Canterbury


Este fin de semana fuimos a pasear a Canterbury, en el condado de Kent, al sureste de Inglaterra. Había estado aquí hace 10 años y la recordaba una ciudad con aires muy medievales.


Canterbury se encuentra sobre el río Stour que hoy en día está canalizado.

Un restaurant sobre el río Stour.

Tomamos el tren en la estación London Bridge y en aproximadamente dos horas estuvimos allí. El tren es muy limpio, ordenado, precioso. Los baños limpios y para pasar de un vagón a otro, las puertas se abren solas cuando te acercás. Y cada dos asientos hay una mesita. Todo cómodo y monono.

Casi me quedo dormida… Se dan cuenta qué rápido va? Y no se siente nada!

El tren por dentro.

Llegamos justo a tiempo para ir a la oficina de información turística y allí contratamos un tour grupal para hacer a pie. La guía nos llevó por diferentes rincones y estuvimos alrededor de una hora y media recorriendo esas callecitas con adoquines.


A pesar de estar caminando todo el tiempo, no nos fuimos muy lejos, fueron unas pocas calles las que recorrimos si uno se fija en el mapa pero hay mucho para ver en ese pequeño sector que cubrimos.

Hay vestigios de historia en todo Canterbury, todo el tiempo se están descubriendo cosas. Por ejemplo, en el subsuelo de la librería Waterstone’s, hay una ventana donde se ven ruinas de baños romanos.

Otro ejemplo es que encontrás casas antiquísimas y edificios muy bonitos.

Estas casas son estilo Tudor y son consideradas edificios históricos:



Esta es la única puerta original que queda de la muralla que rodeaba la ciudad:

Westgate Towers.

Parte de la muralla que rodeaba a Canterbury.

Lo que domina en esta ciudad (les suena Los Cuentos de Canterbury?) es la famosa catedral, gigante, majestuosa, fundada por St Augustine en el año… 602! Pero fue reconstruida en 1077 y allí sigue desde entonces. Obviamente que a medida que pasaron los años fue expandiéndose y se fue construyendo y reconstruyendo.

Christchurch Gate, por aquí entramos al predio donde está la catedral.

Parte de la catedral, no entraba en toda la foto!

Era el mediodía y había misa en la catedral, por lo que no pudimos visitarla. Así que recorrimos el monasterio que está al lado.

Pasillo que da al patio interno.

En el techo están los escudos de las familias que han contribuido con el monasterio y son más de 500. Es el conjunto de heráldica más grande de Europa.

Detalle del techo. Se ve la cara de un monito también, mascota de uno que contribuyó.

Patio interno.

Antes también funcionaba un colegio para niños y en estos asientos en el pasillo, están las marcas de cuando los chicos jugaban a las bolitas.

Se ven las marcas claramente.

Ruinas del antiguo monasterio.

Entramos a un sector llamado Charter House donde pudimos ver estos vitraux:

Lo ven a Henry VIII?

King’s School, dentro del predio de la catedral.

Por todo Canterbury hay muchas iglesias. Piensen que es como una especie de Luján o Santiago de Compostela, porque hasta aquí se hicieron siempre, desde siempre, peregrinaciones religiosas.

Esta es una iglesia católica, St Thomas of Canterbury.

St Augustine Abbey.

Lady Woottons Green (una placita) y The Kings School atrás.

Algunas perlitas:

Un negocio muy particular!

Está por llegar Halloween parece…

Esta muñeca da muy voodoo ahí colgada del cuello y con la cara dibujada…

Los gatitos negros son mi debilidad.

Alicia x Alicia

Alicia2 + lemon pie = charla

– Así que estás de novio…

– Sí…

– Cómo se llama tu novia?

– …

– Cómo se llama?

– Si te digo te vas a reír…

– No, cómo me voy a reír… Pobre chica, qué nombre tiene?

– Se llama Alicia, como vos

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!!!!!!

Hay que saber cómo se llevan madre e hijo para terminar de disfrutar este diálogo pero así es, me llamo igual que mi suegra.

La verdad es que desde que nos conocimos nos llevamos muy bien y no paramos de hablar cada vez que nos encontramos o cada vez que hablamos por teléfono. Es una mujer muy leída, culta, viajada y, además, muy generosa y cálida.

