Kensington Palace & Kensington Gardens


Todo es lindo en Londres, todo me gusta, todo es divino por eso quedé muy sorprendida y desilusionada con algo que no me gustó aquí… por primera vez.

En Kensington Palace vivieron, entre otras princesas y royals, Princess Margaret (la hermana de la reina) y fue la última residencia de Lady Di.

Como se imaginarán, el gran atractivo que tiene este hermoso palacio no es sólo la edificación en sí sino, justamente, que allí vivió Diana hasta su trágica muerte. Los americanos, particularmente, adoran a Diana y estoy segura de que aquél día los que fueron ahí (como los otros visitantes y Ara y yo) fue para ver algo sobre ella, algún cuadro, alguna pertenencia.

Al llegar, nos llamó la atención el precio de la entrada (£12.50 – caro a mi entender) y que en el cuarto donde sacamos las entradas había una especie de árbol seco con ramas que llegaban hasta el techo. No entendía por qué cuando yo pregunté si tenían un mapa para recorrerlo, me dieron un papel que decía “Enchanted Palace”. Los miré y me explicaron que ésa era una exhibición. “Ok,” le dije a la chica, “pero se puede visitar el palacio igual?” “Aquí le damos la guía” “Pero no veo un mapa…” “No, es que es una exhibición de princesas”

Creí que se podía visitar una exhibición además de ver el palacio. Pero bueno, además de ese papelito, nos dieron un lapicito a cada una y entramos por un pasillo corto y tuvimos que subir una escalera.

Las paredes estaban pintadas de blanco con dibujos un tanto infantiles (tipo monigotes). Adelante mío iba Araceli quien hizo una libre interpretación de la decoración y tomó su lapicito y empezó a dibujar la pared!!!! La agarré justo cuando terminó de dibujar un cuernito sobre la cabeza de un monigote!!!

“PARAAAAAA!!!” le dije en pánico “Qué estás haciendo!??!” “Pero no ves?” me dijo “la gente puede dibujar sobre las paredes!” “No, Ara! Nada que ver, es así! Y por favor, sigamos que acá hay cámaras por todos lados a ver si todavía tenemos que pagar una multa!”

A la distancia, esto fue lo único divertido de esa visita! Grrrrrrrrr! La famosa exhibición sobre las princesas fue una idea demasiado pretenciosa y con lo que nos encontramos fue que todos los cuartos del palacio (que poseen tapices o cuadros añosos bellísimos y objetos de arte) estaban con luz bajísima, con esos condenados árboles secos en el medio, con exhibiciones de artistas modernos, con nada pero nada explicado y lo peor, no se veía nada!

Un horror! Yo pensaba en cada cuarto que entraba “Bueno, ahora acá seguro que voy a poder ver algún cuadro” Pues no! Nada!

Cuando nos fuimos (porque encima la exhibición es cortita) me despaché a gusto en el libro de visitas y lo que me sorprendió (bah, qué me va a sorprender) es que casi todos los comentarios decían lo mismo “Qué pérdida de dinero y tiempo!”

Así que si vienen a Londres, no entren a Kensington Palace si está esa exhibición. No van a ver nada! Mejor paseen por los jardines que son gratis y en verano están bellísimos.

Me acompañan mientras se me va el malhumor?

En realidad, lo llamado Kensington Gardens es un parque grande que rodea el Palacio. Contiene una laguna (Round Pond) y un lago más larguito (The Serpentine) y un puente que pasa sobre el mismo y lo conecta con Hyde Park.

Esta es una puerta al Sunken Garden o Jardín Hundido, pegadito al Palacio.

Estilo Alice in Wonderland, no?

El Sunken Garden más de cerca.

A lo lejos se ve The Orangery, un restaurant muy monono para comer algo light o tomar el té.

Caminando en dirección a Hyde Park, podemos ver esta estatua de la Reina Victoria hecha por una de sus hijas, Princess Louise. Queen Victoria nació en Kensington Palace.

Queen Victoria.

También hay una estatua a Peter Pan.

Es de bronce y tiene alrededor todos los personajes de la historia.

También se encuentra esta interesante estatua llamada Physical Energy.

Hecha por Watts, un pintor y escultor victoriano.

La foto que sigue es de la famosa Princess Diana Memorial Fountain, una fuente de granito dedicada a Lady Di. Uno puede ir, sentarse, mojarse los pies, las manos y no se permite la entrada a los perros.

Fue inaugurada por la reina el 6 de julio de 2004.

Este pájaro gigante está a la entrada de la fuente.

Más al norte se encuentran otros jardines llamados Italian Gardens.

Me parece que les falta un poco de manutención.

Algo precioso que se encuentra en este parque, ya casi sobre Kensington Road es este magnífico monumento al Príncipe Alberto, marido de la Reina Victoria.

Albert Memorial.

Y justo enfrente se encuentra lo que vendría a ser el equivalente al Teatro Colón (por la importancia), sólo que aquí se toca cualquier clase de música.

Royal Albert Hall.

Unos visionarios, eh.

“The Hand Of God”

Lo que también me gustó ver fue muchos animalitos y todos sueltos.

Esta pata con sus patitos.

Este parece un Mandarina Duck. Es precioso.

Los hermosos cisnes, no podían faltar, por supuesto.

Hay ardillas por todos lados!

Estos dos animalitos también andaban sueltos ese día! 😉