La Bond Street Y La Nieve

En Argentina, cuando un adolescente dice “la Bond Street” o bien “la bon estrit“, se refiere a una galería que hay sobre la Avenida Santa Fe, en Buenos Aires. Es famosa por los locales donde se hacen tatuajes, disquerías under y demás.

Cuando a Deborita un día le comenté que anduve por Bond Street (acá, en Londres), ella, tan gótica, me preguntó sorprendida: “Y están buenos los locales de tatuajes?”

Nada más lejos! En Londres, Bond Street es sinónimo de negocios de marcas caras y bien top. En realidad, se la conoce como Bond Street pero la calle se divide en dos, en New Bond Street y Old Bond Street.

Pues nada, información de introducción para contarles que hoy anduve dando vueltas por allí para ver cómo habían decorado los locales para esta época de Navidad.

Hace un par de años mostré las luces de Navidad y las vidrieras de Selfridges. Este año, las luces sobre Oxford Street y Regent’s Street no son diferentes y sí las que están sobre Carnaby Street, con ese Papá Noel disfrazado de astronauta.

Papá Noel galáctico.

Pero volviendo a Bond Street, hoy con más razón quise ir porque estaba nevando!

Qué lindo es Londres cuando nieva y cuánto me gusta caminar con el tiempo así! No me importa el frío en la cara, el rojo y el verde navideño están en todos lados y le queda tan bien a Londres!

La mayoría de los locales están decorados por afuera y me llamó la atención que los locales de Burberry y Louis Vuitton no lo estuvieran.

Aquí están las más lindas:

Ralph Lauren niños.

Tiffany & Co.

Ralph Lauren.

Más vidrieras.

Pero la más linda y fabulosa de todas es la de Cartier.

Con moño y todo!

Cuando volví a casa, seguía nevando!

Copitos gordos.

Parecen las diez de la noche, no? Eran las 5 y media de la tarde!!!

Nosotras Y Los Mitos

Donde entra el mito, hay ignorancia.

Quién sabe si será por cierta tradición machista en la sociedad que hay muchos mitos con lo femenino. Creo yo, debe ser, porque a lo mejor, a lo largo de la historia, indagar en el ser femenino era considerado malgastar el tiempo: Para qué investigar, no?

Me parece que, en general, las mujeres somos educadas desde lo represivo (“No hagas eso”, “No toques ahí”, “No mires eso”, etc.) que desde lo permitido a experimentar.

A lo mejor dos o tres generaciones atrás, era muy común que, desde niñas, las mujeres tuvieran una educación muy represiva. Pero por experiencia propia, sé que un buen libro es el mejor antídoto a tanto mito.

Jamás me enteré por mi mamá cómo nacían los bebés y qué era menstruar (Lo aprendí como “periodo”, con acento en la primera “o”, qué palabra más horrenda). A mí me lo contó Miriam y creo que habrá sido para la época en que ella se enteró y a alguien se lo tenía que contar!

Ella tenía 11, yo 8 y viajábamos juntas a inglés. Ergo, había tiempo para hablar. Por supuesto que la versión que me contaba Miriam distaba bastante de lo que es la realidad y sin embargo, a mí no se me ocurrió preguntarle a mamá si todo eso era cierto. Bueno, creo que en lo que Miriam contaba estaba implícito que todo era un secreto y que no se debía divulgar que yo ya sabía todo.

Mamá habrá intuido algo ya que un día, como quien no quiere la cosa, me dio un librito sobre la menstruación y sobre el uso de toallitas higiénicas (auspiciado por toallitas Modess). Lo leí mil veces y aprendí:

– que una se podía lavar la cabeza y que no se cortaba.

– que se podía hacer deportes en esos días sin por eso correr riesgos de nada.

Y así como nos reíamos cuando mamá nos contaba que a ella de chica su mamá le decía que si dejaba el cepillo con sus cabellos por ahí y un sapo se enredaba en ellos, ella se volvería loca, yo desafiaba a mamá bañándome o lavándome la cabeza cuando me venía. Ahí mamá no se reía nada. Pero el tiempo le demostró que todo era un mito.

Sé que hay muchísimos más y, francamente, creo que estoy acertada al decir que todavía algunos gozan de muy buena salud.

Me gustaría saber: Con qué mitos creciste vos?

No, Todavía No Me Voy

Ayer me equivoqué.

