Shanghai Día 3

Escrito el sábado 25 de setiembre…


El día no amaneció tan soleado como el anterior y yo, por supuesto, seguía con el jet-lag. Así que me lo aguanté y una vez que desayunamos, nos fuimos para la zona de Pudong. Ví esta zona de lejos y recordé a Los Supersónicos.

Nuestro interés pasaba por subir el Shanghai World Financial Center, un edificio que parece un destapa botellas.

Foto que sacamos ayer, cuando estaba lindo. Ahí se lo puede ver al edificio destapador.

Se puede subir al piso 94, 97 y 100. Subimos primero al 97 y de allí se podía ver el puente de arriba, donde subimos más tarde. Ese “puente”, leímos, tiene el piso de vidrio.

Vista del “puente”.

Desde el piso 97 tuvimos una vista espectacular de los picos de los edificios más llamativos, el Oriental Pearl Tower – el de las esferas- y el Jimao Tower que es hermoso y me hace acordar al Chrysler Building.

Oriental Pearl Tower y Jimao Tower.

Pero también se veían casitas!

De techos rojos.

De techos azules.

(Me dio qué sospechar que se vieran tan bien… Para mí que fueron construidas allí a propósito, para dar una imagen de… igualdad?)

Y también se ven los preciosos edificios de The Bund.

The Bund panorámico.

Subimos al “puente” y ya estaba yo ansiosa, recordando mi experiencia en la CN Tower de Toronto, donde el piso es de vidrio y da mucha impresión mirar para abajo…

Pero qué desilusión!

El piso tenía como ventanitas por donde se veía algo pero no era toooodo de vidrio.

De todas formas, acomodando la cámara con ahínco, se podían sacar algunas buenas fotos.

El tráfico.

Desde aquí, obviamente la vista que se tenía era mucho mejor!

Wow!

Qué hermosoooo!

Ahí se ven algunos edificios de la Expo Shanghai a la que no fuimos.

Donde sí fuimos fue a tomar un café a la planta baja donde aproveché para dormir mis 10 minutos que me sirvieron para seguir el paseo.

Cruzamos por unos puentes peatonales desde donde se tenía esta vista:

Los edificios, más cerca y más lindos.

Y llegamos a un shopping. No compré nada, miré vidrieras, la verdad es que muchas cosas que vimos eran más caras que en Londres!

Estuvimos un ratito dando vueltas y nos volvimos al hotel. Teníamos reservada una mesa en un restaurant llamado M On The Bund, ubicado en el piso 7 del edificio Número 5.

Habíamos ido a curiosear el día anterior y decidimos ir a cenar porque la vista que se tiene desde sus ventanales y desde su terraza era hermosa y queríamos verlo de noche.

En el restaurant.

Vista de Pudong desde la terraza del restaurant.

Vista de The Bund desde el mismo lugar.

Hicimos muy bien en ir, no?