Málaga

Oh, and they cried: “Malagueña!
Wait for me Malagueña!”
I remember it well…
(Spanish Nights – Blackmore’s Night)

Cómo pedir tu café. Café Central, Málaga.

Nuestro último día en España, el 5 de mayo, lo pasamos en Málaga. Es una ciudad muy importante aunque con un bullicio tranquilo, con mucha gente elegante, muchos paseos de compras y también con muchos rinconcitos históricos e iglesias. Es la tierra de Pablo Picasso y de Antonio Banderas!

Lo primero que hicimos fue ir a la Oficina de Información Turística donde nos dieron muy buenos datos para recorrer esta gran ciudad en un día. Por supuesto que no pudimos recorrer todo lo que hubiéramos querido pero en esas horas que paseamos vimos muchas cosas interesantes.

En la Oficina de Turismo te dan un mapa con un itinerario marcado y ése fue el que seguimos.

Primero que nada, compramos unas deliciosas almendras tostadas y saladas. A 2 euros cada flaco conito, me parece que la viveza no es sólo criolla! Y si ése es el precio verdadero, pues es muy caro!

Pero bueno, teníamos ganas de algo rico.

Empezamos caminando por la hermosa peatonal Marqués de Larios, con negocios y restaurantes y cafés a ambos lados.

Marqués de Larios.

Nos metimos por varias callejuelas o pasajes con nombres originales. Uno de ellos fue esta callecita, Fresca. Sí, así se llama y verdaderamente era fresca, nos protegió del calor y del sol fuerte que hacía ese día.

Fresca.

Como no podía ser de otra manera, hay una catedral.


La catedral se encuentra al costado de la Plaza del Obispo donde se ve la fuente y ese edificio tan hermoso es el Palacio Episcopal.

Palacio Episcopal y Plaza del Obispo.

Pablo Picasso nació en esta ciudad y se pueden encontrar algunos edificios que tienen que ver con su vida. Por ejemplo:

El Museo Picasso, donde originalmente se encontraba el atelier de su padre.

Al lado está esta iglesia donde fue bautizado.

Este es la casa natal de Picasso.

La casa natal de Picasso ocupa ese pedacito de esquina pero fíjense qué linda es la cuadra donde se encuentra!


Ahí enfrente hay una plaza llamada Plaza de la Merced donde hay una estatua de Picasso.

Pablo.

Pero también enfrente de esa plaza hay un bar muy rockero y también hay otra estatua y yo preferí sacarme una foto ahí.

Con Elvis, por supuesto.

Se encuentra en Málaga un anfiteatro romano y una alcazaba.


Y subimos a un castillo altísimo, el Castillo Gibralfaro desde donde se tiene una vista buenísima de Málaga.

Plaza de Toros de la Magueta y Museo Taurino.

En la foto siguiente se puede ver un poquito de la playa, las avenidas y ese hermoso edificio que es Ayuntamiento.


Aquí se lo puede ver mejor:

Ayuntamiento de Málaga.

Y ya que estábamos con Araceli, nos dirigimos a la playa, La Malagueta.


Me gustó ver que estaba llena de adolescentes, todos en grupos de amigos. Eran chicos locales que salían de la escuela y se dirigían a la playa a juntarse con más amigos, a nadar, a charlar… Me pareció encantador, que en vez de enfilar para la casa a tocar la compu, estaban allí disfrutando del sol y del mar.

Algunas postales:

Entramos pero no había facturas 🙁

Parrilla argentina.

Acá Araceli encontró dos grupos argentinos. Saben ustedes cuáles son?

Por las hermosas calles de varias ciudades españolas siempre vi unos delantales bellísimos, con volados como los preciosos vestidos de bailaora.

Esta vez me decidí y me compré uno rojo profundo con unos divinos lunares negros.

Por supuesto que antes de usarlo lo lavé. Y miren qué desilusión!

No los compren! Miren cómo quedan! 🙁