Billy Elliot The Musical

And then I feel a change like a fire deep inside,
Something bursting me wide open, impossible to hide.
And suddenly I’m flying, flying like a bird, like electricity,
Electricity sparks inside of me.
And I’m free, I’m free.
(Electricity – Billy Elliot)

Se me ve feliz en la foto pero no les puedo explicar…

Qué manera de SHORAAAARRRRR!!!

Aunque de mí no es muy raro ya que cuando voy a ver comedias musicales (enfatizo “comedia”) lloro desde el principio hasta el final.

Puedo reírme por los chistes o cosas graciosas, puedo sonreír pero siempre con lágrimas en los ojos, con la cara mojada de tanto llorar!

A mí me sucede que me conmueve profundamente la gente que puede bailar y cantar tan bien, que puede expresarse artísticamente con su cuerpo, que puede transmitir alegrías o cualquier otro tipo de emociones…

Fuimos ayer con Araceli que está visitándonos. Fue total casualidad, fue algo del momento cuando decidimos ir.

Habíamos hablado de ir, por supuesto, pero ayer justo estábamos por la zona de Leicester Square y vi el TKTS que está allí y le dije “Vemos si hay entradas para Billy Elliot?”

TKTS es la misma empresa que está en New York, famosa porque vos ahí podés comprar entradas para los teatros a casi la mitad de precio. La condición es que son entradas para ese mismo día y te puede tocar que a una persona que va con vos le toca en un asiento y a vos en otro.

Pero en nuestro caso, tuvimos la suerte de conseguir una al lado de la otra, fila J (en platea) asientos 3 y 4. El precio real de la entrada era £60 pero en TKTS salió £38.

El teatro ahí nomás de Victoria Station.

El teatro Victoria Palace es hermoso pero chico así que desde donde te sientes vas a ver lo más bien. La función empezó a las 7.30 y terminó a las 10.40 con un intervalo en el medio.

La vista de los balcones desde nuestros asientos.

Cuando ingresamos, Araceli se sorprendió (como yo la primera vez que fui a un teatro acá) de la cantidad de barras de bebidas que hay por todo el teatro y de lo mucho que toman las personas antes de la función!!!

Este bar está ubicado camino al baño, en el nivel de las plateas.

Y más le sorprendió los carteles que hay pegados en las puertas de los baños (en todos lados, bah) recordándote que podés reservar tus drinks para que durante el intervalo, los pases a buscar sin tener que esperar ni hacer colas.

Cuando fue el intervalo, todo el mundo corrió a tomar, pero las colas más largas eran la de los baños de mujeres, obviamente! Vi una repisa pequeña con unas cuantas botellas destapadas que parecían vacías pero una de Coca Cola estaba llena. Bromeando le dije a Ara “Mirá, si tenés sed, tomate esa coquita…” pensando que alguien la abrió, se arrepintió, no quiso tomarla y la dejó ahí… Pero luego nos dimos cuenta de que esas eran las bebidas que habían sido reservadas!

Todos los días me entero de algo nuevo!

O sea, la repisas tienen números, vos antes de que empiece la función pedís qué vas a tomar, lo pagás, te dan un número de reserva y cuando salís del teatro durante el intervalo, vas y retirás tu bebida. Nadie se lleva lo que no le corresponde!

Posando en el hall.

Volviendo a la obra, Billy Elliot está adaptada de la película del mismo nombre. La película es muy conmovedora en sí y la comedia musical es muy mágica pero también muy alegre y muy politizada. Y qué vocabulario! La verdad, me sorprendí porque hasta los chicos dicen palabrotas!

El musical tiene momentos muy poéticos pero hay un par de golpes bajos… Eso no se hace! Todo el público moqueando al unísono, parecía un velorio! En esos dos momentos (que no pienso decir cuáles son) hombres, mujeres, niños, todos llorando, no hay Carilina que aguante, che! Yo casi me bajo un paquete!

