Volveré Y Tendré Ilusiones

Ayer volví de Argentina después de haber pasado unos 15 días fabulosos con familia y amigos. Me resultó poco aunque debo confesar que tenía ganas de volver a Londres.

Cada vez que voy a Argentina disfruto mucho de reunirme con mucha gente, de charlar, de comer, pero llega un momento en que mi cuerpo me pide volver. Es como sentir que necesito estar en mi casa y pareciera que mi lugar está empezando a ser Londres.

Tengo la fortuna de, hasta ahora, ir una vez por año a Argentina y ver a los míos. Pero entre ellos me siento, a veces, de visita. Pero no quisiera ser malinterpretada: no me siento de afuera, que no me quieren, que no los quiero. Simplemente yo estoy empezando a sentirme yo, aquí. Por ahora. Quién sabe lo que el destino nos dicte más adelante.

Mientras tanto, digo que volví. Pero también sentí que volví cuando llegué a Buenos Aires. Mi habitación de soltera sigue igual, con los mismos posters, con los mismos libros y los mismos adornos…

Aunque esta vez fue especial porque decidí festejar mis 40 años y los 80 de mi papá con una gran fiesta que todavía no puedo creer que haya salido tan bien! Me divertí como loca y por lo que me cuentan los invitados, ellos también!

Con papá, cada uno con su torta.

Fue un mix de amigos y familia. Incluso conocí gente personalmente ese mismo día!!!

Invité a un grupo de bloggeros que ya conocía salvo Betty, y mención aparte, Mauris y Felipa que vinieron desde Montevideo especialmente!!!

Todo el mundo me llenó de cariño, a mí eso me conmueve mucho: Llegar a tu país y ver que hay gente que te espera y te quiere, es impagable. Uno viviendo en su país está acostumbrado a verse con amigos y familia y muchas cosas se dan por sentadas. Pero cuando uno vuelve, tiene ilusiones de encontrarse con mucha gente aunque, a la vez, siente un poco de ansiedad por si realmente esas personas querrán ver a uno…

Esta vuelta a Argentina me hizo plantearme “Qué hubiera pasado si me hubiese quedado?” . Y cada día, ante algún detalle diminuto, imaginaba mi futuro paralelo, esos años no vividos en Argentina y qué hubiesen hecho de mí: Me imaginé con hijos, me imaginé trabajando, me imaginé de vacaciones en lugares cercanos, Brasil como muy lejos. Me imaginé feliz, contenta y con Ale…

Y como la propaganda del pajarito, mi cabeza no dejó de taladrarme: Me quedé o me fui? Soy la misma o soy diferente? Es igual o lo mismo? Soy yo o soy otra?

Mi compañero de baile y de la vida. Gracias, mi amor.