Kiss En Londres

They try to tell us we don’t belong,
That’s alright, we’re millions strong.
This is my music, it makes me proud,
These are my people and this is my crowd.
(Crazy, Crazy Nights – Kiss)


Como toda persona que escucha pop y/o rock nacional y/ o rock and roll, a la gente metalera la miraba de costado, desconfiaba de esos pelos al viento y de los cuernitos y la lengua afuera.

Todo eso cambió cuando conocí a Ale y a su banda y a varios metaleros más y descubrí un mundo tan pero tan diferente al que muestran en el escenario: En general, son gente muy sensible (imposible de creer, no?) y muy pero muy inteligente y muy culta (Hay un estudio que dice que los que escuchan heavy metal generalmente tienen un alto coeficiente intelectual). Y la mayoría tienen trabajos normales como toda gente común pero la diferencia es que gustan de música un poco pesada para el gusto de muchos.

Lo más increíble es que son personas muy pacíficas y muy pero muy románticas: no por nada las mejores power ballads fueron compuestas por grupos de rock pesado.

Y sé que los seguidores de Kiss son como una familia y lo que descubrí ayer es que son súper tranquilos. Por lo menos cómo se comportaron los de acá antes, durante y después del recital.


Llegué al Wembley Arena temprano y sola porque Ale se había retrasado de su vuelta del trabajo así que yo, a pesar del fresco, estuve dando vueltas.

El Wembley Arena.

Después de cavilar un poco, me animé y empecé a preguntarle a la gente que había venido producida si podía sacarles fotos o sacarme yo con ellos.

Es una chica la segunda de la izquierda. (La que no está maquillada también!)

Díganle a la señora que para la foto se saque el diario de abajo el brazo…

Todos me respondían afirmativamente. Estaban encantados!

Había muchos más!

Cuando nos encontramos con Ale, entramos al estadio y disfrutamos del recitaaaaaaaaaaallll!!!

Así abrió, espectacular por supuesto y no puedo creer la calidad de nuestra cámara! Se ve y se escucha genial!

Como me pasa con cada nuevo aparato se me puede escuchar preguntando “Ahora?” “Está filmando?”

Primera vez que yo los veía en vivo, Ale los vio todas las veces que pudo y honestamente, no me defraudaron, fue un show muy compacto y divertido.

Ale contento.

Algo tierno que hicieron durante una canción, fue mostrar en los monitores que tenían en el escenario, a toda la gente que había venido pintada como ellos. Los habían estado filmando antes de entrar al estadio!

Se acuerdan lo que alguna vez escribí, de cómo se comporta el público aquí? Los filmé, la verdad es que para parámetros argentinos, el campo es bastante tranquilo…

00:40

Contrariamente a lo que pueda parecer, los cuatro integrantes de Kiss son lo más anti divismo que hay.

Eso sí, la tienen clara cuando se trata de merchandising. A Gene Simmons (el vampiro, el cara de malo) no se le escapa ninguna oportunidad.

Remeras, palillos de batería, y demás. Carísimo, a £20 o más.

Lo novedoso es que vimos unos chicos con una humilde mesita. Nos acercamos a ver qué ofrecían.

Tentadora la propuesta.

Por £20, te daban un voucher y a la salida retirabas un pendrive en monona cajita junto con un código. Al día siguiente, o sea hoy, entrás al website y te bajás el recital de ayer. Ale lo hará esta noche.

La cajita.

El pendrive. (1GB, Boooo!)

Kiss son especialistas en arengar a sus seguidores, especialistas en encantar y hechizar y cautivar a la audiencia, en algunas partes hasta me parecía demasiado, pero los fans respondían extasiados y muy felices. Y eso es lo que importa, en definitiva.

“You wanted the best? You get the best! The hottest band in the world! Kiss!”