Las canciones fueron escritas por Lee Hall y la música compuesta por Elton John. Billy es interpretado por 4 diferentes chicos que se van turnando, el que vimos anoche era Rhys Yeomans.

A la salida me compré un box set que contiene el CD de las canciones (que estoy escuchando en estos momentos), otro CD con tres temas interpretados por Elton John y cuatro fotos y un librito con las letras de las canciones.

Y con bolsa haciendo juego!

El final, antes del encore es ultra conmovedor, un canto a la amistad y es imposible que no te sientas identificado con el pequeño Billy.

Bueno, a quién acompaño para verlo otra vez?

Les dejo un videíto con lo mejor del musical.

Bigote

Con 10 años y Bigote.

Bigote fue mi perro, el perro de la infancia.

No recuerdo cuánto tiempo estuvo viviendo con nosotros, sí que lo trajo mi cuñado porque lo había encontrado en la calle. Se habrá encariñado con él, no sé, pero nos lo dejó a mi hermana y a mí.

Bigote ya era grande cuando vino, había vivido hasta ese entonces en la calle y nosotros sabíamos que nos quería mucho a pesar de que mucha gente pensaba lo contrario. Era muy guardián pero con nosotras jugaba sin lastimarnos jamás.

Aunque si venía gente de visita, había que atarlo. Ladraba malo cuando veía gente extraña y en esa época de rejas bajas en las casas del barrio, él salía a la vereda y no dejaba pasar a ningún transeúnte. Ahí mandaba él porque estaba cuidando la casa y si no te gustaba, te mostraba los dientes.

Yo escuchaba a mamá quejarse de que muchas personas le recriminaban tener un perro tan guardián pero para mí era el perro más inteligente del mundo y también el más pudoroso: cuando tenía ganas de ir al baño, ladraba distinto, mamá lo soltaba, se cruzaba al campito de enfrente y si lo seguíamos y lo mirábamos, él ocultaba mitad de su cuerpo tras los yuyos mientras nos miraba serio. Jamás ensució en el jardín de nuestra casa.

Todas las madrugadas acompañaba a mi papá a la parada del colectivo y se sentaba al lado de él mientras esperaba a que viniera. Cuando llegaba el colectivo, no dejaba que nadie se acercara y a todos les mostraba los dientes así que mi papá tenía que subir primero! Luego subían los demás, él esperaba a que arrancara el colectivo y ahí recién volvía a casa.

Un día nos enteramos de que había rasguñado a una chica que pasó por la vereda. Escuchábamos hablar de “vacuna antirrábica”, “denuncia”, así que mamá con papá resolvieron llevarlo a la perrera. Preguntamos qué era eso y nos dijeron que ahí lo iban a dejar, que se iba a quedar a vivir allí.

La verdad, mi hermana y yo no éramos las hermanitas Ingalls que lloraban si un animalito se moría o se lo sacaban pero a lo mejor debió ser porque como nos dijeron todo sinceramente (pero sin demasiados detalles) es que lo aceptamos y no luchamos para que se quedara.

El día que tuvimos que llevarlo, nuestro vecino nos llevó en su auto. Yo estaba sentada adelante y mi hermana, madre y Bigote, atrás.

Cuando llegamos, mamá bajó con el perro y por alguna extraña razón o intuición, no quise mirar por la ventana. Era mi forma de no querer verlo partir.

Aunque yo creía que lo iba a volver a ver, que íbamos a ir a visitarlo…

Pero no.

De la perrera, con mamá nos fuimos al cine.

Y Bigote, nunca más.

Feliz día, mi perrito, donde quiera que estés.

East London Line


Pensar que hace más de dos años cuando se cerró la East London Line para extenderla y pusieron carteles que se se abriría en el verano del 2010 yo pensaba “Pero cuánto que falta!”

