Como Remolacha Para Chocolate

Me acuerdo de que hace bastante vi un documental sobre producción masiva de tortas de chocolate para supermercados y ahí saltó el secreto mejor guardado: se usan remolachas porque mantienen las tortas más húmedas por más tiempo.

Ideal, entonces, para hacer brownies.

Lo que noté al hacer estos brownies (que tienen muchas menos calorías que los comunes) es que la superficie no queda tan crocante como debería ser, por eso creo fue que la receta dice que tenés que moler algunas avellanas para ponerle encima, porque así sentís crunch cuando mordés.

Igual, esta fue la primera vez que los hice; a lo mejor, con la práctica, le voy tomando el tiempo exacto, no todos los hornos son iguales.

No tengan miedo! Al igual que la torta diferente, no van a sentir PARA NADA el gusto de la remolacha. Se los juro!

Ingredientes

400g de remolachas hervidas, coladas y peladas, cortadas en cubos
100g de avellanas
3 huevos medianos
220g de azúcar negro
1/4 cucharadita de sal
150g de chocolate semi amargo
2 cucharadas de harina
70g de cacao en polvo
2 cucharadas de polvo de hornear
1 cucharada de extracto de vainilla
30g de avellanas molidas (para decorar)

Procedimiento

– Encender el horno a 160 grados. Forrar el molde con papel manteca pero si el molde es antiadherente no hace falta. Igual pincelar el fondo y los costados con un poquito de aceite.

– Procesar los 100g de avellanas hasta hacer una harina finita.

– Batir los huevos, el azúcar y la sal por 5 minutos hasta que esté el triple de su volumen original.

– Procesar las remolachas hasta hacerla puré. Calentar 1 minuto al microondas.

– Calentar el chocolate al microondas. Mezclar con el puré de remolachas hasta que el chocolate esté totalmente derretido. Volver a poner unos segunditos en el microondas si fuera necesario.

– A la mezcla de los huevos agregarle el polvo de avellanas, harina, cacao en polvo, polvo de hornear y extracto de vainilla y combinar bien.

– Por último agregarle a todo esto, las remolachas mezcladas con el chocolate.

– Verter la mezcla en el molde y espolvorear las avellanas molidas un poco, con el palo de amasar.

– Cocinar en el horno mínimo 35 minutos. Se van fijando de a poco, a mí me llevó más tiempo que ése.

La prueba de fuego fue llevarlos a la casa de unos amigos fanatiquísimos del chocolate y jamás se dieron cuenta!