Sydney Día 3


Hoy fue un día a pura naturaleza!

Fuimos a hacer trekking a una reserva natural llamada Blue Mountains o Montañas Azules. El nombre se debe a que en el lugar se suele formar una bruma que combinada con el vapor que emiten los árboles de eucaliptus, vapor de agua y otras partículas, irradia un particular color azul.

Vista desde Echo Point.

Hay muchos circuitos de trekking para elegir y lo mejor es que los caminos son muy fáciles de seguir, casi diría que es imposible perderse.

Siguiendo un camino.

Los puntos panorámicos están bien ubicados, se puede estar sacando fotos todo el día sin descanso.

Uno de los tantos puntos panorámicos.

Para mejor, a medida que va cayendo la tarde, los colores que se reflejan sobre las rocas van cambiando.

Se encuentran muchos saltos y cascadas.


Y muchas piedras con formas inusuales.

The Caley Formation.



También había, obviamente, mucha vegetación.

Ale entre la hojarasca.

Empezamos muy temprano, tomamos un tren que nos llevó hasta la estación Katoomba y desde allí tomamos un colectivo de dos pisos que hacía un circuito y uno se bajaba en la parada que quisiera y de allí seguía un camino.

El tren.

Cada hora el colectivo pasaba por allí así que uno tenía la oportunidad de volver a tomarlo en cualquier momento y bajarse en otro punto de interés.

El día se pasó rápido y a lo último ya estábamos cansados: Habíamos empezado nuesta caminata a las 10 de la mañana, paramos a las dos para comer y seguimos caminando hasta las 4 y media de la tarde!

Unas de las grandes atracciones es esta formación rocosa, considerada sagrada para los aborígenes, por eso no se las puede escalar.

Se llama Three Sisters (Tres Hermanas)

Bajamos por unas escaleras muy empinadas y pudimos acercarnos a “una de las hermanas”.

Parte de lo que mucho que tuvimos que bajar… y luego subir!

Esta foto se la saqué a Ale mientras desdendía por las escaleras. Él ya había llegado.

Este salto se llama Witches Leap o Salto de las Brujas. No sé si notan la cara que parece haber sido formada en las piedras por la erosión causada por el agua.

Alcanzan a ver los ojos, la nariz y la boca?

Cuando terminamos una parte de un trekking subimos a otro punto por un carrito que se considera ser el más empinado del mundo, al tener una inclinación de 52 grados. Se puede tomar para subir o para bajar, y como nosotros veníamos bajando, pues lo usamos para subir. Y no se sintió tanto la inclinación!!!

Se alcanzan a dar cuenta lo inclinadas que están las vías?

El carrito.

También se podía tomar un cable carril.

Y el último punto fue bajar en Leura Village, eran ya las 5 de la tarde, todos los negocios tan bonitos estaban cerrados, ya se notaba el frío (es una zona alta) pero no podíamos dejar de sorprendernos del color de algunos árboles en otoño.

Leura Village.

Parece pintado!

Esta foto está sacada desde la ventana del micro, por eso los colores no son tan nítidos.

A la vuelta tomamos el tren y luego el subte.

Miren qué original:

Para agarrarse y no caerse.