Hacía bastante que me había llegado un mail de la empresa de dulce de leche iLolay que me proponía hacer un post o subir sus logos y/o posters a mi blog para acceder a su concurso “Repatriá a un argentino”.

Lo leí por arriba, no presté mucha atención pero Ale insistió, mandé un par de mails preguntando algunas cosas (entre otras, qué beneficios -y ni pensé en lo monetario- me podría traer) y como me contestaron nada interesante, decidí olvidarme. Leí las bases y la forma de votar y era recontra complicado, además de que había que poner un montón de datos personales.

No.

Pero ayer me llegó un mail de alguien que me había postulado, que ni sé quién es. Entonces dije, bueh, ok, dale, me postulo… Aunque me daba cierta vergüencita ajena porque capaz que hay otras personas que hace añares que no van a Argentina y hasta ahora tengo la fortuna de ir todos los años.

La cuestión es que puse un post, mandé mails y más o menos todos me preguntaban “Pero cómo? Ya te querés volver?”

Y, no! No sé cómo estará encarada la publicidad en Argentina pero por lo que leí no me daba la idea de querer repatriar un argentino para que se volviera a vivir… Yo pensaba que era para repatriarlo por unas semanas, para ver la familia y /o amigos…

Mah, si, borré todo. Mi postulación igual sigue ahí pero me da cosa que haya que poner tantos datos personales, sacarse fotos con potes de dulce de leche para triplicar votos… Nadie tiene tiempo para tanto.

Así que, pues, renuncio a este juego o concurso. Me sigue gustando Londres y por el momento no pienso repatriarme y no es porque no quiera volver a vivir en mi país. Siento que todavía no es nuestro tiempo de volver. Algún día lo será.

Y entonces, volveremos y haremos fogones.

Matecito con picada en Época de Quesos, Tandil. Año 2006.

La Del Medio

Este dibujo es más que gráfico!

En tu infancia…

… eras muy independiente y muy rebelde?

… creías que eras adoptado/a y que nadie te quería?

Entonces como yo, sos el/la del medio.

Ok, tampoco es para generalizar pero realmente, los hijos del medio nos caracterizamos por lo descripto arriba. Mi amigo Gerar, hijo del medio; mi amiga Pity, hija del medio; mi primo Sergio, hijo del medio y otros casos que conozco, todos hemos tomado un rumbo diferente al de nuestros hermanos; hemos sido, me parece, más arriesgados, más de buscarnos nuestras propias aventuras y nuestro lugar…

Por lo menos cada vez que me junto con uno u otro, terminamos concluyendo lo mismo y a la vez nos contamos ejemplos que conocemos de casos parecidos.

Es que los hijos del medio somos los grises para nuestros padres: No llegamos al mundo con la estridencia y expectativa con la que llegó el primero ni somos el benjamín mimado como lo es el tercero.

Y creo que todo lo que hacemos está enfocado a darnos un lugar, primero en la familia y luego en la vida.

Sí que la tenemos que remar nosotros! Para darnos nuestro propio lugar en la familia tenemos que trabajar el doble: No serán nuestros padres tan rigurosos como lo son con el primogénito pero tampoco serán tan flexibles como lo son con el más chico.

Una vez lo comenté al pasar cuando iba a la psicóloga y ella dijo: “Ay, cómo puede ser que todos los hijos del medio se quejen de lo mismo! Hasta mi hermana, que es hija del medio, dice lo mismo que vos!”

Cómo es tu caso? Sos del medio también? O tenés un hijo del medio?

Desayuno (casi) Inglés

Cada vez que, por alguna razón, salía el tema del desayuno inglés típico, yo decía: “Cómo pueden comer eso a la mañana… Yo vomito…”

De sólo pensar que uno recién levantado con el estómago vacío sea capaz de comer algo tan pesado…

Es más, recuerdo que hace muchos años, cuando vine por segunda vez a pasear, en un Bed and Breakfast me preguntaron cómo quería mi desayuno al día siguiente; miré el menú y elegí lo que pude: tocino con tostada y unos tomates crudos y té con leche.

Sin embargo uno cambia. O no sé qué es. Si el aire que se respira acá o los hábitos que cambian o ver que todo el mundo hace lo mismo o la simple curiosidad, te lleva a probar lo que vos alguna vez juraste nunca hacer.

Tomar un gran desayuno inglés es lo mejor cuando uno se encuentra de viaje. Te da energía y te da fuerzas.

