The Gym And I

Well, I hear the music,
close my eyes, feel the rhythm,
wrap around, take a hold
of my heart.
(What A Feeling – Irene Cara)


Es una relación de amor-odio.

Trato de mentalizarme de que voy a tener perseverancia, de que voy a ver resultados, de que me va a hacer bien para la salud…

Decido ir y primero que nada, me compro ropa para darme ánimo: Me compro alguna calza de color lindo, remeras y medias haciendo juego como recomienda Marie, me bajo música a mi mp3. Y me voy munida de mi botellita de agua.

Promedio, duro un mes yendo todos los días. Después me agarra el desinfle, y casi que paso otro mes o más en casa. Y después, vuelvo. Y después, dejo. Bueno, se puede dar que justo es invierno, que justo hay un viaje y me hace cortar la racha… Se pueden buscar incontables excusas.

Pero mi relación con el gimnasio es así. Lo odio. Pero cuando estoy allí, lo amo. Me encanta. Disfruto mucho estar corriendo o ejercitándome en el escalador. Es lo único que me banco y lo que me gusta.

Hace unos meses le pagué a alguien del gimnasio para que me hiciera una rutina, me asesorara y me hizo una carpetita divina. Ahí está en la biblioteca, juntando polvo, porque:

– No me gusta hacer gimnasia y que la profesora esté a los gritos pelados.

– No me gusta hacer gimnasia con esa pelota gigante.

– No me gustan las pesitas.

– No me gusta hacer ejercicios para la parte del cuerpo que sea. Odio hacerme doler.

– No me gusta el yoga ni saludar al sol o a la luna ni que me expliquen qué significa cada pose.

– No me gusta el pilates.

No me gusta nada de eso porque soy re torpe.

Me encantaría que donde voy, haya clases de baile! A mí me encanta bailar!

Pero como no hay, prefiero correr, correr y correr y sentir que yo misma domino mi cuerpo, que soy libre y me libera y pienso cosas lindas y esa hora que estoy dele pata y pata, es una hora para meditar, para pensar en lo que voy a escribir y para escuchar música mientras me hidrato.

La música es importante para darme ganas de empezar. En estos momentos tengo Erasure, Madonna y Aerosmith, una mezcla rara lo sé, pero me llena de energía. Y la idea de escuchar buena música y ver el solcito (hay que confesarlo), me dan fuerzas para salir.

Hoy retomé. Cuánto duraré?