actitudes, sin nunca antes haberlas visto realizar.