¿Viento de Cambio?

Take me to the magic of the moment
On a glory night
Where the children of tomorrow share their dreams
With you and me.
(Wind Of Change – Scorpions)

Cuando uno es adolescente cree que va a cambiar el mundo y que puede hacerlo con pancartas, posters, poemas y participando en un programa de la tele. Esto es, cuando sos un adolescente más o menos sano y no se te cruza por la cabeza andar tirando molotovs para hacerte oír.

Y entonces cuando ocurren hechos como el de hace 20 años escuchás en ese momento a los adultos de siempre que, o bien por puro oportunistas o para llenar espacios en los diarios o la tele, balbucean teorías del mundo mejor que se viene para las generaciones futuras, para esos jóvenes llenos de flores en los ojos y pajaritos inocentes en la cabeza.

Pero los adolescentes idealistas estudiamos, empezamos a trabajar, empezamos a vivir vidas de adultos y nos olvidamos de que nos habíamos jurado cambiar el mundo. Nos olvidamos, también, entre tanto poema y oda escrita al novio de turno, de que éramos la generación que iba a vivir en paz.

Y en el medio de tanta vida adulta, un día se caen las torres y lo miramos por TV.

Y desde ese momento, todo un espiral…

Ahora soy una casi-cuarentona que se convenció de que las generaciones futuras cometerán los mismos errores que hicieron los que vinieron antes que nosotros y las que hicimos nosotros.

Y mirá que yo nunca adherí a ningún grupo político, no dejé en la calle a empleados, no lastimé ni pasé por encima de otro (todo lo contrario…) y sin embargo, no soy optimista con respecto al futuro…

O sea, para que se me entienda: Yo vislumbro generaciones futuras teniendo los mismos problemas que nosotros, hambre, guerras, políticos corruptos… Creo que si tuviera hijos le pondría unas fichas a un futuro de color rosa. Pero me cuesta…

(Sí, la de la foto soy yo, en 1999. Estoy apoyada sobre un pedazo de muro que está a la entrada del Imperial War Museum en Londres…)

Yo me la creí toda…