Si estamos en un hotel donde uno se sirve el desayuno, comienzo con un par de lonjas de algún fiambre y una de queso, sin galletitas. Sigo con unos huevos revueltos u omelette si los preparan ahí mismo con tocino y una tostada y si hay, hongos que me encantan. Y a la vez voy tomando té con leche. Si me acordé, llevo mi propio saquito de mate cocido. Luego busco alguna torta o factura chiquita, o sea, algo dulce y termino siempre con una ensalada de frutas. Y por último, un vaso de jugo de naranja o pomelo y un vaso de agua.

Con TODO ESO, estoy lista para enfrentar un día de puro paseo y no me da hambre hasta las 4 o 5 de la tarde, lo cual es muy conveniente porque no hay que interrumpir la marcha para ir a comer. Después de un almuerzo, generalmente te agarra tal modorra o sueñito que no te dan muchas ganas de seguir paseando. Por lo menos eso me pasa a mí.

El típico desayuno inglés contiene todo lo que describí aquí y te pruebo todo menos los porotos con salsa (baked beans).

Me encanta preparar un gran desayuno cada tanto. El bacon lo hago al horno y los huevos revueltos los aprendí a hacer gracias a un video de Gordon. A veces, cuando nos levantamos tarde, sea un sábado o domingo, me da ganas de mimar a Ale con un desayuno cargadito aunque adaptado a nuestros gustos.

Este es uno que preparé hace poco.

Mi desayuno: huevos revueltos, tocino, hongos y una medialuna calentita.

Desayuno de Ale: tocino, huevos revueltos, croquetas de papa (se las compró él) y una medialuna, todo cocinado en el horno.

A mi casa han venido algunas amigas profesoras de inglés tan dispuestas a vivir lo inglés pero cuando les propuse hacerles un desayuno así aceptaron con una condición: que se los diera como cena!

Y ustedes qué desayuno probarían: el mío o el de Ale? O los dos!??!

Escribir Con Lapicera

Tarjetas y más tarjetas!

Hace poco vi escrito el nombre de un niño de 10 años. Lo había escrito él mismo, su nombre y apellido con una caligrafía grandota, temblorosa y no había utilizado las letras mayúsculas. Como no tengo chicos puedo pecar de generalizadora pero pensé: “Ah… Ahora se ven las consecuencias de tanta compu…”

Es que, quién escribe con lapicera hoy en día? Salvo que completes un formulario o sea algo al pasar, no? Yo misma me sorprendí hace muchos años cuando para un trabajo exigían mandar una carta de presentación manuscrita y me costó ho-rro-res hacerla! Porque por cada pequeño error, hacía la hoja un bollito y volvía a empezar. Me daba cuenta que me costaba dibujar las letras parejas. Y hace poco conversando con mi amiga Ara, ella también me contaba que su letra había desmejorado.

Durante mi infancia, mi entretenimiento favorito era escribir. Leía, sí, pero también escribía. Inventaba cuentos o poemas y a partir de los 11 empecé a escribir mi diario. Y no paré. Todavía escribo mi diario pero ya es más esporádico (tengo un blog…)

Pero para mí, la palabra escrita a mano sigue siendo de mucha importancia y considero que es otra forma de demostrar cariño a los demás. Cuando fui más grande, todavía viviendo en Argentina, cuando se acercaban las fiestas hacía una lista de 10 personas a quienes ese año les mandaría una postal navideña. Me encantaba! Yo no recibía nunca ninguna pero eso no me detenía a que yo las mandase!

Ahora vivo en el país soñado: Este es el país de las tarjetas! Aquí los negocios que venden tarjetas son muchos y son gigantes! La gente se manda tarjetas religiosamente! Por supuesto que están las de cumpleaños y guay de que te olvides de mandarlas! Aunque muchos zafan con el email, se considera good manners enviar una tarjeta. Obviamente que también hay para el Día de la Madre, del Padre, etc. Pero las que son de cumpleaños vienen por temas: cumpleaños de la madre, del padre, del sobrino/a, del amigo, del abuelo, etc.

Sección femenina: para la hija, la esposa, la tía, la madre, etc.

Hay tarjetas de condolencias que se mandan al enterarte del fallecimiento de alguien (o de la mascota) y en el funeral, generalmente se ponen todas las recibidas en un lugar importante, donde se puedan ver bien.

Hay tarjetas THANK YOU. Son tarjetas que enviás para agradecer a alguien por algo, ya sea por un regalo que te hayan hecho, por haberte invitado a la casa (esto ya ronda lo muy formal y algo antiguo) o por lo que sea que le quieras agradecer a alguien.

