Flaca?

A mí todo el mundo siempre me ha dicho que fui y que soy flaca. Sin embargo yo no me veo así. Y, rarísimo, pero en la adolescencia nunca tuve ningún rollo (noten mi lirismo) con este tema. Me acuerdo que a partir de los 14 años empecé a escuchar a las chicas hablar de dietas, de comer una salchicha, ensalada, no tomar agua, sí tomar agua, hacer abdominales, blah blah blah.

Nunca me interesó el tema y creo que a esa edad yo estuve un poco gordinha. Creo. No sé, no tengo fotos de esa época (chicos, en mi época no había cámaras digitales y no se sacaban tantas fotos como ahora!) pero nunca me fijaba qué talle de pantalón tenía ni cuánto pesaba.

Pero recuerdo que a eso de los 18/19 años pesaba unos 47 o 48 kilos porque una vez me pesé. Yo seguí viviendo mi vida pero alrededor de los 29 años un día, cuando me estaba poniendo un pantalón en esos probadores de negocios con espejos horrendos, me dí vuelta y vi cosas que antes no tenía. Me vi rechoncha y me pesé y estaba en alrededor de 50 kilos.

Entonces comprendí que por más que peses lo mismo, a partir de los 30, mis amores, todo se empieza a desbarrancar. Y será la ley de la naturaleza o de gravedad o la injusticia de la celulitis pero es así y no hay vueltas que darle.

Y me da bronca! Y no soy objetiva conmigo misma, porque pienso: si vos tenés cierta edad y te matás para estar flaca, comés mal o casi ni comés, te arrugás, sufrís y terminás siendo flaca, sí, pero una vieja flaca. Y se nota. Y por más flaca que seas, no aparentás ser más joven.

Ser flaca y parecer joven parecieran ir de la mano y me pregunto si no será el miedo a envejecer que te hace tener miedo a la gordura, a los rollitos, a la grasa corporal…

Voy al gym, me gusta, me encanta correr, no me gusta hacer ejercicios pero hace poco igual, porque me veía hinchada, le pedí a una trainer que me haga una rutina. Me tomó las medidas, me pesó, me midió la grasa corporal y me preguntó “Para qué venís!?!” Lejos de alegrarme, la miré seria y le dije que mis caderas crecen sin control y me miró incrédula y me preguntó qué edad tenía y cuando le dije 39 no largó una carcajada porque es inglesa.

Me sentí una tarada. Peso 50 pero sin embargo el cuerpo no es el mismo, si me controlo con las comidas y voy al gimnansio, enseguida la cintura se me afina y no tengo panza. Pero el TRASERO y las CADERAS no!

Y ni quiero pensar dentro de unos años! Porque ahora, digamos, el chasis lo podés cuidar pero dentro de menos de 10 años, cuando te agarre la menopausia, no te podés hacer la loca con lo que no comés porque te agarra osteoporosis y andá a saber qué más.

El cuerpo cambia. Parece que mi mente no va al mismo ritmo…

Mirá lo que te digo: