Inesperado

Shiny and sparkly
And splendidly bright.
Here one day,
Gone one night.
(Gone Too Soon – Michael Jackson)


Volvíamos de un viaje y en el tren Ale se conecta a internet y me muestra la pantalla de Clarín que en rojo destacaba que había muerto Michael Jackson. “Qué!?!”, totalmente incrédula me quedé tres segundos sin decir nada (un récord, si) y mientras leía y releía, creía que era una broma. O sea, Michael Jackson… cómo que murió!?!?

Al instante dije “Este se tomó unas cuantas pastillas y al diablo con todo!” porque hacía unos días había leído que estaba bastante estresado por los shows que se venían en quince días aquí en Londres (50 conciertos!)

La verdad sea dicha, yo de Michael Jackson tengo un disco solamente, Dangerous. Nunca fui a un recital suyo pero sí tenía la esperanza de encontrar alguna entrada para algún show aquí. Y debo admitir que ver cualquiera de sus videos me pone la piel de gallina, siempre. La gente que baila bien y siente la música en el cuerpo a mí me conmueve.

Tal vez para quienes tienen menos de 25 años, Máiquel no signifique mucho porque lo conocieron andrógino y blanco pero para quienes teníamos 12 o 13 cuando fue su irrupción con Thriller, Michael Jackson significaba, con cada nuevo video, superproducción, calidad, baile, profesionalidad. Después que te gustara la música o no, era otro tema. Pero jamás te producía indiferencia.

Cuando fue el juicio sobre abuso de menores, recuerdo que en una de sus salidas del tribunal, al ver tantos fans afuera, se subió arriba del techo del auto e improvisó unos pasitos.

Esa actitud tan estúpida me hizo ver con cierto grado de lástima, que Michael Jackson tenía una vida hueca. Ni su rancho en Neverland, ni su parque de diversiones ni sus letras cuasi vacías dejaron tan evidente ante mis ojos que él no era más que un entertainer. Que su vida era éso, dar pasitos y saludar.

No lo juzgo como persona. Pero el saber que vivía dependiendo de tantas pastillas me da la sensación de que a lo mejor estaba un poco solo.

Chau, Michael. Mi adolescencia se terminó de despedir ayer.

Mi tema favorito, Smooth Criminal: