Hola Susana!

Ni una diva total, ni una mujer fatal.

Estuve con Susana.

Cual Lorna, te cuento que es cierto, estuve con Susana… hace 10 años!

Mamá no se perdió jamás un programa de Susana Giménez desde que empezó en 1987. Y como durante varios años estuvo al mediodía, yo no la veía.

Sí la empecé a ver cuando el programa pasó a la noche, si algún día volvía temprano de la facultad. Y la verdad es que ella será divertida e inocente (para las cámaras) pero no me enganchaba mucho.

Corría el año 2000. Había varios días que llegaba temprano de la facu y mientras cenaba, miraba a Susana. Ese año me enganché porque dos veces por semana presentaba dos juegos: Uno, que no me acuerdo cómo se llamaba, consistía en subir escalones y apretar botones y el otro, mi preferido, “Esto me SUena”.

Este juego se trataba de adivinar el nombre de una canción.

Ese me gustaba aunque mientras cenaba, yo me ahogaba viendo a los participantes cuando no adivinaban los temas que yo sí! Me acuerdo que me adivinaba casi todas, una vez pasaron temas de comedias musicales, las sabía, pasaban temas de los que fueran, yo, no exagero el 80- 90% las adivinaba!

Y se me ocurrió participar. Los premios eran dinero y el premio mayor un viaje a España. Era setiembre, estaba sola y quería irme de viaje a Australia pero para ese entonces, la bonanza de los noventa se estaba terminando y cada vez costaba más ahorrar.

Entonces vi que participar del programa de Susana era una forma rápida de juntar algo de dinero.

Llamé al número que apareció en pantalla. Daba ocupado. Creyendo que me iba a atender un mensaje grabado que me pidiera dejar mis datos, insistí. Muchísimo. Llamaba a cualquier hora, cualquier día, y nada, daba ocupado SIEMPRE.

Indignada, mandé un mail a TELEFE (el canal donde pasaban el programa) quejándome que para qué ponen un número en pantalla que no funciona!

Me contestaron enseguida y me dijeron que ese número sólo funcionaba de 17 a 17.30 horas!

Buenísimo! Llamé en esa hora y me atendieron! Poniendo mi mejor voz de segura y simpática y divertida, les dije que quería participar y me dijeron que cómo no y que tenía que participar de un cásting y que si podía ir tal día a tal hora.

Por supuesto! Fui el día y a la hora concertada y después de hacerme completar un cuestionario simple (del que recuerdo la última pregunta “Del 1 al 10, cómo te calificás físicamente? -No importa que tengas un rollito…”), me llamaron a un cuartito donde había una cámara prendida, un chico llamado Diego que me dio un micrófono y que ponía canciones en un grabador para que yo adivinara.

Me pidió que me presentara y me filmó toda la prueba. Había algunos temas que no adiviné pero me dijo que había hecho un buen promedio y que si no se daba participar en ese juego, si quería participar en el de los escalones.

Lo miré muy seria y muy firme le dije: “No, yo quiero participar en el Esto Me SUena”.

Ok. Pues a los días me llamaron para participar.

Fui con mi mamá y mi primo Sergio y su mamá.

Ellos se fueron a otro sector y a mí me llevaron a un camarín que compartí con mis dos rivales. Hablando con uno, nos enteramos que no sólo éramos de Quilmes sino que vivíamos a tres cuadras! Increíble!

Al rato me llamaron, me llevaron a otro lugar donde me peinaron y me maquillaron, donde lo hacen con todas las estreshas. No me acuerdo bien a quiénes ví pero sí recuerdo que eran periodistas y demás personas conocidas.

Cuando estuve lista, nos llevaron al estudio donde ensayamos. Un chico dijo “Yo hago de Susana y vamos a jugar con la banda tocando los temas en vivo.” Y nos explicó cómo utilizar esos botones para que suene una alarma. Nos dijo que, obviamente, los temas con los que practicaríamos no eran los que íbamos a escuchar en el momento de la grabación de este segmento del programa.

Comenzamos a jugar y me adivinaba todo! Estaba on fire! Cuando terminamos, volvimos al camarín los tres y yo por dentro deseaba “Ay, ojalá me vaya igual cuando grabemos…”

Una media hora después, nos volvieron a llevar al estudio, nos ubicaron donde íbamos a estar y apareció ESHA: SUSANA GIMENEZ. Vino, nos saludó con un hola y mientras hablaba con los productores la observé con detenimiento: No se imaginan (no me lo van a creer) pero por lo menos en esa época, Susana estaba súper flaca! Tenía el cuerpo de una chica joven, piernas largas pero lo que noté es que la ropa que tenía puesta era muy pero muy ajustada, estaba apretadísima y eso era lo que dejaba en evidencia un par de rollos.

Estaba maquillada y peinada y por las luces, no veías ninguna arruga. Por lo menos desde la distancia de donde me encontraba.

Jugamos.

Cuando se terminó de grabar todo, le pregunté a uno de los chicos de producción si podía ir a darle un beso a Susana. Me dijo “Sí, después”. Pero ese después nunca vino, Susana, así como apareció, así desapareció.

Qué cómo me fue?

La respuesta la tendrán el 5 de octubre, el día que se cumplen exactamente 10 años de la emisión del programa. Ese día subo el video!