Hemos compartido más de una cena juntas, las dos solamente, y siempre tiene anécdotas interesantes y divertidas para contar, ya sea de su infancia o de su vida en general. Se lleva bien con todo el mundo, es muy sociable y tiene un montón de amigas!

Por eso, hoy que es el día de la suegra, le dedico este post con mucho cariño.

Regent’s Park

Regent’s Park es uno de los parques más lindos y más grandes que tiene Londres. Recorrerlo lleva más de una tarde realmente. Hay muchos lugares donde detenerse y quedarse mirando y admirando.

Es un parque tan grande que hasta contiene el zoológico, lagos enormes, botes, patos, estatuas… y todo bien conservado.

Tomé Broad Walk, un camino largo muy arbolado y hacia la derecha se podía escuchar muchos niños que estaban visitando el zoológico.

Broad Walk.

Otro argentino que pasó por ahí…

Había varias ardillas, creo que ya se están preparando para pasar el invierno.


Como me pasó cuando visité Primrose Hill, me fue difícil no sacar fotos a cada rato! Cada rincón me parecía más lindo que el anterior!

The Boating Lake.

Esta es una residencia privada pero parte de sus jardines son públicos.

St John’s Lodge.

También hay un lugar donde tocan bandas.


Este parque está rodeado por una calle circular que se llama Outer Circle y adentro del parque mismo hay otra calle circular que se llama Inner Circle.

Por un momento decidí salir del parque y ver las mansiones que hay sobre el Outer Circle y no podía creer que hubiera tantas mansiones, una tras otra y del tamaño que tenían!

Por ejemplo:

Esta mansión…

…esta…

… o esta…

En la foto siguiente se ve un ejemplo de lo que aquí se denomina terrace, una especie de hilera de casas indepedientes pero una al lado de la otra, todas parte de un mismo edificio.

Esta se llama Hannover Terrace.

También hay una mezquita:

London Mosque.

Volví a entrar al parque y crucé el Inner Circle donde se encuentran Queen Mary’s Gardens. El césped parece ser más verde por aquí y hay muchos ejemplares de árboles y flores.


Hay una fuente donde hay un tritón soplando una caracola.

The Triton Fountain.

En mi camino hacia la salida, saqué un par de fotos más.

No me podía perder de fotografiar estos árboles!

Para salir del Inner Circle, pasé por este portón precioso

Chester Gate

Una vez que salí del parque seguí recorriendo algunas mansiones. Esta es otra terrace, hasta ahora una de las más lindas que he visto.

La entrada.

Las columnas.

La salida.

Esta es otra terrace:

Cambridge Terrace.

Y la última residencia antiguamente albergaba un Diorama, un precursor del cine en el siglo XIX. Fue creado por Daguerre (el de los daguerrotipos). En el diorama los espectadores se sentaban en un auditiorio que daba vueltas mientras que se usaban varios efectos especiales para animar imágenes que se habían pintado sobre una pantalla.

Pero hoy se encuentra allí la fundación del príncipe Charles, la Prince of Wales’s Trust.

Caricias En La Panza

Ferrán Adrià a punto de ser traducido…

La semana pasada fui a The Restaurant Show, un evento que dura tres días y donde se suelen juntar todas las empresas que proveen a los restaurantes, ya sean materias primas, vajillas, muebles, heladeras, lo que se imaginen. Es un buen lugar para ponerse al día con tendencias. El año pasado fui los tres días y este año fui uno solo porque estaban los mismos expositores del año anterior así que muchas cosas ya las conocía.

Esta vez visité unos pocos, los más afines a mis intereses, por eso entendí que ir otros dos días más no tenía sentido. Lo mejor que sucedió fue que había una charla con Ferrán Adrià, quien es considerado el mejor chef del mundo. Qué título, eh?

Fue muy amena su exposición, él es muy gráfico explicando cosas, en realidad habló de su profesión en general y de cómo fue desarrollando ideas y cómo es su método de trabajo. Agradecí ser hispano-parlante porque él habló en español y la traductora, pobre, no sé si era que estaba nerviosa o qué, pero no estoy segura de que quienes no saben español hayan entendido muy bien los conceptos de Adrià. (Un ejemplo tonto: mantel lo tradujo “mántel” cuando tendría que haber dicho tablecloth)

Bueno, todo esto viene a cuento que salvando los años luz de distancia, yo anduve últimamente pasando bastante tiempo en mi cocina probando algunas recetas nuevas, un tecito nuevo, etc.