Sin embargo, el tiempo pasó y aquí estamos, hoy, en la primavera otoñal del 2010, esta línea de subte comenzó a funcionar con unos trenes maravillosos, lindos, rápidos, modernos, amplios, con aire acondicionado!!!

El tren por dentro.

Por ahora corre desde Dalston Junction hasta New Cross y New Cross Gate. Si están por venir a Londres, les aviso que una de las estaciones de esta línea es Whitechapel, el barrio de Jack El Destripador. Así que busquen algún intinerario en internet y cuando vengan para acá, llegan a él in style.

Los molinetes.

Alejandro está como loco de felicidad porque ahora llega a su trabajo en 8 minutos cuando antes tenía que tomar 3 colectivos y tardaba más de 1 hora.

La verdad que no sé cómo catalogar esta línea. Antes esta ruta desde New Cross o New Cross Gate hasta Shoreditch era parte del subte o underground.

La nueva estación Shoreditch High Street.

Las vías.

Ahora forma parte del Overground, que es una línea de trenes que andan por arriba pero también por debajo de la tierra. En fin. Como les guste llamarlo, pero es re linda!

Aquí les dejo el mapa de la parte extendida, es la línea blanca enmarcada en naranja, desde Dalston hasta New Cross o New Cross Gate.

Maratón en Londres 2010


Cada maratón que se corre en Londres es una celebración. A mí me pone de buen humor ver a la gente correr, ya sean aquellos que lo hacen como un desafío personal, aquellos que son profesionales o aquellos que lo hacen por una causa y aprovechan el momento para recaudar fondos.

La mayoría de éstos últimos se disfraza para llamar la atención. Entonces por ahí te cae simpático alguien y ponés algún dinero en los baldes que llevan. Pero últimamente todo se hace por medio de internet: El corredor se registra y le dice a sus amigos o conocidos que vayan a un lugar específico y que donen lo que quieran.

Hagan click sobre la foto para ver los disfraces más locos!!!

Además es lindo ver y escuchar a los vecinos que salen a la calle a alentar a los corredores: Como cada uno tiene el nombre en la remera, la gente exclama cuando pasan (por ejemplo) “Come on, Jenny!” “Keep it up, Andy!” etc.


También la gente decidía alentar con pancartas:

Estas personas se subieron a un puente.

Y algunos les ofrecían caramelos.

A los costados del recorrido hay siempre muchas botellas tiradas de la bebida que auspicia la maratón. A los corredores les alcanzan las botellas, ellos toman lo que necesitan y la tiran a un lado.

Cada tantos metros había policías observando todo pero tranquilo.

Con respecto a auspiciantes, esta maratón se llama Virgin London Marathon ya que el principal sponsor es Virgin, la empresa que pertenece al carismático Richard Branson. (Perdón: Sir Richard Branson!)

En una parte del recorrido encontré a estos gaiteros amenizando la jornada.

Cuando terminó la maratón, los colectivos comenzaron a andar previa limpieza profunda de las calles y todo volvió a la normalidad.

Una vez en casa, mirando las noticias, nos enteramos de que:

Esa mariposa es Sir Richard Branson!!!!

Una de esas personas con pollerita verde es Princess Beatrice!!!

Y nosotros sacándoles fotos y ni nos dimos cuentaaaaaaaaaaaaa!!!!!

Festejemos la maratón!

Aquí pueden escuchar a los gaiteros!

00:51

Cheesecake Inventado

Rico, rápido y sin cocción!

Me encontré con un pote chico de queso mascarpone en la heladera. También tenía un pote chico de crema. Se me antojó un cheesecake pero para las recetas que tenía, no llegaba con los ingredientes.

Como tenía fiaca de acercarme al supermercado para comprar el resto, se me ocurrió compensar un poco con otros ingredientes. Y ya que está empezando a hacer un poquito de calor, para qué prender el horno? Hagamos, pues, un cheesecake sin cocción.

Y junté todo y me puse manos a la obra!

