Melbourne Día 2


Adoro Melbourne!

Festín para los ojos! Así fue nuestro segundo día en esta ciudad tan moderna y tan linda y tan colorida, por suerte hubo mucho sol así que tuvimos la oportunidad de sacar muchas fotos y pasear y pasear!



Melbourne se sitúa sobre el río Yarra y hay muchos puentes, y de cara al río, muchos restaurantes, shoppings, paseos y como si eso fuera poco, se sigue construyendo sin parar!

A la mañana, después de desayunar, salimos a bordear el río, siguiendo un itinerario de los que habíamos encontrado en Información al Turista.

Sobre Rainbow Bridge.

Esta instalación se llama Constellation.

Encontramos un palomar para atraer a las palomas, para que estén allí y no en el centro de la ciudad esperando. Cuando ponen huevos, los reemplazan por artificiales: esta, dicen, es la manera más humana de controlar la natalidad de palomas.

El palomar.

Y dónde se encuentra? En Batman Park!

Cuando lo vimos a lo lejos, creíamos que eso era para los murciélagos, por el nombre del parque, no?

Aparte hay una avenida con ese nombre…


Pero buscando en Wikipedia, nos enteramos de que existió un tal John Batman, un granjero y empresario, uno de los primeros en instalarse en Melbourne y fundar Victoria.

Seguimos caminando, pasamos por un centro de exhibición.

Melbourne Exhibition Centre.

Estas esculturas de acero son móbiles y se llaman The Travellers. Describe cada una las diferentes olas de inmigrantes que vineron a Melbourne de todas partes del mundo. Son nueve.

The Travellers.

Y en el mapa no teníamos este puente. Pregunté por allí y me dijeron que hacía sólo 3 meses que lo habían construído. Y que no tenía nombre.


Volvimos por el otro lado del río, donde había muchos cafés y restaurantes.

Yarra Promenade.

Después de almorzar nos dirigimos al Eureka Building desde donde pudimos ver Melbourne a pleno y terminar de convencernos de que verdaderamente es una bella ciudad.

A la entrada del Eureka Building.

Antes de subir, adentro, había una pantalla gigantisisisisima y muchos dibujos y cuando tocabas uno, te mostraba datos de interés sobre Melbourne.

La pantalla.

Acá lo filmamos.

Miren cómo se ve desde arriba:

Este es Rainbow Bridge.

Torre que está arriba del Arts Centre.

El Jardín Botánico a lo lejos.

Federation Square, la que mostré en el post anterior.

St Paul’s Cathedral.

Y filmamos la bajada! Fíjense que toma 30 segundos aproximadamente bajar (o subir) 88 pisos!

Lo filmamos!

Caminando encontramos esta escultura gigante.

Yo de lejos la ví y pensé que era un gato…

Y estas son 39 campanas que suenan a determinada hora y están controladas por computadoras pudiendo así ser programadas para tocar cualquier melodía.

La más grande pesa una tonelada.

Federation Bells.

Sobre el río un cisne negro y numerado.

Más chicos practicando deportes.

Encontramos estas parrillas eléctricas públicas y limpísimas. Los australianos hacen un asado que se llama barbecue y si le dan ganas de comerse alguna salchicha asada, pues se la cocinan acá apretando un botoncito. La parrilla se calienta enseguida y glup!


Ok, sí, ya sé, no es como el asado argentino, pero es como si en una plaza pública argentina tuvieras unas parrillas limpísimas, listas para usar y una reserva constante de carbón para que uses.

Quién limpia todo luego? La misma persona que lo usó.

De allí seguimos otro paseo y llegamos al Botanical Gardens.

Es otoño, no hay tanto verde y a pesar de que ya no había tanta luz porque estaba atardeciendo, nos salieron unas fotos bárbaras, pero, claro, esto es gracias a lo que hay alrededor.

Como dicen, una imagen vale más que mil palabras!

Colores de otoño.




A la noche, después de cenar, sacamos más fotos!