Quieren ver?

Estos muffins los hice el otro día y a algunos les puse un botoncito de chocolate. Les saqué una foto porque me encantó lo doradito que salieron! La receta la había dado aquí.

Mi primer bizcochuelo! Aunque no sé si la ansiedad o qué, pero lo saqué antes parece, porque estaba divino por afuera pero a un poquito de la base le faltaba cocción. Pero estaba bien esponjoso.

Este sí fue un bizcochuelo de chocolate perfecto! Lo hice hoy que vino Rod. Los dos cerditos comíamos mientras decíamos “qué rico!” “qué esponjoso!” “qué liviano!” y entre cumplido y cumplido, nos lo comimos todo! No quedó nada!

Facílísimo!

Ingredientes y preparación:

– Tamizar

40 g de harina común
40 g de cacao en polvo
55 g de almendras o avellanas en polvo.

– Batir a punto merengue bien firme

180g de claras
60g de azúcar

– Batir

135g de manteca temperatura ambiente
110g de azúcar

– Agregarle de a poco

120g de yemas

– Mezclarle a la crema de manteca, azúcar y yemas, el merengue y los ingredientes secos de a poco, alternándolos.

– Poner todo en un molde de 20 cm de diámetro y al horno a 160 grados alrededor de 45 minutos.

Eso sí, antes (y no durante porque si no reventábamos!) tomamos un té, uno de varios que vienen en una cajita monona. Los tés vienen en su cajita individual y las bolsitas son de una especie de gasa, no el envoltorio tradicional y las hebras se ven perfectamente y tienen un aroma divino!

Los tecitos.

Un sobrecito en esta tetara alcanzó para los dos.

Rod eligió el sabor Tropical Fruit.

Mañana retomo el gimnasio…

Primrose Hill

Come what may, the cosmos will
Take me up and down on Primrose Hill.
(Emit Remmus – Red Hot Chili Peppers)


La semana pasada quise aprovechar un ideal día otoñal: sol, mucho sol, hojas doradas y mucho verde. Entonces decidí visitar algunos parques. Empecé con Primrose Hill.

Primrose Hill es un parque no muy grande situado al norte del famoso Regent’s Park (del cual escribiré más adelante) en un barrio pequeño y a la vez muy urbano, muy British chic.

Saliendo de la estación de subte Chalk Farm, te encontrás con este bello puente peatonal y de allí salís a la calle Regent’s Park Road donde hay muchos pequeños negocios, los que más me gustaron los fotografié:

El puente peatonal.

Una verdulería orgánica, of course.

Qué vereda más monona!

Siguiendo por esta misma calle y casi enfrente del parque mismo, encontré esta placa azul que conmemora que allí vivió Friedrich Engels.

“Sin ataduras en el este, leyendo a Engels y a Marx”

Detalle.

Al cruzar la calle para entrar al parque, encontré esta postal tan británica:

Dos cabinas telefónicas (casi en desuso) y el buzón (que sí tiene uso).

Como casi todos los parques aquí, tiene una cerca o rejas.

La entrada a Primrose Hill.

Hill en inglés significa colina y a ella subí. No es muy alta, mide 78 metros pero valió la pena.

Subiendo por el camino.

Miré hacia atrás mientras subía y ésto era lo que veía.

Desde la colina se tiene una buena vista del centro de Londres y de muchos parques.

Se ven el London Eye y la BT Tower.

Cuando era chica me encantaba dibujar árboles. Ahora estoy grande y la poca capacidad para dibujar se esfumó pero no me pude resistir a estos hermosos ejemplares y sus colores de otoño.



Tita Baratita

Tita Baratita te contó de la dicha de comprar en Primark.

Hoy te presenta otras marcas que también son económicas aunque £0.50 o £1 más caras que el negocio antes mencionado. Haciendo click en los links podrás acceder a sus colecciones y/o ver los precios.


Matalan me gusta mucho, tiene muchos mejores y más bonitos diseños que los de Primark. Las blusas y el corte de los pantalones son muy femeninos pero lo que rescato verdaderamente es que cada modelo de pantalón, ya sea jean, de vestir o de trabajo, viene en tres largos, largo, medio y corto. Y encontrás estos tres largos en cada talle. Los zapatos resultan buenos y ni hablar de las botas! Comodísimas!


