Billy Elliot The Musical

And then I feel a change like a fire deep inside,
Something bursting me wide open, impossible to hide.
And suddenly I’m flying, flying like a bird, like electricity,
Electricity sparks inside of me.
And I’m free, I’m free.
(Electricity – Billy Elliot)

Se me ve feliz en la foto pero no les puedo explicar…

Qué manera de SHORAAAARRRRR!!!

Aunque de mí no es muy raro ya que cuando voy a ver comedias musicales (enfatizo “comedia”) lloro desde el principio hasta el final.

Puedo reírme por los chistes o cosas graciosas, puedo sonreír pero siempre con lágrimas en los ojos, con la cara mojada de tanto llorar!

A mí me sucede que me conmueve profundamente la gente que puede bailar y cantar tan bien, que puede expresarse artísticamente con su cuerpo, que puede transmitir alegrías o cualquier otro tipo de emociones…

Fuimos ayer con Araceli que está visitándonos. Fue total casualidad, fue algo del momento cuando decidimos ir.

Habíamos hablado de ir, por supuesto, pero ayer justo estábamos por la zona de Leicester Square y vi el TKTS que está allí y le dije “Vemos si hay entradas para Billy Elliot?”

TKTS es la misma empresa que está en New York, famosa porque vos ahí podés comprar entradas para los teatros a casi la mitad de precio. La condición es que son entradas para ese mismo día y te puede tocar que a una persona que va con vos le toca en un asiento y a vos en otro.

Pero en nuestro caso, tuvimos la suerte de conseguir una al lado de la otra, fila J (en platea) asientos 3 y 4. El precio real de la entrada era £60 pero en TKTS salió £38.

El teatro ahí nomás de Victoria Station.

El teatro Victoria Palace es hermoso pero chico así que desde donde te sientes vas a ver lo más bien. La función empezó a las 7.30 y terminó a las 10.40 con un intervalo en el medio.

La vista de los balcones desde nuestros asientos.

Cuando ingresamos, Araceli se sorprendió (como yo la primera vez que fui a un teatro acá) de la cantidad de barras de bebidas que hay por todo el teatro y de lo mucho que toman las personas antes de la función!!!

Este bar está ubicado camino al baño, en el nivel de las plateas.

Y más le sorprendió los carteles que hay pegados en las puertas de los baños (en todos lados, bah) recordándote que podés reservar tus drinks para que durante el intervalo, los pases a buscar sin tener que esperar ni hacer colas.

Cuando fue el intervalo, todo el mundo corrió a tomar, pero las colas más largas eran la de los baños de mujeres, obviamente! Vi una repisa pequeña con unas cuantas botellas destapadas que parecían vacías pero una de Coca Cola estaba llena. Bromeando le dije a Ara “Mirá, si tenés sed, tomate esa coquita…” pensando que alguien la abrió, se arrepintió, no quiso tomarla y la dejó ahí… Pero luego nos dimos cuenta de que esas eran las bebidas que habían sido reservadas!

Todos los días me entero de algo nuevo!

O sea, la repisas tienen números, vos antes de que empiece la función pedís qué vas a tomar, lo pagás, te dan un número de reserva y cuando salís del teatro durante el intervalo, vas y retirás tu bebida. Nadie se lleva lo que no le corresponde!

Posando en el hall.

Volviendo a la obra, Billy Elliot está adaptada de la película del mismo nombre. La película es muy conmovedora en sí y la comedia musical es muy mágica pero también muy alegre y muy politizada. Y qué vocabulario! La verdad, me sorprendí porque hasta los chicos dicen palabrotas!

El musical tiene momentos muy poéticos pero hay un par de golpes bajos… Eso no se hace! Todo el público moqueando al unísono, parecía un velorio! En esos dos momentos (que no pienso decir cuáles son) hombres, mujeres, niños, todos llorando, no hay Carilina que aguante, che! Yo casi me bajo un paquete!

Las canciones fueron escritas por Lee Hall y la música compuesta por Elton John. Billy es interpretado por 4 diferentes chicos que se van turnando, el que vimos anoche era Rhys Yeomans.

A la salida me compré un box set que contiene el CD de las canciones (que estoy escuchando en estos momentos), otro CD con tres temas interpretados por Elton John y cuatro fotos y un librito con las letras de las canciones.

Y con bolsa haciendo juego!

El final, antes del encore es ultra conmovedor, un canto a la amistad y es imposible que no te sientas identificado con el pequeño Billy.

Bueno, a quién acompaño para verlo otra vez?

Les dejo un videíto con lo mejor del musical.