Mayfair Deluxe

Think what that money could bring, I’d buy everything:
Clean out Vivienne Westwood in my Galliano gown.
No, wouldn’t just have one hood, a Hollywood mansion if I could.
Please book me first class to my fancy house in London town.
(Rich Girl – Gwen Stefani)

Hay muchas zonas en Londres donde se encuentran varios negocios lujosos y tan gigantes casi como un museo, con marcas caras, con las vidrieras o escaparates decorados como si fueran exposiciones…

Cada vez que paso por una zona así me pregunto lo de siempre: “Pero hay gente que gasta tanto?” Y la respuesta está en que esos negocios siguen ahí, no quiebran.

Aunque les digo, si uno tiene un trabajo que te paga más o menos bien, podés darte tus lujitos. Pensá en lo siguiente: Acá un sueldo mínimo está alrededor de 1,000 pounds, alguien que tiene su primer trabajito gana éso. Una carterita chiquita, bonita, LV sale alrededor de 270 pounds. Una chiquita, eh. Después de pagar el alquiler, tus cuentas, etc, podés, al menos, ahorrarte unos 50 o 60 pounds. Al cabo de unos meses, podés darte un gusto, no? O sea, no es tan imposible.

Y así con los zapatos, por ejemplo. Donde en Argentina, unos Ricky Sarkany salen un huevo y te saca una tajada grande de tu sueldo, por una cifra menor, en pounds, te comprás unos Jimmy Choo. O unos Manolo.

Las carteras sí son caras. Por lo menos la que me gusta a mí y la que no me pienso comprar. La miro cada vez que paso por Burberry y la saludo.


Bueno, queridos, listos para el recorrido? Saquen sus tarjetas doradas o platino, pónganse las gafas de sol, démonos las manos y salgamos a los saltitos a recorrer la parte lujosa de Picadilly!

Una calle cortita pero exclusiva es Old Bond Street. Fíjense mis queridos, aquí tenemos a Ferragamo.


A quienes les gusta el look polista-americano-canchero-millonario-pero-con-buen-gusto, que entren a Ralph Lauren.


Chicas, es hora de comprarnos ese anillo que siempre quisimos. Todas sabemos que “diamonds are a girl’s best friend”. Entremos a Tiffany y sintámonos Audrey Hepburn por unos instantes (aunque no estemos en New York!)


Las que quieran comprarse, en cambio, un lindo, pequeño y fino reloj, sigan para el lado de Cartier.


Los chicos, please, entren a Rolex. Sí, la entrada parece muy humilde, pero adentro, les aseguro, no lo es!


Ahora pasemos por Chanel a comprarnos un tailleur blanco con tapado al tono y la cartera, por favor.


Archi y Gonzalo, ustedes entren a Prada.


O prefieren esperarnos en Gucci?


Para un traje, mejor dénse una vuelta por Ermenegildo Zegna. Me encantan.


Si lo que prefieren es hacérselos a medida, vayamos para Savile Row donde están todos los sastres, los mejores, los más profesionales, los que tienen las mejores telas!

Pueden darse una vuelta por aquí, es el sastre que le hace los trajes a Charles.


Si no, tienen para elegir entre varios bespoke.


Ay, miren, se puede ver un taller! Miremos gente que trabaja!


Alguien sabe quién remata qué hoy? Tengo ganas de comprarme algo extravagante… Vamos para Sotheby’s y vemos qué encontramos?


Chicos, se acuerdan que les dije que estaba refaccionando la casa? Por fin terminé! Me queda el baño ensuite, espérenme acá mientras entro al negocio y compro lo que está en la vidriera, es tal cual pensaba decorarlo, estilo Su Giménez.


Betty, a vos que te gustan tantos los autos, por qué no aprovechás que pasamos por acá y te comprás uno?


Ay, estamos exhaustos, no? Cuánto pesan nuestras bolsas! Nos tomamos un tecito con unos deliciosos macaroons? Los mejores son, por supuesto, de Ladurée.


Gracias por la compañía! Por favor, cada uno nos vamos en nuestros autos, qué bueno que los estacionamos cerca!

“La Feshari es mía, mía, mía!”


Rod, el tuyo es divino! Lo que te habrá costado esa patente!


Hasta el próximo shopping spree!!!