Granada Y La Alhambra

Granada, tierra ensangrentada en tardes de toros.
Mujer que conserva el embrujo de tus ojos moros.
De rosas de suave fragancia
Que le dieran marco a la Virgen morena.
Granada, tu tierra esta llena
De lindas mujeres, de sangre y de sol.
(Granada – Plácido Domingo)

El centro de Granada.

La verdad es que Granada siempre estuvo en mi imaginación como una ciudad de mucho sol, gitanos y, por supuesto, La Alhambra.

Haber estado en tierras andaluzas me pareció un sueño y como me pasó con Egipto, me hubiese gustado haber leído aún más sobre esta ciudad y más sobre García Lorca. (Dicho sea de paso, estuve buscando poemas escritos por él sobre Granada y serán muy bellos pero eran un bajón!!!)

Pero bueno, a pesar del frío (sí, frío en Granada!) paseamos por la ciudad misma y visitamos el hermoso palacio morisco. Tuvimos un día para recorrerla entonces decidimos caminar por parte del centro histórico y a la tarde, enfilar para La Alhambra. No entramos a ninguna iglesia o museo así que espero volver en algún otro momento para dedicarle más días.

Granada es una ciudad moderna, al momento de ir nosotros estaban arreglando las avenidas principales así que ir en auto fue una pesadilla y nos llevó bastante tiempo encontrar estacionamiento.

El transporte público es bueno, hay muchos colectivos y mucha actividad turísitica. Incluso hay un bus que te lleva directamente a La Alhambra.

Comenzamos nuestra caminata por la catedral, construida entre 1526 y 1561. En su capilla están las tumbas de los Reyes Católicos.

Con Ara, en la puerta de la catedral. Es gigante!

Cuando me acuerde qué es este edificio, lo actualizo 😉

Encontramos por allí a la Iglesia de Santo Domingo. Nos encantó la fachada, pintada, parecía algo medieval… Pero después descubrimos que el frente había sido pintado en los años 60. Así que la fascinación se cortó enseguida!

Iglesia de Santo Domingo. Igual es linda!

Llegamos a una plaza llamada Bib-Rambla, rodeada de lindos edificios.

Frente a la fuente en la plaza Bib-Rambla.

El Ayuntamiento.

Monumento en la Plaza Isabel La Católica.

Por esta escalera también se puede acceder caminando a La Alhambra.

Este rinconcito me encantó.


La Alhambra

Con la Alhambra detrás.

Por dónde empezar! Cómo describir este hermoso lugar!

La Alhambra contiene varios palacios adentro y también ha sido un fuerte. En un comienzo fue una ciudad amurallada, construída por los moros o árabes quienes ocuparon Granada por 400 años.

Vista de parte de la muralla.

(Quienes sepan más, aclaren o corrijan todo lo que quieran en los comentarios, no me ofendo. Siento no saber tanto sobre historia española así que pido disculpas desde ya si escribo algún error!)

La palabra Alhambra, dicen algunos, proviene del nombre en femenino de su fundador, Abu Alahmar, que en árabe significa “el Rojo”, por ser pelirrojo. Hay otra explicación interesante aquí.

Vista panorámica, al atardecer.

Una vez que se entra a la fortaleza se puede recorrer con un audio tour. Personalmente, no se los recomiendo, pero es mi opinión personal. Yo elegí el tour en español y la verdad es que era medio pesado porque no describía qué era cierta sección o para qué se usaba, la información era mínima, y sin embargo, las explicaciones eran interminables citando escritores o poetas que escribieron sobre tal o cual rincón.

Una lástima porque llegando a mitad del recorrido decidí apagarlo. Si te gusta esa clase de recorrido más literario que informativo, no hay problemas, elegilo. Si no, te recomiendo que te compres un libro o guía de este lugar y lo recorras leyendo y mirando.

Comenzamos por El Generalife, una villa con jardines utilizada por los reyes musulmanes de Granada como lugar de retiro y descanso.

Uno de los tantos jardines.

Patio de la Acequia.

Patio de Comares.

Patio de los Arrayanes.

En el Mexuar. Ale escuchando la audio guía.

Con Araceli en la Escalera del Agua. A los costados fluía el agua.

Se podían visitar los palacios por dentro, todos hermosamente decorados con estilo morisco, inscripciones en árabe por doquier y ricamente adornados hasta los techos.

Observad:





A medida que caía la tarde (y nos íbamos congelando de a poco) fuimos terminando nuestro paseo. Hay una fuente sostenida por unos leones, muy famosa, que no pudimos ver por estar siendo restaurada pero igual, había tanto para admirar, que supongo, otra vez que vaya, la veré.

Estanque de los jardines de El Partal: Torre de las Damas.

Una fuente en los jardines y los naranjos.

A mí me encantó este paseo. Lástima el frío, Ara y yo estábamos congeladas y a lo último ya queríamos irnos como seaaa. Pero le dimos el gusto a Ale y tomamos un bus que nos llevó a una colina desde donde sacamos unas fotos de la Alhambra a los lejos, roja de atardecer…

De todas formas, lo que muestro es sólo pocos sectores. Pero el sitio web está buenísimo. Abriendo aquí con Internet Explorer, se puede tener una visita virtual del lugar.