El 2010

One sun apart.
One heart within.
Red sun shines on.
Sees no tomorrow.
(Red Red Sun – INXS)


A mí los únicos balances que me molestaron siempre fueron los que nos mandaba a hacer la profesora Gianni en 4to año, para Contabilidad. Los de fin de año, no. Los hago porque implica escribir sensaciones y no cifras.

Sin embargo, de este 2010 no me sale escribir nada sino que, más bien, me queda una imagen: la imagen de un sol rojo, muy redondo y muy rojo que se levantaba a mi izquierda mientras yo lo miraba con los ojos llenos de lágrimas y un nudo en la garganta.

Lo seguía con mi vista desde el taxi que nos llevaba al aeropuerto JFK en New York para dirigirnos a Londres y de ahí yo tomarme otro avión para Buenos Aires y llegar a tiempo al velorio de mi papá.

Yo siento que el año 2010 no se terminó, se suspendió el 24 de mayo. Recuerdo todo y (frase tan trillada) parece que fue ayer. Cuento los meses: pasaron 7, más de medio año y tengo los recuerdos, en pausa; la nostalgia, en pausa; la tristeza, en pausa…

Y a pesar de haber perdido a mi viejo, yo sigo viviendo mi vida como siempre: trabajando, paseando, distrayéndome… Pero la imagen de ese sol rojo, tan rojo, no me la sacará nada ni nadie ni de mis retinas ni de mi memoria.

El Festejo De Mi Cumple En El Dorchester


Ale y yo no nos pedimos ningún regalo para nuestros cumpleaños: no la pegamos nunca. Entonces nos damos algún gusto además que el que cumple años elige el próximo destino de viaje.

Lo que sí pido es celebrar mi cumple tomando el té. El año pasado fuimos a The Connaught, ya fuimos para nuestro aniversario a The Langham y este año enfilamos para The Dorchester.

La pasamos muy bien, mucha cordialidad y buen gusto y buena comida.

Les cuento qué comimos? (Eso es lo que importa, no es cierto?)

Tomamos el té, que por ser en estas fechas, se llama Festive Afternoon Tea y lo tomamos en el restaurant The Promenade.

Como indica la monona servilleta bordada.

Primero nos dieron los menúes y nos preguntaron qué champagne queríamos. Le dijimos que no tomamos alcohol y me ofrecieron un cocktail de jugos frutas con fruta de la pasión (maracuyá, creo que es) que acepté con todo gusto. Ale prefirió directamente elegir el té.

Para los tés también hay menú, sí señor. Se elige de una carta y hay para todos los gustos. Yo elegí The Dorchester Blend, un té negro y Ale eligió un Vanilla Tea. Tenía un aroma riquísimo!

Después de traerme el cocktail, vino el mozo con una fuentecita con dos ejemplares de cada diferente finger sandwich que paso a enumerar:

– Sandwich de pavo con relleno y salsa de cranberry en pan de albahaca.
– Sandwich de pepino con queso crema en pan de comino de prado o alcaravea.
– Sandwich de jamón cocido con pepinillo en vinagre en pan de tomate seco.
– Sandwich de huevo con mayonesa con berro en pan blanco.
– Sandwich de pollo con mostaza en grano en pan de albahaca.
– Sandwich de salmón en pan malteado.

El mozo, muy ceremonioso, preguntó:

Madame,” con acento francés, “qué sandwich le gustaría servirse?”

Yo, con la moderación que me caracteriza, le contesté:

“Todos.”

“Oh, pero Madame, mire que es mucho… Luego hay más para comer…”

“Lo sé pero no se preocupe, yo voy a poder probar todo!”

Y me sirvió todos! Y cuando le preguntó Ale, él contestó igual y el mozo se retiró con la bandejita vacía!!!

Aquí me tienen, a punto de comenzar a comer con el té ya servido y la vajilla linda.

Comí despacito así que disfruté cada bocado y la verdad es que no me llené tanto…

Cuando nos vieron los platitos con miguitas, nos trajeron una panacotta cubierta con un poquito de gelatina de naranja y jengibre para limpiar el paladar.

La panacotta.

Llegó el turno de los scones y los dulces. Primero trajeron las mermeladas y el clotted cream.

Mermelada de frutillas y de moras negras.

Todas las cakes! Los scones están en el plato de abajo, tapados con la servilleta para mantener la temperatura.

Mi scon con la crema y la mermelada de moras. Ñam!

Los dos, la mesa, la comida. Gorditos.

El ambiente era tranquilo, había un chico tocando el piano melodías tranquilas y de repente se escuchó que tocaba el feliz cumpleaños y se aparece el mozo con esto:

Una torta de mousse de chocolate!

Me sentí Queen Elizabeth! Qué lindo detalle! Es que cuando yo hice la reserva me preguntaron si era por alguna ocasión especial y yo dije que era mi cumpleaños.

A-do-ré!

Cuando hube soplado las velitas, el mozo me ofreció guardarme la torta para llevármela a casa.

Así que me trajo esta cajita tan mona:

Y feliz con mi cajita y mi amor y nuestras pancitas llenas, volvimos a casa!

La pasamos genial!

El árbol de navidad en el lobby.

Y Sigo Cumpliendo Años…

You say it’s your birthday.
It’s my birthday too, yeah.
They say it’s your birthday.
We’re gonna have a good time!
(Birthday – The Beatles)

Ah, sí sí… Después de los 20, las décadas pasan como si nada…

Hoy Marce y yo cumplimos 41!

Acá los dos bailando el vals este marzo en mi fiesta de 40!

No sé por qué pero desde que cumplí los 40 me siento más liberada, más que no me importan muchas cosas que antes sí. Digamos que me siento mejor plantada. Y hasta ahora se siente bárbaro!

Verdaderamente siento que estoy en la mitad de mi vida y como no pienso morirme nunca, la voy a seguir disfrutando!

Se acuerdan que una vez les mostré el video de Paul Mc Cartney donde me saludaba para mi fiesta de 40 y les conté que había más?

Bueno, acá están los otros (son videítos cortitos de 2 minutos) donde me saludaban…

Kiss!

David Coverdale!

La Reina!

Navidad En El Mundo

Me encantaron estas fotos cuando las vi y quisiera compartirlas.

Nos dan una buena idea de cómo tradicionalmente se festeja la navidad en algunas ciudades del mundo.

Velas y oraciones en la misa navideña celebrada en el estadio nacional Bung Karno, en Jakarta, Indonesia.

Los denominados tiradores navideños vestidos con trajes tradicionales disparan sus pistolas en la víspera de la Navidad, en Bischofswiesen, Alemania.

Misa en la víspera de Navidad en la Iglesia de la Natividad en Katmandú, Nepal.

Misa de la víspera de Navidad en una iglesia de la ciudad china de Qingdao.

Una vista general de las decoraciones de Navidad en Seúl, Corea del Sur.

Miembros del club “Pirrlliepause” se dan el tradicional baño de navidad en un lago helado en Senftenberg, Alemania.

Un elefante manejado por un “mahout” (entrenador) y vestido como Santa Claus entrega regalos a los niños en una escuela de Ayutthaya, Tailandia.

Una mujer se arrodilla para besar el suelo de mármol en la Basílica de la Natividad, considerada como el lugar de nacimiento de Jesucristo, en Belén, Cisjordania.

Vista nocturna del Palacio de la Cultura y de la Ciencia de Varsovia, Polonia, iluminado por Navidad.

Unos cuarenta barcos iluminados navegan por los canales de Ámsterdam, Países Bajos, con motivo del primer desfile navideño de barcos por los canales de la ciudad.

Vista del centro de Tiflís, Georgia, iluminado con motivos navideños.

Cientos de personas celebran por anticipado la llegada de la Navidad en el tradicional Mercado del Puerto, en Montevideo, Uruguay

Un policía palestino vigila desde un tejado la plaza de la Basílica de la Natividad, considerada como el lugar en el que la virgen María alumbró a Jesucristo, en la ciudad Cisjordana de Belén.

Devotos besan la figura de Jesús recién nacido durante la misa de Nochebuena en la Parroquia San José de Las Pinas, al sur de Manila, Filipinas.

Niños kurdos iraquíes saludan a Papá Noel en la norteña ciudad iraquí de Arbil, en la víspera de Navidad.

Un japonés vestido de Santa Claus, limpia los vidrios de una torre en Tokyo.

Me gustó mucho la foto de la mujer en Cisjordania, besando el lugar en la Basílica de la Natividad. Ese es un lugar que quiero visitar desde los 15 años más o menos, cuando una profesora nos mostró las diapositivas de su viaje a ese lugar.

Y a ustedes qué foto les gustó más?

Fuente: Perfil

Saludos de Navidad 2010


Esta Navidad Ale y yo estaremos en casa, en piyamas seguramente, mirando los DVDs de la última temporada de 24, comiendo comida comprada (como saben, es la única época del año en que no cocino) y con sendas laptops encendidas.

Esta Navidad no tengo ganas ni ánimo de festejar nada por obvias razones (aunque lo descripto en el otro párrafo sea una constante desde que vivimos acá – y nos gusta pasar las fiestas así) pero de verdad me alegro por cada persona que puede pasar las fiestas con su familia, con muchos besos y abrazos y con buen humor y armonía.

De mi parte, te auguro unas hermosas navidades con o sin calor, con o sin vitel toné (o como se escriba), con o sin pan dulce y deseo de corazón que tus fiestas sean en paz y con mucho cariño.

Gracias por pasar. Gracias por estar.

Mi canción favorita de Navidad:



Throw your arms around the world at Christmas time.

Residencia Del Embajador Argentino En Londres

A veces sucede que en tu vida no pasa nada o pasa todo junto, no?

Bueno, este último mes, como escribí en el otro post, han caído invitaciones de todos lados!

Tuve la dicha de ser invitada a la residencia del embajador argentino en Londres dos veces, un miércoles para un cocktail y el jueves siguiente para una cena un tanto informal, estilo buffet.

Al cocktail fui con amigos y a la cena con los mismos amigos más Ale.

En el Reino Unido no hay embajador argentino y en la residencia no vive nadie. Pero es muy usada para exhibiciones, charlas, etc. Es una hermosa residencia en una hermosa parte de Londres.

La casa fue diseñada por Thomas Cubbit en 1851. Está en una esquina de una gran edificio que está dividido en diferentes mansiones.

Es difícil encontrarla! Porque se encuentra dentro de Grosvenor Crescent y la dirección es totalmente distinta!

Ven?

Enfrente, hay una estatua de San Martín:

General Don José de San Martín (1778 – 1750). Founder of the Argentine Independence. He also gave freedom to Chile and Peru.

Adentro hay escaleras de mármol, grandiosas; yo las bajé y subí varias veces, me sentí la Chiqui Legrand. Tengo fascinación con esas clases de escaleras. Me recuerdan a las películas de Hollywood y a las divas, con peinados platinados y prolijitos.

Esta escalera está en el primer piso, el día del cocktail.

Acá otra escalera, el día de la cena.

Como siempre, la cámara estaba en mi cartera y después de dejar en un livingcito el tapado y la cartera, subí las bellas escaleras (con miedo a resbalarme!) con cámara en mano. Al principio no me animaba a sacar pero después escuché por ahí que esta residencia había sido visitada durante el evento llamado Open House (son unos días al año en que muchas residencias abren sus puertas al público) y pregunté: “Esos días se pudo sacar fotos?” “Claro!” me dijeron. Ah, bueno!

Y empecé a sacar!

Planta baja. El arbolito de navidad, en el hall. Un busto de San Martín, al final del pasillo.

Otro sector de la planta baja. El baño está al costado del descanso de la escalera.

Primer piso.

Por supuesto que no se pudo recorrer todo, sólo vi unos livingcitos, el hall, un salón de baile que es una belleza! Qué ganas de bailar el vals que me dio!

La entrada al salón de baile. Hacia la izquierda hay un piano.

Esto es lo más cercano a ser abanderada que estuve en mi vida!

Como habrán notado, hay arañas (de las que iluminan) en todas las habitaciones, muchos cuadros, tapices, jarrones, estatuas y esculturas.

Honestamente, yo no sé nada de arquitectura ni pintura ni estilos por eso no puedo describir todo desde esa óptica, sólo mostrar las imágenes y que las disfruten ustedes como yo disfruté estar allí!

Biutiful! Como bien dicen acá:

Cansancio Del Viernes Por La Noche

Antes de partir. Autofoto.

Esto es así: Desde principios de diciembre que se vienen organizando cenas y cocktails para despedir el año y he tenido la suerte de haber sido invitada a varios. Venía todo tranquilo a razón de un evento por semana pero esta última ya fue demasiado y “una ya no tiene 20 años” (como alguna vez escuché decir a dos señoras cargando sus compras por mi barrio… yo tenía 19 años y me reía bajito: “cuánto me falta a mí para decir eso…” pues acá estoy, diciéndolo).

Tuve cenas de fin de año con compañeros de trabajo, cena de fin de año con amigas argentinas, cocktail una noche y cena este miércoles último en la residencia de la embajada argentina (ya lo mostraré más adelante), el jueves cena despedida de un compañero de trabajo y anoche cena de fin de año del trabajo de Ale.

Desde la semana pasada venía preocupada por cómo iba a aguantar semejante ajetreo porque al otro día hay que levantarse temprano y trabajar lo mismo. Menos mal que acá las fiestas terminan temprano pero igual, che, a esa hora yo estaría tranquila en casa en pantuflas y no parada sobre tacos.

Pasó que llegó el viernes y ya estaba cansada. Llegué de trabajar, me bañé, me lavé el pelo, me lo sequé, me quedó prolijo pero horrible y como se me estaba haciendo tarde (la cena empezaba a las 7.30 pm) salí sin maquillarme pensando: “Total, seguro no habrá luces fuertes y con esa clase de iluminación, qué se va a notar que no estoy maquillada!”

Los fashionistas que me leen me van a saltar a la yugular por pensar semejante burrada!

Como hacía mucho frío y estaba nevando, me puse dos pares de medibachas transparentes, el vestido de fiesta y encima un saquito finito, una pashmina como bufanda y un tapado pesadito. El problema eran los pies. Con lo friolenta que soy, cómo me los cubro!?!? Y los zapatos de fiesta que tengo son lindos pero esos taquitos no te previenen de caerte sobre la nieve escarchada!

A mis 40 años me importa poco y nada el que dirán. Y menos en este país, donde nadie te mira escaneándote qué tenés puesto. Así que me calcé unas medias de lana, unos zapatitos chatos y cómodos para caminar y los zapatos de fiesta los metí en la cartera.

Así salí a la calle.

A las apuradas en el colectivo decidí por lo menos ocultar las ojeras con un poquito de corrector, me puse rimmel, me hice unas líneas finitas sobre los ojos con delineador plateado y me pinté los labios. Ya está, che, que estoy cansada.

El dress code de la fiesta era formal así que para los hombres se requería evening suit (lo que nosotros llamamos smoking) y es de lo más común usar eso en las fiestas importantes, sobre todo en esta época del año.

Ale estaba muy elegante y me fue a buscar a la parada del colectivo. Cuando llegamos al salón, noté que el guardarropas estaba justo como enfrentando el hall de entrada donde estaba todo el mundo parado tomando champagne. Había luces bajas sí, pero no pude evitar cierta incomodidad al tener que pasar por allí con mi atuendo de La Flaca Escopeta. Un horror. Mi seguridad en mí misma se había esfumado.

Ale entró.

Y mientras yo me quedé con medio cuerpo afuera y medio cuerpo adentro (y haciéndole señas a Ale de dónde corno me cambio los zapatos), un hombre de seguridad vino a mi rescate y me dijo discretamente: “Madam, si quiere ir al ladies a cambiarse, está por aquí” y me señaló el lugar. Un divino, sí, pero tuve que cruzar el salón de todas formas!

Entonces entré al baño, me cambié los zapatos, me quedé con la pashmina y el tapado y cartera quedaron en el guardarropas.

