No Quiero Ofender A Nadie…

Uno a veces puede estar a favor o en contra del gobierno de turno pero hay temas que unen a un país y a veces ese sentimiento de unidad puede ser utilizado por los gobernantes para llevar agua para su propio molino.

No digo que ésto es lo que esté pasando ahora pero sí podemos decir, a la distancia, que lo fue en 1982.

Acaso aquel 2 de abril no se unió la gente por un sentimiento de amor para luego terminar defraudada?

Queda cursi decir por un sentimiento de amor cuando había una guerra? En el caso de Malvinas, creo que es acertado. Creo que todos aquellos que tienen mi edad o más, consideran a las islas como territorio argentino y te lo discutimos, te vamos a los hechos, te leemos historia y después hasta podemos terminar llorando.

A mí por lo menos me pasa así y eso que cuando la guerra yo tenía 12 años.

Para serte sincera, aquí de lo que está pasando ahora, no se habla y casi que ni interesa. Lo puedo decir con cierta seguridad porque en los diarios de circulación gratuita (que toca temas cotidianos y de importancia para en el público en general) no he leído nada. Casi que no veo tele así que no sé cuánto serán los minutos o segundos dedicados a estas noticias, pero estoy segura de que no son muchos.

Compré The Times ayer, como todos los sábados y no había un solo artículo. Hasta que hoy, en el diario Mail On Sunday salió esto, una nota escrita por una ex editora del diario Penguin News, de Malvinas.

No lo pienso traducir porque estoy enojada pero digamos que ella, como kelper, defiende su forma de vida y defiende su comunidad. Lo cual es entendible como también es entendible mi parecer. Entre otras cosas, ella dice que tenía 12 años cuando comenzó la guerra. Una coincidencia conmigo. Ésa sola.

Y en el medio de esa nota, esta foto gigante y un título y subtítulo que sí te voy a traducir:

Un desafiante mensaje para la sospechosamente joven presidenta de Argentina de parte de una habitante de sexta generación de Malvinas. (me rehúso usar la otra palabra!)

NO NOS VAS A INTIMIDAR, VIEJA CARA DE PLÁSTICO.