Otras tarjetas son para avisarte que reserves un día en especial. Por ejemplo, si es que te estás por casar, les mandás una tarjeta a un futuro invitado para avisarle que ese día no se comprometa a otra cosa y así te asegurás de que venga. Después, más adelante, se le enviará la tarjeta de invitación propiamente dicha.

Como hay TANTOS temas y hay tantos negocios, hay mucha competencia. Un negocio lindo que visito seguido para comprar tarjetas es Clinton Cards. Otro, un poco más caro, es Cards Galore.

Pero Tita Baratita sabe que igual hay tarjetas bellas que vienen en packs de 10 o 20, muchas veces a £1 o £2 y además, de excelente calidad! Tita se dirige a Cards Factory y hace revuelo!

Tengo una caja grande llena de tarjetas que compro todos los años para ir renovando el stock. El estar lejos no significa que me olvide de los cumpleaños, sobre todo de mis niños a quien les envío tarjetas por sus cumpleaños todos los años. Me encanta! Cada vez que llevo una tarjeta al correo, la miro con detenimiento antes de deslizarla por la ranura del buzón, deseando que llegue bien. (Porque con los de Correo Argentino nunca se sabe! Lo digo por experiencia!)

Para niños.

Es así que, a pesar de que ciertas costumbres ya no estén de moda o se van perdiendo, a mí me gusta mantenerlas por el sólo hecho de que me hace bien y me hace sentir más cerca de la gente querida. Hace poco recibí una carta de Tía Elsa que me llenó de alegría y experimenté eso que me cuentan a veces que dicen en Argentina cuando llega alguna postal o tarjeta “Ay, por fin algo en el buzón que no es una factura para pagar!”

Loca Búsqueda 3


Hay gente que entra al blog desde el Google Reader, otros porque ven un ícono en otro blog, otros porque me conocen, pero hay muchos que entran desde algún buscador y la combinación de palabras que utilizan, los traen aquí.

Como siempre, los transcribo tal cual, con faltas de ortografía y todo.

me aprieto los granos vicio

se ve tan dificil que irse caminando hasta hong kong

COMO SE ESCRIBE QUIOSCO ?

kioscos de la selva donde vendan comida de la selva

Qué le dice un niño pobre a un niño rico que no quiere estudiar?

soy alicia y vivo en londres

con que sirvo un pure de arverjas

en que numero salio de la loteria del zodiaco 13 d0mingo

que haga frio en buenos aires en verano

¿QUE MUSEOS AY DE SERA

estoy mal de la panza puedo tomar mate cocido

voy a festejar mi cumpleaños alguien sabe de un show de imitadores o trasvestis

shrek rompe piernas galleta

que hago con el laurel envuelto en el papel una vez q termine de rendir el examen

Loquísimo, no?

Desventuras Con Una Torta

Hace unos fines de semana cumplía un añito la hija de unos amigos argentinos. Me ofrecí a regalarle la torta y estuve pensando cómo hacerla y de qué sabor.

Cuando se trata de planear algo qué cocinar, soy muy meticulosa y generalmente voy construyendo todo mentalmente; cada día imagino algo nuevo o cambio algo y todo ocurre en mi imaginación. Tener esas imágenes mentales me llena de suficiente optimismo y confianza en mí misma para poner manos a la obra.

Claro que cuando yo hablo de imaginación no quiero decir, necesariamente, que el diseño también está incluído. Yo planeo qué y cómo cocinar. Pero para decorar, me ayudé de algunas revistas para sacar ideas.

En fin. Decidí hacer una torta sencilla de dos pisos. Abajo de chocolate, arriba de limón. Busqué una receta de torta de chocolate distinta y la que encontré resultó, además de original, deliciosa.

Pero no vivimos en el país del dulce de leche, y ni hablar del país del dulce de leche repostero. El dulce de leche repostero es un dulce de leche más consistente que el común y en Argentina no nos damos cuenta de cuánto nos ayuda al decorar una torta: Es el “pegote” ideal para unir bizcochuelos, adherirle el fondant, etc.

Cómo nos las arreglamos aquí? Generalmente se usa una mezcla llamada buttercream (la que se usa para decorar los cupcakes) que se puede hacer de cualquier gusto usando una receta base de manteca y azúcar impalpable.

Puaj? No realmente. Creo que si no dijeras que es a base de manteca, nadie se da cuenta.