Ingredientes

175g de galletitas molidas
75g de manteca derretida
250g de queso mascarpone
300g de crema batida espesa
200g de chocolate blanco
2 hojas de gelatina sin sabor o un sobre de 7g de gelatina en polvo
Jugo de un limón.

Preparación

– Mezclar las galletitas molidas con la manteca derretida, poner en la base de los moldes y llevar al horno por 10 minutos.

Si quieren, pueden hacer esta receta en un molde grande, de unos 20 cm de diámetro.

Yo decidí hacerlos en un molde para 12 muffins, para cambiar un poco.


– Hidratar las hojas de gelatina en agua bien fría. Si tienen un sobrecito de gelatina en polvo, sigan con el paso siguiente.

– Derretir el chocolate blanco en microondas por un minuto.

– Mezclar el queso con la crema y el chocolate derretido.

– Sacar el molde, del horno, ya habrán pasado los 10 minutos.

– Calentar el jugo de limón (en microondas o al fuego) y agregarle la gelatina ya hidratada en agua fría o el sobrecito de gelatina en polvo y mezclar bien.

– Verterlo sobre la crema hecha de a poco y mezclar bien.

– Poner la mezcla en los moldes con la ayuda de una manga o con una cuchara. Es más cómodo con una manga en realidad.

– Emparejar y dejar en la heladera mínimo por dos horas.

Estos moldes de silicona son los mejores para este tipo de cheesecake porque para que salga tan parejito y no se “rompa” la crema ya fría, hay que pasarle un cuchillo bien finito por los bordes (aunque no es necesario que lo hundan hasta abajo) y luego se empuja la base y el cheesecake se desliza para arriba suavemente.

Para terminar, rebajé una cucharada de jalea de moras con un poquito de agua al fuego y pinté las frutillas.

Hoy hay postre!

Chelsea

Posh! Posh! Posh! Eso es Chelsea, una de las zonas residenciales más caras de Londres. Es elegante, es clásica y es también moderna. Hay edificios preciosos por todos lados y es un lugar con mucha historia – aunque describir Londres y decir que tiene historia, es redundante!

Llegamos a la estación Sloane Square y a la derecha se encuentra el teatro Royal Court Theatre.

Aquí John Osbourne estrenó Look Back In Anger.

Cruzando la calle se encuentra la hermosa Sloane Square.

El nombre se debe a Sir Hans Sloane, una figura clave en la historia de Chelsea.

Y a los costados, unos negocios muy importantes:

Todo ese edificio lo ocupa Hugo Boss.

Tiffany’s.

King’s Road es la calle principal de Chelsea y donde se concentran negocios muy mononos. Esta calle fue EL lugar para estar durante los 60, esa época conocida ahora como ‘Swinging Sixties’.

King’s Road.

Siguiendo por esta calle, a la izquierda encontramos esta linda escultura de dos niños llamada Two Orphans (Dos Huérfanos) que conmemora que en ese sitio se encontraba el Royal Military Asylum.

Two Orphans.

Y adentrándonos, encontramos este lindo mercado donde se vendía mucha comida hecha in situ y donde paramos para comer comida peruana.


Siguiendo con nuestro camino, vimos este hermoso edificio que ahora aloja la Saatchi Gallery.

Duke of York Headquarters.

Típico de esta zona son estas cuadras de casas igualitas, blancas y muy elegantes.

Royal Avenue.

Enfrente de esta calle hay un parque y al final de dicho parque se encuentra el Royal Hospital que en realidad hoy en día es un asilo para veteranos de guerra.


Es un lugar tranquilo, enorme, con mucho verde. Uno puede entrar y visitarlo sin problemas.

Patio interior.

Allí viven unos 300 viejitos y hace unos años comenzaron a aceptar mujeres, hay tres. Tuvimos la oportunidad de hablar con una que estaba en la capilla y nos contó la historia del lugar.

La capilla, diseñada por Christopher Wren, el mismo de St Paul’s Cathedral.