Peacocks es bonito también, se pueden encontrar lindas cosas, rescato de este lugar la sección regalos y la ropa para niños.


Un poquito más arriba en cuanto a precio, podemos mencionar a Next. Ahí, para serles sincera, nunca me compré cosas, entro a mirar, pero enfilo para otro lado…



Dorothy Perkins es muy conocida al igual que Miss Selfridge, la ropa es un poquito más divertida, es más para quienes están en sus twenties. Aunque no les recomiendo los zapatos pero las carteras y los cinturones y sombreros definitivamente síiii!


Y pueden creerlo? Zara aquí es ropa económica igual que en España! Según me dijeron algunos españoles ya no es taaaan económica como antes, pero es muy comprable todavía. A mí la ropa de Zara me encanta. Sé que si voy ahí, algo siempre me traigo. (Y no encontrás ningún precio de tres cifras como vi en Buenos Aires!)


Hay una marca no muy conocida en Londres pero sí lo es en España, que pertenece al mismo grupo que Zara y es Bershka pero apunta a adolescentes y no tiene mucho surtido.


Para quienes son deportistas o les gusta mucho la ropa cómoda, Tita recomienda pasearse por Decathlon, una tienda gigante donde los buzos, equipos y equipamiento para el deporte que se les ocurra, están a precios muy accesibles. Si son petite como yo, vayan a la sección niños y compren la ropa para 14 o 16 años a precios de niño, por supuesto. Y también se consiguen zapatillas de cualquier marca, encontrás hasta de Nike.

Y por último Tita te chimenta que hay supermercados que tienen su propia línea de ropa y a precios muy pero muy convenientes! Aunque quisiera aclararles que la calidad no es la misma que en los negocios que les mencioné anteriormente. Pero vale la pena darse una vuelta si algún día vienen a visitarme.


Tesco tiene su marca de ropa propia.


Y ASDA (más conocida en otros países como Wal-Mart) tiene su línea llamada George y, según tengo entendido, también se puede encontrar en Argentina.

Martes 13

When you believe in things
that you don’t understand,
Then you suffer.
Superstition ain’t the way.
(Superstition – Stevie Wonder)


Cuando era adolescente creía en cualquier cosa: desde hacer un Poncio Pilatos (Poncio Pilatos la cola te ato, si no me va bien en la prueba, no te desato y anudaba la corbata del colegio…) hasta leer el horóscopo pasando por sumar los números que aparecían en el boleto del colectivo para ver si coincidía con la letra del chico que me gustaba. De qué servía? De qué sirvió?!?

Incluyo además la creencia de que un martes 13 era un día para tener cuidado y de que guay que te tocara una prueba ese día! Había que ponerse casi de rodillas para rogarle a la profesora que cambiara de fecha!!! Y menos que menos abría un paraguas adentro de una habitación!

También creía en el horóscopo chino pero, más que nada, en cualquier cosa que me diera una pista para descubrir la identidad de mi príncipe azul o cómo sería mi vida de adulta.

(Si fuera por dar pistas, entonces tendría que prenderle una vela a San ICQ, dado que gracias a él conocí a Ale!)

En fin, con los años y a medida que ganaba confianza en mí misma y veía que si me iba bien en algo era gracias a mi esfuerzo y no a la suerte, me fui despegando de tanta superstición.

Tanta seguridad con respecto a eso tuve siempre que el día de mi casamiento mientras me maquillaba sola, se me cayó el espejo y se me rompió y ni me inmuté. Me acordé de lo que significaba cuando lo conté como al pasar.

Pero sí me quedaron dos cositas de las cuales no me pude despegar nunca: el de tocar madera y el no contar algo por miedo a que no se realice. Cuando hago eso, comprendo a quienes tienen supersticiones porque yo puedo ser re objetiva, viste, y decir qué pavada las supersticiones, pero cuando me toca a mí no lo puedo explicar, es más fuerte que yo y las acepto.

Además, qué puedo decir yo, que un día hace unos años me encontré barriendo el piso, escoba en mano, con mi gata negra caminándome alrededor? Me reí sola al darme cuenta: una bruja total!!!

Ah, sí, sí, eh… Ahora les toca a ustedes contarme sus supersticiones…