Salud!

Si alguna vez no brindo siquiera por tonterías
brindaré con silencio por la fortuna perdida.
Brindar muy en serio por una vez en la vida:
brindo hasta la cirrosis por la vacuna del SIDA.
(Brindo – Los Rodríguez)


Me pregunto cómo escribir este post lo más objetivamente posible…

Ale y yo no tomamos alcohol pero no por una cuestión religiosa ni nada, es que realmente no nos gusta. Y siempre decimos que vivimos en el país equivocado porque si te gusta tomar o disfrutar de un trago, éste es el lugar. El alcohol no es tan caro (bueno, según la botella que elijas) y conseguís bebidas alcohólicas de todo el mundo. Aparte hay infinitas marcas de cerveza o sea, cualquier cosa que se produzca la encontrás aquí.

Pero lo que quisiera contarles son cosas que he notado aquí y que en Argentina, no. A lo mejor sí sucedían o suceden allí y yo vivía en un termo y no me daba cuenta. De todas formas, lo que les describo a continuación es lo que veo y no juzgo a nadie, sólo trato de ser objetiva.

– Se toma mucho. MUCHO. Cuando digo mucho, es M-U-C-H-O. La edad para empezar a tomar y comprar alcohol legalmente es 18. A partir de ahí, los chicos se emborrachan maaaal. Las chicas! Me siento vieja contándolo pero da lástima verlas tan borrachas!!! Y mirá que acá tienen un aguante bárbaro, nada de dos latitas de cerveza, acá chupan mucho vodka, tragos, de todo!

– El alcohol es tema de conversación frecuente en todos lados: se menciona al pasar, se menciona como punto de partida de alguna anécdota… Es muy común que cualquiera te diga (sin sonrojarse, con una pequeña sonrisa) “Y anoche, llegué tan borracho/a a casa que no me acuerdo de nada… que me desperté tarde… que encontré un/a tipo/a en mi cama y no me acordaba de dónde lo/la saqué, etc”.

– Hablando con varias personas muchos se justifican diciendo que el alcohol ayuda a tener una buena conversación, a pasarla bien, a que todo se relaje… Yo pregunté “Pero no podés pasarla bien sin tener que tomar?” No supieron qué contestarme…

– Otras personas me han contado que cuando probaron su primera cerveza no les gustó. Yo pregunté “Y por qué seguiste entonces?” No supieron qué contestarme…

– Como ya conté una vez, si vas a una fiesta o reunión, la cantidad de sillas es inversamente proporcional a la cantidad de alcohol.

– Es muy común que a partir de las 9 de la noche el subte huela a alcohol. Antes era más evidente todavía porque ahora no está permitido tomar alcohol en el subte.

– “Divertirse” es un eufemismo para “emborracharse”.

– Todos los días en los diarios vas a ver fotos de distintas celebrities que la noche anterior salieron borrachísimos de las discos o restaurantes. Siempre se ve una mano que los sostienen de un brazo para conducirlos a un taxi. Los comentarios nunca son de reproche, siempre son en tono jovial o alegre.

– Se hacen muchas campañas para concientizar, sobre todo a las chicas, para que tengan cuidado de no tomar taxis ilegales (o sea, no registrados) ya que pueden ser abusadas muy fácilmente. Acá un taxista legal tiene muy buena reputación.

Uno de los posters de la campaña.

– También he leído noticias en que hay chicas que denuncian haber sido violadas y que los tipos se quieran defender diciendo “No, ella estaba tan borracha que accedió”. Lo cual, claro, a veces es difícil de probar.

– Si vas por la calle o cualquier lugar público y escuchás carcajadas o sonoras risas en grupo, es que están un poquito alegres. Generalmente aquí la gente no es de hablar fuerte o gritar por las calles.

– Cuando están un poquito entonados, a la mayoría se les da por cantar, casi siempre a los adultos, anden solos o acompañados. Es lindo y hasta produce un poco de ternura.

– Es muy común que al mediodía la gente que sale del trabajo para almorzar, tome cerveza o vino con las comidas. Algunos directamente reemplazan el almuerzo con alcohol.

– Los pubs céntricos se empiezan a llenar a partir de las 5 de la tarde, hora en que la mayoría sale de trabajar.

– A pesar de todo esto, A NADIE SE LE OCURRE tomar y luego manejar. Si alguien tiene una reunión o festejo en un pub y va en auto, los amigos pueden caerse muertos de la borrachera pero el que vino manejando no prueba una sola gota. Se la aguanta.

– Hay una compañía que vos podés llamar desde el pub o boliche si te tentaste y estás con el auto. Una persona viene en su scooter, cuando llega a tu encuentro, mete la motito en el baúl del auto, te lleva manejando a tu casa y te deja ahí. A las pruebas me remito:


Por último, una anécdota: Un día venía de trabajar y caminando por el andén del subte noto que hay un chico grandote (pero se notaba que era jovencito) caminando en zig zag delante mío. Decidí seguirlo un poquito porque me daba la sensación de que en cualquier momento podía tropezarse y caerse a las vías.

Llegó hasta el final de la plataforma y se quedó parado. Yo me senté ahí nomás sin dejar de observarlo. Y veía que estaba mareado, que se balanceaba para atrás y para adelante, realmente se podía caer en cualquier momento! En eso mira para donde estoy yo y con el dedo índice le hago señas de que se acerque. Él me malinterpretó y me guiñó un ojo. Yo lo seguí mirando seria, y le señalé el asiento vacío al lado mío y le hice un ademán para que viniera a sentarse.

Su cara de avergonzado! Al instante vino cabizbajo, musitando “I’m sorry… Sorry…” y se sentó al lado mío. Y como niño bien obediente, se paró sólo cuando llegó el subte, me agradeció, entró y se sentó.

Bueno, por lo menos no reaccionó mal, no?