Y nos dijo que Margaret Thatcher suele venir los domingos para la misa.

Otro de los tantos patios interiores, con la estatua dorada de Charles II, fundador del hospital.

En muchos pasillos, a la entrada de las habitaciones, se encontraban varios de estos scooters, que son los que usan muchos viejitos aquí para movilizarse.

Abuelitos modernos.

Este salón precioso es donde los viejitos toman el desayuno, el almuerzo, el té y la cena. Está rodeado por muchos cuadros de reyes, tienen banderines a los costados y al final del comedor, hay una gran pintura de Charles II.

Las mesas estaban listas.

Se pueden ver a los abuelitos por allí, andan con su gorrita característica de veterano, tienen una especie de uniforme.

El sol estaba lindo para una siestita…

Al costado de este precioso lugar, del cual no me quería ir (había de todo para explorar!) encontramos el Ranelagh Gardens.

El parque es enorme, es para estar una tarde entera, yo subo esta foto sola como ejemplo de lo bello que es.

En Chelsea Henry VIII supo tener su mansión de la cual no queda nada porque fue demolida. Y allí también tenía su casa Thomas More, canciller del monarca y que por supuesto, después de ser enjuiciado por no prestar juramento antipapista, fue decapitado.

Su estatua se encuentra frente a la Chelsea Old Church.

Hay un paseo al costado del río desde donde se pueden ver cosas curiosas:

Chelsea Bridge.

Una pagoda, construida en 1985.

Edificio de departamentos todo de vidrio!!!

Y del lado de enfrente, el contraste de siempre:

Jardines con las clásicas daffodils.

Y viviendas señoriales.

Para terminar, una estatua que me encantó:

Boy With A Dolphin.

Y todo es tan mono aquí! Hasta para los perritos!

Baño para perros!

Santo Remedio


Hacía más de 4 días que un par de aftas, una en el paladar y otra en el labio interior al lado de los dientes, me tenían locaaaaaaaa!!! Me ardían, me dolían, tenía que tener cuidado con lo que comía, en fin, estaba con un humor de perros!

Y yo que no te tomo ni un solo remedio, salvo que me lo recete el médico y para algo en particular, trataba de aguantar como fuera.

Al rescate vino mi prima Florencia, que cuando supo lo que me pasaba, me ofreció un remedio casero: “Cada vez que yo tenía un afta, la abuela Olga me daba una pasa de uva: la abría por la mitad y apoyaba la pulpa sobre la úlcera. Eso te lo cura”

Pasas de uva? Puaj! Pero lo hice y te digo que al principio ves las estrellas, pareciera que te clavaran agujas, pareciera que te hubieran rociado con vinagre. Pero al rato sentís cómo se va yendo el dolor de a poco y hasta pareciera que se deshinchara todo. Hay que hacerlo la cantidad de veces necesario.

Y puedo decir con conocimiento de causa, que este remedio casero, funciona.

Quién tiene un remedio casero, fácil, rápido y efectivo contra qué cosa?

The Gym And I

Well, I hear the music,
close my eyes, feel the rhythm,
wrap around, take a hold
of my heart.
(What A Feeling – Irene Cara)


Es una relación de amor-odio.

Trato de mentalizarme de que voy a tener perseverancia, de que voy a ver resultados, de que me va a hacer bien para la salud…

Decido ir y primero que nada, me compro ropa para darme ánimo: Me compro alguna calza de color lindo, remeras y medias haciendo juego como recomienda Marie, me bajo música a mi mp3. Y me voy munida de mi botellita de agua.

Promedio, duro un mes yendo todos los días. Después me agarra el desinfle, y casi que paso otro mes o más en casa. Y después, vuelvo. Y después, dejo. Bueno, se puede dar que justo es invierno, que justo hay un viaje y me hace cortar la racha… Se pueden buscar incontables excusas.

Pero mi relación con el gimnasio es así. Lo odio. Pero cuando estoy allí, lo amo. Me encanta. Disfruto mucho estar corriendo o ejercitándome en el escalador. Es lo único que me banco y lo que me gusta.

Hace unos meses le pagué a alguien del gimnasio para que me hiciera una rutina, me asesorara y me hizo una carpetita divina. Ahí está en la biblioteca, juntando polvo, porque:

– No me gusta hacer gimnasia y que la profesora esté a los gritos pelados.

– No me gusta hacer gimnasia con esa pelota gigante.

– No me gustan las pesitas.

– No me gusta hacer ejercicios para la parte del cuerpo que sea. Odio hacerme doler.

– No me gusta el yoga ni saludar al sol o a la luna ni que me expliquen qué significa cada pose.

– No me gusta el pilates.

No me gusta nada de eso porque soy re torpe.

Me encantaría que donde voy, haya clases de baile! A mí me encanta bailar!

Pero como no hay, prefiero correr, correr y correr y sentir que yo misma domino mi cuerpo, que soy libre y me libera y pienso cosas lindas y esa hora que estoy dele pata y pata, es una hora para meditar, para pensar en lo que voy a escribir y para escuchar música mientras me hidrato.

La música es importante para darme ganas de empezar. En estos momentos tengo Erasure, Madonna y Aerosmith, una mezcla rara lo sé, pero me llena de energía. Y la idea de escuchar buena música y ver el solcito (hay que confesarlo), me dan fuerzas para salir.

Hoy retomé. Cuánto duraré?

Borough Market


Borough Market es el paraíso del gourmet. Acá vienen a comprar la mayoría de los chefs. Se consiguen productos de excelente calidad y hay mucha variedad.

Los precios son convenientes en lo que se refiere a materias primas. Es un mercado que abre de 2 a 8 de la mañana todos los días para vender al por mayor. Pero de jueves a sábado está abierto al público en general y es una fiesta, te lo puedo asegurar! En estos días abre desde las 9 o 10 de la mañana hasta cerrar tipo 5 de la tarde.

Los jueves y viernes, aunque te parezca que está lleno de gente por todos lados, en realidad parece poco transitado por la gente que se junta los sábados!

Por eso se ven muchos puestos de…

… frutas y verduras…

… carnes…

… pescados… (y eran frescos porque no había olor horrible!)

… aceites de oliva y muchas muchas aceitunas…

… quesos…

…frutos secos…

… bebidas…

… y también flores!

Es un lugar ideal para ir a probar comida de todo el mundo y hecha in situ. Si querés ir a probar un poquito de todo, te recomiendo ir a las 11 con el estómago vacío porque a partir de las 12 se empieza a llenar con la gente que sale de las oficinas y las colas son larguísimas.

Yo me pedí un wrap de falafel con humus y ensalada griega.

Ahí me lo estaban preparando…

Ñam!

Muchos tienen la oportunidad de mostrar sus habilidades culinarias y nadie decepciona! Todo es rico!

Panes de toda clase!

Si sos de los que te gusta probar antes de comprar, este es tu lugar también! Todos, todos los puestos tienen pequeñas porciones de sus productos para que los degustes sin problemas. No te sientas incómodo, ellos mismos te invitan a hacerlo!

Eso sí, cuando te compres lo que te guste, preparate para comer parada aunque siempre se encuentran lugarcitos donde acomodar las asentaderas…

De todas formas, si comés de parado, quién se va a espantar aquí!

Al sol, en el patio de Southwark Cathedral, que está pegada al mercado.

Para los golosos, hay productos de sobra!

Cupcakes!

Chocolates!

Ey! No podían faltar, por supuesto!

Viajar En Business Class

Hace rato que tenía este post preparado pero me daba cierto pudor publicarlo. Ale no entendía por qué, ya que “Siempre estás publicando cosas de los viajes!” y lo que me decidió fue que dijo algo cierto “Nosotros no le robamos nada a nadie, trabajamos, no somos políticos que gastan plata de otros ni somos corruptos!” La verdad es que tiene razón!

Sin pudor, pues, aquí va.

Lo que voy a describir es cómo se viaja en Business Class por British Airways, sé que por otras aerolíneas es diferente (aunque mejor es Qantas, en el A380) y es una linda experiencia, uno se siente mimado, escuchado, qué se yo. Yo trato de disfrutarlo lo más que puedo.

Aunque gracias a haber leído el libro de Fernando Peña, Gracias por volar conmigo, sé que el trato que se te da, por más amable que sea, el interés y la predisposición no son, en algunos casos, genuinos, pero por unas horas yo juego a que sí y me lo creo.

Cuando llegás al aeropuerto podés acceder al VIP Lounge y la mayoría de los vuelos de British Airways sale de la Terminal 5. El VIP es un oasis de calma, comida y comodidad y otro día escribiré al respecto.

Pero todo comienza lindo cuando llaman para abordar el avión, primero entran los de First y Business. Ya con eso, sentís que estás en la alfombra roja de los Oscars!

Cuando entrás al avión te saludan y te dicen para qué lado tenés que ir. Los asientos son así:

Ahí me senté yo.

En ese asiento me senté yo y Ale se sentó enfrentado a mí, al lado. Si no quisiéramos vernos las caras, hay una especie de panel que se sube con un botoncito. Ahí se ve que está un poco levantado. Abajo de todo se ve un cajoncito. Eso es para que pongas tus zapatos. Y para el lado donde se sentó Ale, se pueden ver unas puertitas abiertas, son espacio extra que tenés para guardar cosas. También por supuesto, tenés espacio arriba.

No bien te sentás, viene una azafata y te ofrece agua, jugo o champagne y generalmente te llaman por tu nombre, bah, por tu apellido, yo soy Ms Seminara.

Cuando te sentás, notás el gran espacio que hay. El asiento se hace cama completamente y eso que ves adelante, donde están las revistas, se bajan y ahí apoyás las piernas.

Espacio para estirar las piernas!!!

Acá no había bajado el asiento para hacerse cama, todavía.

A la tele la traés para tu lado empujando un poquito una esquina. Eso hace que se “desenganche” y vos puedas moverla con facilidad.

Las pantallas son un poquito más grandes que las de Economy pero en las cuatro clases se ven las mismas películas.


La colcha con la que te tapás es finita pero calentita. Los auriculares son distintos, más grandes, te cubren bien las orejas. Y el amenity kit, o sea, el porta cosméticos que te dan con los productos es una monada.

Y además incluye un voucher para que a la vuelta pases a hacerte un facial y masajes gratuitos en el VIP.

En esta clase es difícil sentir claustrofobia. Hay mucho espacio y el pasillo es ancho.

Espacio sobra. En este vuelo estábamos en el piso de arriba del avión.

Una característica de Business Class es la comida. La comida la sirven en una bandeja con platos de porcelana y cubiertos de metal y no pasan con carritos. El carrito que ves es para las bebidas únicamente.

Y después te alcanzan una panera monona de la cual podés elegir pancitos calentitos. Ah! Pero antes, cuando recién te sentaste, te alcanzan la carta de vinos y el menú, del cual podés elegir la entrada, el plato principal y el postre y demás.

Refrigerio.

La cena.

Desayuno.

Y esta es la carta de los vinos:

Igual no tomamos nada!

Ejemplo de lo que comió Ale.

A cada rato vienen y te preguntan si querés algo más. Y también hay un rinconcito al lado de la cocina donde hay chocolates, frutas, galletitas, jugos, bebidas en general para que vos te sirvas cuando quieras.

El Club Kitchen.

Te puedo garantizar que salís rodando!

Y otro día, si les interesa, cuento cómo es en First Class! Les dejo un adelanto!

Cenando en First Class.

Te gustó mi blog? Podés compartirlo clickeando: