Divagues Odiosos

Cuando uno no se engancha con una película empieza a divagar. Mira más allá de lo que ve en pantalla y la atención, lejos de concentrarse en la historia que se presenta, divaga y divaga y divaga…

(No me odien los fanáticos…)


– Pensar que de chiquito era tan bonito… Es cierto como dicen acá, tiene la boca de Cherie Blair


– Qué lindo se puso el colorado!


– Qué flaquita la Hermione!


– Ay, Maggie Smith se puso dientes nuevos!


– Alan Rickman, mi favorito, y qué bien le sienta el personaje de Profesor Snape!


– No es linda la chica que enamora a Harry Potter…


– Qué feo se puso el rubio!


– Qué pasa en esta película!?! Están todos calientes!


– Me vas a decir que ese pibe con esa pose sobre el palo de escoba no es todo un mensaje subliminal…


– Qué pesada la novia de Ron… Me hace acordar a mí a esa edad!!!


– Cuántas antigüedades!
Cuánta victoriana!

– Qué horror! Por qué tiene que estar todo cubierto de polvo?!?


– Mmmm… Esa escena es un guiño… La cara que pone y ese primer plano te quieren hacer creer que Ron está un poco… alzado, para decirlo elegantemente…


– Helena Bonham Carter, siempre hacés el mismo personaje de loca mala! Basta! Parecés Mirta Busnelli, siempre actuando igual!


– Ah, no, che! Esta escena es una de policías y ladrones con la diferencia de que estos se apuntan con varitas mágicas!


– Divinas esas copas! Y los profiteroles estarán rellenos de crema de leche, helado o crème diplomate?


– Ese monstruo es parecido a uno de Viaje A Las Estrellas! Es un Klingon, Ale!


– Qué película estoy mirando!?!? Harry Potter o El Señor De Los Anillos!!?


– Cuántos gólums!!!


– Ufaaaaaaaaa… Yo soy tan anglófila y sin embargo, estas películas de Harry Potter siempre me aburreeeeeeeeeeennnnnnnn!


Zzzzzz… Zzzzz
… Zzzzzzzzzz… Zzzzzzzzzzzz… Zzzzzzzzzzzzzzzzzzz…

– Ay, por fin terminó!