El cumpleaños era un sábado así que el jueves horneé la torta de chocolate en un molde no muy alto y tres tortas chicas de limón.

El viernes, después de trabajar, cansada pero tratando de olvidarme de que me sentía así (porque si no, te sale todo mal o por lo menos yo no me puedo concentrar) empecé a decorar la torta.

Primero hice la buttercream de chocolate y temiendo que tuviera mucho gusto a manteca, le agregué unas gotitas de escencia de menta.

Luego corté la torta de chocolate por la mitad y usé la buttercream para emparejar la base


Y cuando le hube puesto la parte de arriba, la cubrí y la emparejé toda.


El siguiente paso fue cubrirla con mazapán, como aprendí en el college. Este mazapán que compré fue el único que encontré en el supermercado y decía “golden marzipan” (mazapán dorado). Oh! Era sólo mazapán amarillo!

No importó, total iba abajo. Lo amasé parejito y cubrí la torta.


Amasé un fondant después de agregarle unas gotitas de colorante rojo. Humedecí con un pincel con agua todo el mazapán y cubrí la torta con el fondant.


Para todo hay modas y no sé cómo será en Argentina, pero aquí es muy común “esconder” las imperfecciones de la base pegándole una cinta. Esa combinación comestible-no comestible no es muy de mi agrado pero debo confesar que te saca de apuros.

Vi la torta así y dije “Bueh, la hago de un piso, ya está.” Tomé una especie de regla al cual se le puede ajustar cualquier letra y armar frases para marcar la torta. Me decidí por un original FELIZ CUMPLE.

Les había dicho que estaba cansada?

Horror!

Rápido (estaba sola!) como si quisiese cubrir una gran vergüenza, cubrí de buttercream esa frase y le pegué una pequeña torta de limón que por suerte había horneado.

La cubrí de fondant dorado y voilà!

Zafé!

Les dejo la receta del buttercream de chocolate que rinde muchísimo! Me sobró bastante así que lo puse en un tupper y lo guardé en el freezer.

Para una torta de 20 cm yo hice la receta con estas cantidades y les recomiendo hacer la mitad.

Ingredientes:

225 gr de manteca blanda
450g de azúcar impalpable

Para la de chocolate:

Una cucharada de cacao o 25g de chocolate derretido por cada 50g de manteca y se le agrega una vez que la manteca esté mezclada con el azúcar.

Ustedes qué crema usan si no es dulce de leche?

Feliz cumple Lucía!!!

Viva La Diferencia!

Aquí hay un programa que se llama Strictly Come Dancing, un formato de la BBC que se exportó a varios países: en USA se lo conoce como Dancing With The Stars y en Argentina como Bailando Por Un Sueño.

Sinceramente, nunca vi SCD ni sé qué días está ni a qué hora pero tiene buena audiencia y en el diario salen notas de qué pasó y no les presto mucha atención. Aunque me acuerdo de una nota que salió una vez que se refería a que mucha gente llamó quejándose a la producción del programa porque una bailarina giró, se le levantó la pollera (la falda, amigos de España) y se le vio que no tenía puesta su malla de baile sino que tenía una bombacha común y se le veían un poco los cachetes de la cola.

Quelle horreur!

Y hace un par de semanas salió en el diario una nota en The Mail On Sunday donde publicaban que (oh!) un hombre bailó topless (un hombre!) y lo que bailaba con su compañera fue un paso doble muy sensual.

En realidad el bailarín es Gavin Henson, un rugbier muy famoso que se acaba de separar de la galesa Charlotte Church, con quien tuvo dos hijos.

Si esto que bailan es un paso doble, yo soy Angelina Jolie!

Esta danza escandalosa fue televisada el 31 de octubre y yo leí la noticia el 1 de noviembre.

Esa semana justamente, en Argentina hubo un gran escándalo gran en el programa Bailando Por Un Sueño: fue el lunes 25 de octubre, cuando dos bailarines de Argentina hicieron un strip-dance y terminó… Mírenlo ustedes!

Lo pueden ver (y en el final van a saber por qué escribo esto) pulsando aquí.

De todas formas, el escándalo, creo, se desinfló un poco porque al otro día de la emisión del programa, murió Kirchner e importaron otras noticias.

Puede ser entendible que haya personas que se sientan ofendidas y llamen a la BBC para quejarse. SCD se supone es un programa para toda la familia.

