Vuelta Al Pago

Por razones familiares, volví a Argentina en noviembre y me quedé la mayor parte del mes. (Llegué ayer aquí a Londres)

Así me recibió Ale:

La puerta de casa.

Ay, cómo me conoce…

En Buenos Aires estuve bastante ocupada desde mi llegada hasta mediados de mes. Ya, a partir de ese momento, sentí que tenía algo de tiempo libre y pude conocer a una amiga bloggera:

Ladies and gentlemen, I give you…

Tía Elsa!


Qué lindo fue conocerla! Tuvimos una hora para charlar, fue durante su hora de almuerzo y charlamos lo que se puede en ese tiempo, pero siendo mujeres tocamos millones de temas a toda velocidad!

Tía Elsa es tan cariñosa como lo revelan sus escritos. Tiene un cutis divino, una piel bárbara! Nos prometimos volver a vernos con más bloggeros y con los maridos!

También aproveché un finde y me escapé a Olavarría. Siempre fui a pasear de chica y a partir de los 15 años fui todas mis vacaciones de verano a quedarme con mi tía y mis primos y conozco bastante la ciudad.

Es una ciudad limpia, sus avenidas son anchísimas y hay mucho sentido de comunidad. Todos se conocen, directa o indirectamente: tirás un apellido y se ubican por “amigo de”, “primo de”, “cuñado de”, etc.

Además como allí vive mi querido Marcelo, siempre es lindo volver.

En Olavarría se come riquísimo, la carne es de primera y descubrí esta última vez muchos restaurantes bonitos, parecidos a los que hay en la zona de Palermo en Buenos Aires. Además, los helados son los mejores! Recomiendo Ziro para deleitar vuestras papilas gustativas.

Hay más cadenas de heladerías y todas siempre fueron de buena calidad y siempre me preguntaba por qué en la Vicente López (la avenida principal) hay tantas heladerías por cuadra. (Los precios son baratos con respecto a Buenos Aires y no te cobran los toppings!). Y debe ser porque la vuelta del perro todavía es muy importante! Tanto, que las noches de los viernes, sábado y domingo es un sinfín de autos manejados despacito… Todos se miran y todos son mirados…

Esta vez coincidí con la celebración del 142 aniversario de la fundación de Olavarría. Me encantó darme una vuelta y ver a la gente desparramada por el parque Mitre con sus sillitas playeras y sus mesas. Siempre me dio la sensación de que en Olavarría se respira mucha tranquilidad…

Puente colgante y re movedizo, uno de los muchos que cruzan el arroyo Tapalqué.

Vista del arroyo.

…Aunque…

Bueno, a mi primo le causó gracia que esta vez catalogara a Olavarría como “una ciudad guerrera”. Siempre noté por comentarios de mucha gente, por la biblioteca de mi primo y sus temas de conversación con amigos, que Olavarría es una ciudad que honra y respeta mucho a los veteranos de Malvinas.

A lo mejor debe ser porque hay un regimiento allí pero cada vez que hay un festival de algo, se traen los tanques y ves gente de fajina.

Bajen a ese niño de ahí!

Réplica de Lady Liberty en el Parque Mitre.

Les dejo, queridos lectores, el highlight de la celebración del aniversario: un gigante asado que olía tan rico como se ve!

Esto es MEDIA VACAAAAAA asada con cuero!

Vista desde otro ángulo.

Infinitos corderos al asador.