Cheesecake Inventado

Rico, rápido y sin cocción!

Me encontré con un pote chico de queso mascarpone en la heladera. También tenía un pote chico de crema. Se me antojó un cheesecake pero para las recetas que tenía, no llegaba con los ingredientes.

Como tenía fiaca de acercarme al supermercado para comprar el resto, se me ocurrió compensar un poco con otros ingredientes. Y ya que está empezando a hacer un poquito de calor, para qué prender el horno? Hagamos, pues, un cheesecake sin cocción.

Y junté todo y me puse manos a la obra!

Ingredientes

175g de galletitas molidas
75g de manteca derretida
250g de queso mascarpone
300g de crema batida espesa
200g de chocolate blanco
2 hojas de gelatina sin sabor o un sobre de 7g de gelatina en polvo
Jugo de un limón.

Preparación

– Mezclar las galletitas molidas con la manteca derretida, poner en la base de los moldes y llevar al horno por 10 minutos.

Si quieren, pueden hacer esta receta en un molde grande, de unos 20 cm de diámetro.

Yo decidí hacerlos en un molde para 12 muffins, para cambiar un poco.


– Hidratar las hojas de gelatina en agua bien fría. Si tienen un sobrecito de gelatina en polvo, sigan con el paso siguiente.

– Derretir el chocolate blanco en microondas por un minuto.

– Mezclar el queso con la crema y el chocolate derretido.

– Sacar el molde, del horno, ya habrán pasado los 10 minutos.

– Calentar el jugo de limón (en microondas o al fuego) y agregarle la gelatina ya hidratada en agua fría o el sobrecito de gelatina en polvo y mezclar bien.

– Verterlo sobre la crema hecha de a poco y mezclar bien.

– Poner la mezcla en los moldes con la ayuda de una manga o con una cuchara. Es más cómodo con una manga en realidad.

– Emparejar y dejar en la heladera mínimo por dos horas.

Estos moldes de silicona son los mejores para este tipo de cheesecake porque para que salga tan parejito y no se “rompa” la crema ya fría, hay que pasarle un cuchillo bien finito por los bordes (aunque no es necesario que lo hundan hasta abajo) y luego se empuja la base y el cheesecake se desliza para arriba suavemente.

Para terminar, rebajé una cucharada de jalea de moras con un poquito de agua al fuego y pinté las frutillas.

Hoy hay postre!