Hombrecito De Jengibre

Entre las lindas cosas que se ven y las delicias para comer en esta parte del mundo para esta época, están estas galletitas o galletas de jengibre que a algunos les puede sonar puaj pero que son riquísimas y tienen un gusto muy suave y agradable. Son de una masa entre crocante y elástica y muy fáciles de hacer.

Este año tenía ganas de hacerlas por primera vez y tras haber encontrado una receta buena y fácil, fui al supermercado y para mi sorpresa encontré esto:

Pomitos de glacé real de color!

Y alguna vez había visto el molde perfecto y lo busqué y lo busqué…

Y lo encontré! No es hermoso?

Para mí es el mejor porque además de cortar la masa, también le marca los ojos, la boca y los botoncitos ya que tiene esto detrás:

Más ganas me dieron de hacerlos!

Les paso la receta para 14-16 galletitas:

Ingredientes

  • 350g harina común
  • 1 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/2 cucharadita de clavo de olor en polvo (yo lo reemplacé por nuez moscada)
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 100g manteca
  • 175g azúcar negro
  • 1 huevo
  • 4 cucharadas grandes de golden syrup (lo que se le pone a los panqueques) o miel.

Preparación

– Prender el horno a 180 grados.

– Mezclar la harina con las especias y el bicarbonato de sodio.

– Agregar la manteca y cortarla con dos cuchillos o desmenuzarla con la mano pero tiene que quedar hecho todo una arenilla.

– Aparte mezclar el huevo con el syrup o la miel. Acá hay que tener cuidado, si tu cuchara grande es muy panzona (como diría Blanca Cotta) mejor ponerle 3 cucharadas. Si se pone syrup de más, los hombrecitos salen del horno muy obesos. Esto es porque la masa se expande más.

– A la mezcla de harina, especias, bicarbonato y manteca, agregarle el azúcar y mezclar.

– En el bowl donde está mezclado el huevo y syrup, poner lo anterior y mezclar. Les parecerá que es demasiado ingrediente seco, pero no, mezclen con fe que de a poco se va humedeciendo todo.

– Cuando todo esté más o menos mezclado pero siga más o menos arenoso, lo vuelcan sobre la mesada limpia o silpat y amasan y amasan hasta que les quede una masa marrón y elástica.

– Estiran la masa con palote a un grosor de 5mm y cortan las galletitas.


– Levantarlas con cuidado, si es posible con una palita de torta. Si no, dejen un rato la masa con las galletitas cortadas en la heladera hasta que se endurezcan un poco y sea fácil trasladarlas hasta la fuente de hornear.


– Al horno por 10 o 15 minutos. Se van fijando. Las galletitas están todavía tiernas cuando se sacan del horno. En un rato se enfrían y endurecen.

Y a decorar!

No tengan miedo de las especias. Les digo, casi que ni se nota el sabor de la nuez moscada ni tampoco quedan picante de jengibre. Si no tienen jengibre, lo reemplazan por canela o hacen mitad y mitad. Como gustéis.

Et voilà!

Y aquí les dejo la historia de El Hombrecito de Jengibre.