Nerja, Frigiliana Y Burriana

Del 1 al 5 de mayo estuvimos pasando unos días en la famosa Costa del Sol en España. Sol hubo, sí, pero también una ola de frío inesperada que anduvo por España justito esa semana, qué mala pata!

De todas formas, la pasamos lindo. Hubo un día de mucho sol que aprovechamos (para beneplácito de Araceli) para ir a la playa.

Además de estas ciudades que voy a describir ahora, también visitamos Málaga y Granada.

Nerja

Aquí fue donde nos alojamos. Alquilamos una casa muy bonita que estaba en una cima desde donde teníamos una vista fantástica de las colinas, de las demás casas. Una casa cómoda con servicio de hotel, perteneciente a una empresa que hay aquí que ofrece alquiler de casas conjuntamente con un auto, así que uno puede moverse libremente a su tiempo.

La casa. Y con parrilla!

La vista desde la casa.

Cuando fuimos al centro de Nerja, lo primero que vimos fue un barco viejo y a algunas personas sacándose fotos allí. No entendía por qué pero luego nos enteramos, leyendo un mapa o algo, que aquí se había filmado la serie española Verano Azul, la cual me sonaba conocida. Recordé luego que mi hermana solía verla. Ale también se acordaba. Yo, para nada.

El barco de Verano Azul.

En fin, que en este lugar hay una agencia de viajes con el nombre de Verano Azul, creo que hay algún negocio y también está el Parque Verano Azul.

A mí no me busquen para juzgar playas, ya se sabe que no me gusta el mar ni la playa, pero sí admito que el agua se veía muy azul y contrastaba muy bien con las edificaciones tan blancas. La arena, admitamos, bueno, no era amarilla, más bien marroncita parecida a la arena de playas argentinas, pero lo importante es que estaban limpias.

El mar a lo lejos.

Eso sí, este es un lugar donde encontrarás muchos ingleses. Tanto es así que los negocios tienen muchos productos de aquí y muchos pero muchos carteles están en inglés, sobre todo los de los restaurantes.

Sobre la ruta, escondido entre las montañas, vimos este maravilloso acueducto romano. Dimos la vuelta con el auto en la siguiente rotonda y bajamos a sacar fotos. Hermoso el acueducto, realmente valió la pena.

Acueducto del Águila.

Lo que más me gustó fue visitar la Cueva de Nerja, un paseo muy interesante, nos encantó caminar por allí adentro. Estas cuevas fueron descubiertas en 1959.

Se ven las escaleras por donde caminábamos.

También se encuentra aquí el famoso Balcón de Europa, un mirador desde donde se tiene una vista amplísima del Mediterráneo.

La vista del Mediterráneo.

Se dice que el rey Alfonso XII fue quien llamó así a este lugar, porque parecía que al asomarse Europa terminaba allí mismo.

Boulevard camino al “balcón”.

Al costado del boulevard.

Paseamos por allí un domingo a la tarde, todo el mundo parecía estar allí dando la vuelta del perro. Vimos niños que habían tomado la comunión ese día. Nos llamó la atención que los padres y parientes se habían puesto sus mejores ropas, no les puedo explicar lo producidos que estaban! Elegantísimos!

Y los niños! Cuando toman la comunión, los varones se visten con una especie de uniforme militar, llevan un saco azul con un adorno dorado y de camisa y corbata.

Mucho paseo! Vayamos a cenar!

Mi cena: Calamar a la plancha. Decir que estaba rico es poco!!!!

Frigiliana

Adoramos Frigiliana! Qué linda es! Nosotros, que nunca estuvimos en Grecia, decíamos que se parecía. Ara, que sí estuvo allí, decía que es verdad, se parece mucho. Las casitas son todas blancas y hay muchas escaleras en vez de calles.

Vista desde un mirador.

Araceli cuesta arriba.

Hermosos balcones. Todo rincón era bonito.

Es una villa pequeña y lo bonito es pasear por allí y comer en alguno de los mononos restaurantitos que hay por todos lados. Paramos al mediodía para comer unas tapas y la gordita se pidió un postre típico: naranjas con miel de caña, un producto muy de esa zona, dicen que allí producen la mejor. Dicen los locales, claro. Pero les creo verdaderamente! Y las naranjas fueron las más dulces que alguna vez probé!

Acompañado con copos de crema.

Burriana


En Burriana pasamos un día de playa. O debería decir “Araceli pasó un día de playa”? Ale y yo nos guarecimos bajo una sombrilla. Yo porque no tomo sol y Ale por un día no quería arriesgarse, él es súper blanco y se quema muy fácilmente, por más bronceador que se ponga.

Así que dejamos que la nena disfrute y chapotee alegre en la mar mientras nosotros, los viejos, charlábamos, comíamos y leíamos. Alma de jubilados, que le dicen.

El lugar está minado de ingleses y alemanes! Hay enfrente de la playa una seguidilla de restaurantes y todos los menúes están en inglés y la gran mayoría ofrecen platos de aquí! Con lo bien que se come en España, qué despropósito es ir allí a comer unos fish and chips! O una hamburguesa!

Araceli me sacó miles de fotos porque no podía cre-er que a mí no se me cayera la cara de vergüenza por mi atuendo playeril. Pues no! No me gusta tomar sol y me cuido de broncearme. Y como la sombrilla no me tapaba los pies, usé una toalla a tal efecto.

Y me pedí unas sardinas asadas.

Y salí así:

Soy Penélope Anti-Glamour.

Para terminar unos carteles que vimos por allí:

No se le puede dar de comer a gatitos. Por Nerja hay muchos! Sobre todo por donde están los restaurantes.

Este está más que claro, no?