La fiesta era una cena y entre entrada y plato principal hubo un espectáculo de circo. Después hubo postre y café y una banda tocó en vivo y todo el mundo se puso a bailar.

Nuestra mesa.

Ale y yo bailamos todo el set que tocó la banda que fue bastante y para cuando terminaron, mis pies y mi resistencia física estaban agotados. Así que POR PRIMERA VEZ EN MI VIDA, le pregunté a Ale si nos podíamos volver. Realmente, estaba muy cansada.

El cantante vio que Ale me estaba sacando fotos y se coló. (Qué cara de cansancio la mía, por favor!)

Todos divirtiéndose. Ale de smoking.

Mirando las fotos me di cuenta de cuán equivocada estaba pensando que no se iba a notar nada que yo no tuviera maquillaje. Aunque sí en la fiesta hubo luces bajas, se nota verdaderamente cuando no pusiste mucho interés en tu apariencia. Y no me puedo ver con esas mechas!

Necesito un flequillo o algo en la cabeza!

Y mucho maquillaje!

Y muchísimo más descanso!!!

NECESITO 15 AÑOS MENOS!

Les dejo fotos de este lugar espectacular:

El living vacío mientras todos estaban sentados cenando. La barra del final es el mostrador del guardarropas.

Había 4 pantallas con Wii para que la gente juegue. (Estos techies! Quién va a una fiesta a jugaaaaarrrr!!!)

Se Te Ve La Tanga!

A veces acá se publican noticias sobre Argentina…

Hoy salió en el diario Metro (de distribución gratuita) un artículo sobre la adaptación casi pornográfica que se hace en Argentina del Strictly Come Dancing. (Se acuerdan de lo que yo había escrito acá?)

Entre otras cosas, dice que los ejecutivos de la BBC están pensando en no renovar la licencia con la TV argentina ya que “este programa (la versión argentina) bordea la pornografía” y que el programa original “fue desarrollado como un divertido show para toda la familia.”

Mencionan que la versión argentina se llama Bailando Por Un Sueño y dicen que en pantalla se ven cosas que están a un millón de millas de distancia de lo que muestra la versión de la BBC que se emite los sábados a la noche.

De ejemplos ponen al baile de Silvina Escudero que se quedó topless y que su bailarín se movía como simulando tener sexo con ella y a Jessica Cirio que mientras hacía la danza del caño se le vio la cola.

Les dejo la foto de la hoja donde apareció.

Link de la nota completa aquí.

Qué me cuentan, eh?

Flema Inglesa

Que no tiene que ver nada con mocos, eh, flema también significa calma excesiva.

El domingo se publicó esta foto en todos los diarios. Cuando la vi, la verdad es que me sorprendí y alegré al mismo tiempo. Me sorprendí por semejante muestra de afecto de parte de alguien de la familia real y me alegré porque es una linda foto y realmente demuestra que los chicos están contentos.

Después caí y pensé: “De qué me sorprendo yo, que como toda chica latina y argentina, está acostumbrada a demostrar y a que le demuestren, afecto?”

Pues es el contexto, es el país.

En general (estoy generalizando, eh) a muchos ingleses les molesta ver que se demuestre en público lo que se siente. Pero he visto que los padres con sus niños son afectuosos en sus casas aunque a la vista de los demás, la gente se cuida. No porque esté prohibido, sino que la idea es que eso se reserva para la privacidad, qué necesidad hay de mostrar lo que uno siente por el otro, a quién le interesa.

Espero que no se me malinterprete y se piense que los ingleses son un témpano con patas o muy serios y amargados. Nada que ver. Por lo menos socializando, saben que no hay nada mejor que hacer fluir la conversación con algún chistecito o comentario gracioso o sarcástico y muchas veces lo cuentan con cara seria!

Pero cuando se trata de la familia real, es diferente. Hay quienes piensan que la familia real es un gasto superfluo, que son unos viejos y jóvenes inútiles a los que se mantiene pero es fácil criticar desde afuera. Otra cosa es vivir en un país con monarquía parlamentaria.

