Sydney Día 4

Manly.

Hoy a la mañana, antes de empezar nuestro último recorrido por la ciudad, nos encontramos con Bandida!!! Primera persona de otro país que conozco en carne y hueso a través del blog!

Con Cynthia y Judith.

Ella nos estaba esperando con su amiga Judith y pasamos una hora amena, charlando, y en un ratito nos divertimos un montón! Bandida tiene muy muy buen humor y es muy graciosa cuando cuenta anécdotas.

Nos acompañó luego a tomar el colectivo que nos llevaría a Bondi Beach.

Vista de Bondi Beach.

Bondi Beach es LA playa para surfear, para posar, para levantar, para divertirse, para cuando tenés veinte años, bah.

Surfeando en la Bondi Beach.

Pese a ser otoño, el día estaba muy soleado, por momentos picaba un poquito pero había viento. No era un día de playa ideal y sin embargo había gente surfeando, tomando sol o nadando.

El instructor, sus alumnos, la pose.

El “bañero”.

Después de Bondi Beach decidimos ir a Manly y para ello tomamos un colectivo para tomarnos el ferry.

Llegando a Manly.

Llegada a Manly.

Por la calle Corso.

Primero almorzamos y yo quise probar el barramundi, el pescado típico de este país. Estuvo delicioso, tenía espinas pero era muy carnoso.

Ñam! Ñam!

Manly también cuenta con lindas playas, pequeñas pero bonitas y se las puede recorrer en unas pocas horas. Elegimos ir hacia Shelly Beach.

Shelly Beach.

El camino de vuelta lo hicimos por una calle paralela a la playa donde se pueden observar y admirar muchas casas preciosas, la mayoría cuenta con terrazas cercadas por vidrio donde siempre hay una mesa grande con muchas sillas para comer al aire libre.

Casitas lindas como ésta…

…o ésta…

…o éstas…

Volvimos a tierra cuando ya estaba oscuro y, desde el ferry, pudimos sacar alguna fotito de Sydney de noche.

Sydney de noche.

Nos dirigimos como último destino a Queen Victoria Building, un shopping muy monono.

Una escalera.

Detalle del piso.

Tiene dos relojes enormes y preciosos.


Y además, detrás de un vidrio, hay un sobre que contiene un mensaje de la Reina Elizabeth. Quién sabe lo que habrá escrito pero está ahí para ser abierto en el año 2085!


Estos fueron nuestros 4 días en Sydney. Mañana partimos para otro destino, supongo que dentro de dos días vuelvo a postear.

Besos y hasta entonces y muchas gracias por leerme!