El Festejo


El día de mi cumpleaños lo pasé con Ale (me regaló una cartera diviiiina!) y alguien más: el día anterior llegó a Londres Débora a quien vi crecer, hija de una amiga de toda la vida y que acaba de cumplir 18 años y no quiso ni Bariloche ni nada: La nena no anduvo con chiquitas, pidió Londres. Y aquí está.

Con ella pues, fuimos a celebrar el cumpleaños en el restaurant Espelette en The Connaught. Fuimos a tomar el té a este hotel tan elegante donde nos sirvieron con la mejor predisposición y donde nos sentimos muy a gusto los tres.

Te daban la carta de tés y luego se venía, de a poco, con toda tranquilidad, los sandwiches y cakes.

Yo, como gordita que soy, les paso a mostrar lo que comimos.

Primero fueron los Finger Sandwiches.

De salmón, curry chicken, egg mayonnaise y pepino.

Luego, los scones.

Tiernísimos, servidos con diferentes mermeladas y clotted cream.

Y por último las cakes.

Tiramisu, mini trifle y Christmas chocolate log.

También, como broche a tanta comida, nos ofrecieron unas rodajas de unos bizcochuelos como nunca comí en mi vida, tan tiernos, esponjosos y deliciosos.

Si quieren seguir babeándose, acá tienen el menú.

Ale había avisado al maître d’ que era mi cumpleaños así que aparecieron con un hermoso plato decorado con chocolate.

Me encantó.

Bienvenida mi lauchita.