La Tecnología Y Yo

Allá por 1995, al comienzo del año escolar, fui a comprar unos libros para mi trabajo y me mostraron unos jueguitos didácticos para la compu. Me parecieron geniales y dije: “Tengo que aprender a usar una computadora YA!” y me fui al IAC de Quilmes donde cada sábado desde las 10 de la mañana hasta las 15 aprendía Windows, Word, Excel, blah blah, blah.

Terminé el curso y me compré una compu con impresora. Al momento de averiguar presupuesto, por primera vez escuché la palabra “clon”. Qué sofisticado me parecía ese vocablo en esa época!

Cuando prendí la compu en casa, descubro que tenía Windows 95 y yo había aprendido con el anterior. Así que fue casi como empezar de cero. Pero no me importó.

En realidad, no era mi primera vez ante una computadora. En 1986 teníamos computación en el colegio pero no me interesaba para nada: todo era BASIC, monitores horribles en blanco y negro y primero había que escribir en papel, con diagramas, lo que pensabas programar o qué diablos hacer.

Pero cuando aprendés a usar una compu (o laptop, netbook, etc.), el mundo, habrán notado, toma otra dimensión y conforme avanza la tecnología, tenemos que aprender a lidiar con aparatitos todos los días.

En mi caso, me rehusaba a usar celular porque imaginaba (con mi gran poder de premonición) que no sería necesario. Por supuesto, estando casada con un techie, no me queda otra que tener uno y odio que me lo cambie todos los años.

Hasta hace poco venía feliz con mi celular con botoncitos. Pues no, insisitió y ahora tengo un Android, de esos parecidos al iPhone, o sea que no tiene teclado y es todo al tacto.

Cuánto lo odio. Porque muchas veces estos aparatitos cuanto más sofisticados, más delicados: Que querés tocar un botón y si un milímetro más de tu dedo toca el de al lado, se abre el de al lado. Si tenés dedos gordos, olvidate, es un horror. Que si te movés para un lado, se corta. Que como tiene tantas aplicaciones, la batería no dura nada.

Ay por favor! Basta! Y mi preocupación es: o yo me estoy volviendo vieja y cada vez más huraña a aprender cosas nuevas tecnológicas o es que todo avanza tan rápido que cuando termino de aprender a usar una cosa, zas!, aparece una nueva, más sofisticada y por consiguiente más difícil de usar!

Tengo interminables debates con Ale. Él no entiende que esos aparatos están diseñados por gente como él, tan nerd que tienen una estructura de pensamiento y razonamiento distinta (y que eso no significa necesariamente que sean seres humanos superiores) al que podamos tener vos, yo o el de al lado y que a ellos les tirás un aparato nuevo y ya está, ya lo saben usar.

Pero claro, eso da para otro post, interminable como cuando hablamos de eso con Ale.

Por lo pronto, quién mejor que la genia (para mí, eso es un genio: una persona que sabe hacer humor) de Ellen DeGeneres tratando de llamar a su esposa Portia de Rossi mostrando, en un videíto de menos de un minuto, esto que quise expresar con tantas palabras.

El video está en inglés pero se entiende perfectamente.