Aquí comprendés que a pesar de las críticas, la familia real es un emblema y símbolo de un país y no importa quién gobierne, la familia sigue estando; es quien verdaderamente identifica un pueblo.

Bueh, pero más allá de toda defensa y ofensa (y más allá de lo que cada quien piense sobre la monarquía) la familia real no es de mostrar lo que siente. La reina siempre ha sido estoica en lo que se refiere a mantenerse firme ante cualquier adversidad pero la única vez que se le escapó una lágrima en público fue cuando… vio navegar por última vez el yate Britannia antes de que fuera desmantelado.

(Hay que entender que en ese yate la familia vivió muchos momentos felices desde que fue bautizado por ella misma en 1953)

Si vieron la película The Queen, con Helen Mirren, ahí se muestra que el problema central era que la reina no estaba muy conmovida por la muerte de Lady Di.

Vaya uno a saber qué es ficción y qué es real pero todavía se leen quejas cuando se recuerda esa demostración masiva de llanto y flores que sucedió cuando murió Diana. A muchos no les gustó esa americanización de tal desgracia.

Se sabe que William es muy celoso de hablar de su vida privada y si bien con Kate hace como 9 años que están de novios, nunca se tomaron de las manos en público.

Una vez, cuando todavía los príncipes eran chiquitos, fueron a buscar a Diana que venía de un viaje. Ella apareció, los dos corrieron a su encuentro y abrió sus brazos y los rodeó y besó.

William parece querer perpetuar la memoria de su madre: no sólo a través del anillo de compromiso (es el de Diana) sino a través de sus actitudes.

Y me parece que es una buena decisión, acorde a su edad y al tiempo que le toca vivir.

Galletas Vitraux

O stained-glass biscuits.

Es la época de hornear galletitas (o galletas) por estos lares y las típicas son las de jengibre, por ejemplo, como el hombrecito de jengibre, que hice el año pasado.

Este año parece que estas galletitas van a ser las favoritas. La verdad es que son hermosas y la receta con la que las hice es súper rendidora! Me salieron como 35 galletitas y grandes, eh!

El secreto para hacer ese efecto vitraux es moler caramelos duros.


Fue un placer hacerlas, aunque al principio tenía cierta ansiedad pero todo fue bien. No fue nada complicado, al fin de cuentas. Aunque moler los caramelos costó porque cuando los puse adentro de una bolsa para darles con el palo de amasar, la bolsa se rajó al primer golpe así que el método más efectivo que encontré fue poner los caramelos adentro de un plato de cartón, doblarlo por la mitad, doblar los extremos (para que no se escapen los pedacitos) y darle palos, nomás.

A pesar de que la receta de la masa tiene jengibre, se puede hacer con cualquier otra receta de galletitas que se cocinen en alrededor de 10 a 15 minutos.

Les paso los ingredientes y el procedimiento:

Ingredientes

350g de harina común

1 cucharadita de bicarbonato de soda

2 cucharaditas de jengibre en polvo (yo le agregué un poquito de canela y nuez moscada en polvo)

100gr de manteca

175gr de azúcar negro (yo usé la común)

4 cucharadas de syrup (se puede usar miel)

1 huevo batido

caramelos duros

Procedimiento

– Mezclar la harina con las especias y el bicarbonato.

– Agregar la manteca cortada en pedacitos y cortar con dos cuchillos o con una espátula hasta que estos ingredientes secos se transformen en una mezcla arenosa.

– Agregarles el azúcar, el syrup y el huevo batido.

– Mezclar bien y si la masa no se termina de unir por estar tan seca, agregar leche de a cucharadas. Yo necesité dos cucharadas.

– Amasar bien, dejar descansar la masa. Espolvorear con harina la superficie donde se va a amasar y extenderla hasta un centímetro de espesor.

– Cortar con dos moldes, uno grande y uno chiquito.

– Poner las galletitas sobre papel manteca y agregarles el caramelo molido. Hacer montoncitos porque si se ponen al ras, cuando se derriten, el centro de las galletitas queda como hundido.

– Hornearlas de a 10 o 15 minutos y esperar a que se enfríen para despegarlas con facilidad.

Espero que las hagan y me cuentan!