Pero al mismo tiempo, en la televisión abierta de aquí, después de las 10 pm, hay programas donde se muestran hombres y mujeres completamente desnudos ya sea con fines médicos, educativos o estéticos.

Y sé que en Argentina muchas escenas de tono procaz se emiten a cualquier hora de la tarde.

Entonces es cuando me digo que todo depende del cristal con que se mire: Lo que para unos puede ser una tontera o algo cotidiano de ver en la tele, para otros es un verdadero escándalo.

(Creo que no sólo cabe comparar las performances… También se pueden comparar el animador y el jurado!!! Y no hace falta saber inglés!)

Winchester

Pity y yo desde el mirador de Westgate.

El fin de semana pasado, visitamos con Pity la hermosa ciudad de Winchester.

Winchester se encuentra en el condado de Hampshire, a 1 hora 45 minutos en tren desde Londres y vale la pena el viaje. Bueno, para nosotras estuvo buenísimo porque no paramos de hablar!

Al llegar a la estación, caminamos guiadas con un mapa mientras pasábamos por parques y plazas con hermosos colores de otoño.

Plazas y parques.

Enseguida llegamos al centro de la ciudad, donde lo primero que ves es la estatua del rey anglosajón (Anglo-Saxon) Alfred The Great, quien lo fue desde el año 871 al 899 y defendió a la ciudad de los vikingos.

King Alfred The Great.

Caminar por Winchester me hizo acordar a Canterbury. Tiene aires medievales y también como Canterbury, esta ciudad también tiene ruinas romanas.

Es pequeña, se recorre con facilidad y es para ir a pasear un día caminando tranquilos.

Ahí nomás de la estatua ya se empiezan a divisar esos edificios tan preciosos que se descubren en cada ciudad o pueblo de este país. A lo mejor, muchos se parecen con otros pero no dejan de tener su encanto.

Winchester Guildhall.

Winchester City Council.

The Welcome Gospel Hall.

No podía faltar una catedral. La Catedral de Winchester es la más larga de Europa y originalmente fue construida en 1079 y aquí se encuentra la tumba de Jane Austen.

Vista de un costado. Es tan grande que no es fácil sacarle fotos!

Vista de adentro. Lo dorado es una placa que marca la tumba de Jane Austen.

Para fanáticos de esta escritora, les cuento que también está la casa donde vivió sus últimos días y donde falleció.

La última casa de Jane Austen.

Descubrimos el Westgate Museum.

The Westgate.

En rigor, es una entrada a la ciudad, de la época de la Edad Media y actualmente tiene un pequeño museo y unas escaleritas que te llevan a una parte alta desde donde tenés esta vista:


Al costado nomás del Westgate, hacia la izquierda, sale el camino que te lleva a Winchester Castle, un castillo fundado en 1067, del cual sólo queda el Great Hall que se construyó entre 1222 y 1235.

Una emoción realmente, sabíamos que veríamos la famosa mesa redonda del rey Arturo, que nunca existió, pero bueno, la mesa es la original construida en el siglo XIII y repintada como se ve ahora, en la época de Henry VIII.

Por entrar al Great Hall.

Cuando nos estábamos acercando, salió un hombre al cual le escuchamos decir: “La mesa, en realidad, está colgada de una pared…”

Ay, la cara de Pity cuando lo escuchó!!!

Qué desilusión!!!

Nos imaginábamos que íbamos a ver la mesa como tal, sobre sus patas sobre el suelo…

Pero igual estuvo bueno entrar.

Imágenes de La Mesa Redonda.

El hall es gigante y al costado de dicha mesa se encuentra una estatua de la Reina Victoria.


También había hermosos vitraux y un gran portón de acero inoxidable que fue construido como un regalo de la gente de Hampshire en conmemoración del casamiento de Charles con Diana en 1981.

Y en las paredes están escritos los nombres de los miembros del Parlamento de Hampshire desde 1283 hasta 1868.

Por suerte nos tocó un día de otoño con sol pero cuando fue cayendo el sol, el frío se empezó a sentir. Así que dejamos Winchester después de haber comido unas sabrosas hamburguesas de verdad, en un pub irlandés.

Algunas cosas que vimos por allí, mientras paseábamos:

The Mill. Un molino de agua restaurado.

Preciosa esta casa de estilo Tudor, al costado de The Pilgrims School.

Dean Garnier Garden, un jardín dentro del predio de la catedral, para que disfruten todos.

Tumbas y ruinas.