Caricias En La Panza

Ferrán Adrià a punto de ser traducido…

La semana pasada fui a The Restaurant Show, un evento que dura tres días y donde se suelen juntar todas las empresas que proveen a los restaurantes, ya sean materias primas, vajillas, muebles, heladeras, lo que se imaginen. Es un buen lugar para ponerse al día con tendencias. El año pasado fui los tres días y este año fui uno solo porque estaban los mismos expositores del año anterior así que muchas cosas ya las conocía.

Esta vez visité unos pocos, los más afines a mis intereses, por eso entendí que ir otros dos días más no tenía sentido. Lo mejor que sucedió fue que había una charla con Ferrán Adrià, quien es considerado el mejor chef del mundo. Qué título, eh?

Fue muy amena su exposición, él es muy gráfico explicando cosas, en realidad habló de su profesión en general y de cómo fue desarrollando ideas y cómo es su método de trabajo. Agradecí ser hispano-parlante porque él habló en español y la traductora, pobre, no sé si era que estaba nerviosa o qué, pero no estoy segura de que quienes no saben español hayan entendido muy bien los conceptos de Adrià. (Un ejemplo tonto: mantel lo tradujo “mántel” cuando tendría que haber dicho tablecloth)

Bueno, todo esto viene a cuento que salvando los años luz de distancia, yo anduve últimamente pasando bastante tiempo en mi cocina probando algunas recetas nuevas, un tecito nuevo, etc.

Quieren ver?

Estos muffins los hice el otro día y a algunos les puse un botoncito de chocolate. Les saqué una foto porque me encantó lo doradito que salieron! La receta la había dado aquí.

Mi primer bizcochuelo! Aunque no sé si la ansiedad o qué, pero lo saqué antes parece, porque estaba divino por afuera pero a un poquito de la base le faltaba cocción. Pero estaba bien esponjoso.

Este sí fue un bizcochuelo de chocolate perfecto! Lo hice hoy que vino Rod. Los dos cerditos comíamos mientras decíamos “qué rico!” “qué esponjoso!” “qué liviano!” y entre cumplido y cumplido, nos lo comimos todo! No quedó nada!

Facílísimo!

Ingredientes y preparación:

– Tamizar

40 g de harina común
40 g de cacao en polvo
55 g de almendras o avellanas en polvo.

– Batir a punto merengue bien firme

180g de claras
60g de azúcar

– Batir

135g de manteca temperatura ambiente
110g de azúcar

– Agregarle de a poco

120g de yemas

– Mezclarle a la crema de manteca, azúcar y yemas, el merengue y los ingredientes secos de a poco, alternándolos.

– Poner todo en un molde de 20 cm de diámetro y al horno a 160 grados alrededor de 45 minutos.

Eso sí, antes (y no durante porque si no reventábamos!) tomamos un té, uno de varios que vienen en una cajita monona. Los tés vienen en su cajita individual y las bolsitas son de una especie de gasa, no el envoltorio tradicional y las hebras se ven perfectamente y tienen un aroma divino!

Los tecitos.

Un sobrecito en esta tetara alcanzó para los dos.

Rod eligió el sabor Tropical Fruit.

Mañana retomo el gimnasio…