Canterbury


Este fin de semana fuimos a pasear a Canterbury, en el condado de Kent, al sureste de Inglaterra. Había estado aquí hace 10 años y la recordaba una ciudad con aires muy medievales.


Canterbury se encuentra sobre el río Stour que hoy en día está canalizado.

Un restaurant sobre el río Stour.

Tomamos el tren en la estación London Bridge y en aproximadamente dos horas estuvimos allí. El tren es muy limpio, ordenado, precioso. Los baños limpios y para pasar de un vagón a otro, las puertas se abren solas cuando te acercás. Y cada dos asientos hay una mesita. Todo cómodo y monono.

Casi me quedo dormida… Se dan cuenta qué rápido va? Y no se siente nada!

El tren por dentro.

Llegamos justo a tiempo para ir a la oficina de información turística y allí contratamos un tour grupal para hacer a pie. La guía nos llevó por diferentes rincones y estuvimos alrededor de una hora y media recorriendo esas callecitas con adoquines.


A pesar de estar caminando todo el tiempo, no nos fuimos muy lejos, fueron unas pocas calles las que recorrimos si uno se fija en el mapa pero hay mucho para ver en ese pequeño sector que cubrimos.

Hay vestigios de historia en todo Canterbury, todo el tiempo se están descubriendo cosas. Por ejemplo, en el subsuelo de la librería Waterstone’s, hay una ventana donde se ven ruinas de baños romanos.

Otro ejemplo es que encontrás casas antiquísimas y edificios muy bonitos.

Estas casas son estilo Tudor y son consideradas edificios históricos:



Esta es la única puerta original que queda de la muralla que rodeaba la ciudad:

Westgate Towers.

Parte de la muralla que rodeaba a Canterbury.

Lo que domina en esta ciudad (les suena Los Cuentos de Canterbury?) es la famosa catedral, gigante, majestuosa, fundada por St Augustine en el año… 602! Pero fue reconstruida en 1077 y allí sigue desde entonces. Obviamente que a medida que pasaron los años fue expandiéndose y se fue construyendo y reconstruyendo.

Christchurch Gate, por aquí entramos al predio donde está la catedral.

Parte de la catedral, no entraba en toda la foto!

Era el mediodía y había misa en la catedral, por lo que no pudimos visitarla. Así que recorrimos el monasterio que está al lado.

Pasillo que da al patio interno.

En el techo están los escudos de las familias que han contribuido con el monasterio y son más de 500. Es el conjunto de heráldica más grande de Europa.

Detalle del techo. Se ve la cara de un monito también, mascota de uno que contribuyó.

Patio interno.

Antes también funcionaba un colegio para niños y en estos asientos en el pasillo, están las marcas de cuando los chicos jugaban a las bolitas.

Se ven las marcas claramente.

Ruinas del antiguo monasterio.

Entramos a un sector llamado Charter House donde pudimos ver estos vitraux:

Lo ven a Henry VIII?

King’s School, dentro del predio de la catedral.

Por todo Canterbury hay muchas iglesias. Piensen que es como una especie de Luján o Santiago de Compostela, porque hasta aquí se hicieron siempre, desde siempre, peregrinaciones religiosas.

Esta es una iglesia católica, St Thomas of Canterbury.

St Augustine Abbey.

Lady Woottons Green (una placita) y The Kings School atrás.

Algunas perlitas:

Un negocio muy particular!

Está por llegar Halloween parece…

Esta muñeca da muy voodoo ahí colgada del cuello y con la cara dibujada…

Los gatitos negros son mi debilidad.