Thames Festival 2010

Este festival se celebra todos los años y consiste en presentar diferentes actividades participativas y espectáculos de música, cine, teatro, etc., a lo largo de la costa del río Thames.

Fue este último fin de semana y se dividió en cuatro zonas y eran tantas las cosas para ver que entiendo por qué esto sucede entre un sábado y domingo: es imposible ver todo en un día, aunque había algunos eventos que sucedían o bien el sábado o bien el domingo.

Por ejemplo, hubo un carnaval que sólo estaba el domingo a la noche y un banquete sobre el puente Southwark que fue el sábado al mediodía.

A cuál creen ustedes que fuimos nosotros???

Casi al llegar al puente , habían cortado la calle y se podían ver los diferentes puestos de comida.

Había de todo:

Comida de Marruecos, por ejemplo.

Un puesto de comida vegetariana casi vacío.

Uno de los más visitados! El puesto de cervezas, por supuesto!

Pero mi olfato me llevaba más allá, sabía que en ninguno de esos puestos yo me iba a detener… Porque solita fui llegando hasta donde tenía que llegar…

El puesto de lechón rostizado!

Pero como allí mismo vi que también asaban cordero, pedí un poquito de cada uno. Y sin pan, con un poquito de rúcula. Ñam!

Parece poco pero no, eh! Me llenó! Pero estos ingleses! Te cortan toda la carne en pedacitos!

Uno podía comprar lo que quisiera y si querías, comías caminando o parado o sentado en la vereda (quién se va a sorprender aquí de eso!) o seguías caminando hasta llegar al puente mismo donde había dos mesas largas, larguísimas, blancas y te sentabas allí, a comer y charlar con gente desconocida o con amigos si ibas con ellos.

Hermoso espíritu de comunidad!

Ver eso fue buenísimo, la razón principal por la que fuimos, qué buena forma de compartir y pasar un buen rato!

Y miren qué sillas mononas para sentarse!!!

Nosotros preferimos caminar mientras comíamos y notamos que había muchas personas que tenían sombreros un tanto originales.

Algunos de los muchos.

Vi a unas chicas con este carrito:


y me dijeron que ellas te daban el sombrero que eligieras, te sacabas una foto en un stand que estaba por allí cerca y decías por qué brindarías. Algo simbólico pero simpático. En ese mismo stand también te daban sombreros para que los decoraras si querías.

También me detuve a charlar un rato con unos chicos que tenían un stand con muchas frutas y verduras y su misión era hacer entender que no importa qué forma tenga un fruto, es comestible lo mismo.

Esto es porque hay muchos supermercados que tiran frutas y verduras en buen estado porque no tienen la forma tradicional. Por ejemplo, como muestra esta pizarra:

Al rescate de la fruta.

Leí sobre eso hace un tiempo en los diarios y las cifras son preocupantes. Según los chicos del stand, el casi billón de personas que sufren de malnutrición en el mundo, podrían dejar de sufrir esto con menos de un cuarto de la cantidad de comida que los EEUU, el Reino Unido y Europa tiran.

Im-pre-sio-nan-te.

Había muchas actividades para los niños.

Acá decoraban galletitas.

Un stand de una harina les enseñaba a amasar.

Con la ayuda de mayores, muchos esculpían zapallos.

Y muchas exhibiciones dedicadas más que nada a pequeñas compañías que promovían sus productos, la mayoría de los cuales eran orgánicos y ecológicos.

El festival estuvo muy bien organizado. Había cantidad de gente y no sé si notaron en las fotos que no había basura por ningún lado!

Carretillas muy mononas juntaban la basura reciclable y para lo demás, había unos tachos gigantes.

Todo estaba previsto:

Baños químicos.

La ambulancia.

Sección Niños Perdidos.

Todo lo que vi me pareció lindo y hubo cosas que además de gustarme, me llamaron la atención:

Sofás, mesitas, para quien quiera sentarse y descansar.

En otro sector se bailaba jive! Yo quería bailar! Ale no! Me quedé con las ganas! El año que viene, que saque él las fotos!

Había un piano allí y el que tuviera ganas (y supiera) se sentaba y tocaba.